Alarma social:VPO Sevilla

Viviendas de protección oficial¿Para quién?

Mientras el Ayuntamiento despista planteando una nueva forma de adjudicación, el precio y financiación de las VPO son inalcanzables para las familias.

0
0 votos
11-02-2009
Publicidad

Viviendas de protección oficial¿Para quién?
Mientras el Ayuntamiento de Sevilla plantea el cambio de modo de adjudicación de las VPO para que los sectores más necesitados supuestamente tengan acceso a una vivienda digna, la realidad es bien diferente.
Los que son afortunados con la adjudicación por sorteo de una de estas viviendas, se ven obligados a rechazarla por problemas de financiación. De esta manera, se recurre a los suplentes, que en muchos casos también tienen que rechazarla. Hasta seis suplentes es necesario recurrir en muchos casos. Mientras el Consistorio hispalense plantea el adjudicamiento por lista, la realidad es que mientras en toda España baja el precio de las viviendas, en Sevilla las de protección oficial han subido un 5,3%.
El Ayuntamiento se quejaba hace unas semanas de la necesidad de que los bancos no dieran crédito para este tipo de viviendas. El problema será, en todo caso, que la orientación de el programa de VPO no es la posibilidad de acceso a una vivienda digna, si no los beneficios asegurados de los constructores. Constructores que ahora se ven en un proceso interminable, debido a la imposibilidad financiera de las familias a la hora de hacer frente a unas viviendas, que lejos de ser asequibles y con facilidades de financiación, tienen un precio y unas condiciones a las que las familias no pueden hacer frente.
Cuando se recurre a los suplentes, éstos deben pagar el 20% del precio, que en este caso no hay plazo para conseguirlo, ya que las viviendas están ya construidas, de manera que éstos también se ven obligados a renunciar.
Los promotores privados se quejan de la cantidad de VPO que tienen construidas y que no encuentran comprador, pero la orientación sigue siendo, subvencionar a los constructores para asegurarles el trabajo en tiempos de crisis, y asegurarles el beneficio.
De esta forma, ya podemos imaginar porqué el Ayuntamiento sevillano quiere cambiar la forma de adjudicación mediante una lista. Lejos de ser una medida para beneficiar a los sectores de la sociedad con menos recursos, es un lavarse las manos para que los constructores sigan sacando beneficios, asegurando las promociones y aligerando el trámite.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad