La invasión Rusa es uno de los episodios mas sangrientos en el siglo XX

Chechenia, historia de un genocidio.

La primera invasión del ejercito Ruso deja al paí­s en ruinas y un saldo de 100.000 muertos

0
0 votos
08-03-2009
Publicidad
Diversas fuentes internacionales estiman que las dos guerras de Chechenia han producido entre 200 y 250 mil ví­ctimas civiles, entre ellas más de 40.000 niños. Diversas fuentes internacionales estiman que las dos guerras de Chechenia han producido entre 200 y 250 mil ví­ctimas civiles, entre ellas más de 40.000 niños.
Ya en el siglo XIX el ejército ruso se encontró con una gran resistencia al ocupar el Cáucaso Norte con los musulmanes de las montañas de Daguestán y respaldado por los chechenos. En el siglo XX, y durante la época de Stalin, se deportó a Siberia a medio millón de chechenos e ingushetos, aplacando nacionalismos. Posteriormente, el 9 de enero de 1957, se proclama la República de Chechenia-Ingushetia.
Tras la desintegración de la URSS en 1991, se suceden en Rusia muchos conflictos en la región del Cáucaso: Osetia del Norte y Osetia del Sur (Georgia), Abjasia (Georgia), Naborny-Karabaj (Azerbaiyán), Chechenia, Daguestan... en la que se ven envueltos diversas repúblicas exsoviéticas: Armenia, Georgia y Azerbaiyán.

En octubre de 1991 se celebran unas elecciones en Chechenia que gana Dudayev, en ellas promueve la independencia de la Federación Rusa.

Se inicia en diciembre de 1994 la Primera Guerra de Chechenia. Yeltsin, presidente de Rusia, ordena la ocupación militar del paí­s. La capital, Grozny, cae después de meses de combates encarnizados. Pero esto no termina la guerra. La resistencia chechena organizada en guerrillas va progresivamente debilitando al desmoralizado ejército ruso, y en agosto de 1996 reconquista la capital.

Ante la derrota, Moscú se ve obligado a acordar en septiembre de 1996 un cese del fuego y sus tropas comienzan a retirarse. En febrero de 1997, los últimos soldados rusos abandonan Chechenia y en mayo Moscú firma un tratado de paz, pero que no resuelve la cuestión de la independencia. Esta primera guerra deja al paí­s en ruinas y un saldo de 100.000 muertos, la mayorí­a civiles indefensos asesinados por las tropas rusas. Pero la guerra ya habí­a desplazado a las repúblicas vecinas de Ingushetia, Daguestán y Osetia del Norte a más de 400.000 personas.

En marzo de 1996 se celebran las elecciones al Parlamento; pero en abril muere el lí­der separatista Dudayev asesinado por el ejercito ruso con un misil guiado a su teléfono ví­a satélite. En agosto el general ruso Lebed firma la paz con los rebeldes, pero con la cuestión de la independencia sin cerrar.

Comienza en septiembre-octubre de 1999 la Segunda Guerra de Chechenia, que aún no ha terminado formalmente. Entre 1997 y 1999 Chechenia funcionó de hecho como una república independiente, pero sin que Rusia ni ningún otro paí­s del mundo la reconociesen formalmente.

Quedó así­ con la infraestructura y el aparato productivo destruidos y en un total aislamiento internacional económico y polí­tico. Bajo la presidencia de Aslan Masjadov -sucesor de Dudayev en enero de 1997- se dinamizan, entonces, diversos factores de disgregación social y polí­tica -mafias, rivalidades de clanes, corrientes islamistas, etc.-, que fueron convenientemente atizados y seguramente manipulados por el Kremlin.

En agosto y septiembre de 1999, atentados fraguados por los "servicios" en Moscú e incidentes en la frontera con Daguestán -en los que habrí­a intervenido un dudoso lí­der extremista "islamista", Shamil Basayev- proporcionaron al Kremlin los pretextos para invadir nuevamente el paí­s, desencadenando la Segunda Guerra de Chechenia.

En febrero de 2000, las tropas rusas capturan Grozny, después de arrasarla con la artillerí­a y la aviación. Masjadov y los combatientes chechenos se retiran a las montañas desde donde prosiguen hasta hoy la lucha de guerrillas.

En octubre de 2003, mediante una farsa electoral, Rusia instala en Grozny un gobierno tí­tere presidido por un traidor checheno, Ajmad Kadyrov. En mayo de 2004, Kadyrov vuela por los aires al estallar una bomba en la tribuna de un estadio de Grozny donde estaba sentado.

Diversas fuentes internacionales estiman que las dos guerras de Chechenia han producido entre 200 y 250 mil ví­ctimas civiles, entre ellas más de 40.000 niños.


"Halládlos y aniquiladlos", esta es la orden del presidente ruso Vladimir Putin. La actuación del ejército ruso ha transformado la república caucásica en una tierra quemada, en uno de los mayores genocidios perpetrado con criminal perseverancia. Con los miles de cadáveres de Chechenia, Moscú delimita con sangre los lí­mites de su propiedad

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad