Visita de Cristina Kirchner a España

Mezquinos intereses

El gobierno somete históricas relaciones de nuestro paí­s con Argentina a los mezquinos intereses de rapiña de las multinacionales españolas.

0
0 votos
10-02-2009
Publicidad
Si algo queda claro con la visita de la presidenta Cristina Kirchner a España es la gran preocupación del gobierno de Zapatero por los intereses de los monopolios españoles en el paí­s austral. ¿No hay nada más que hablar con la presidenta del hermano paí­s? Parece que no. Y, sobretodo, ¿Cuál debe ser la relación de España con el mundo hispano?
 El Rey y la presidenta argentina, Cristina Kirchner. (Foto: EFE)
El Rey y la presidenta argentina, Cristina Kirchner. (Foto: EFE)
Si algo queda claro con la visita de la presidenta Cristina Kirchner a España es la gran preocupación del gobierno de Zapatero por los intereses de los monopolios españoles en el paí­s austral. ¿No hay nada más que hablar con la presidenta del hermano paí­s? Parece que no. Y, sobretodo, ¿Cuál debe ser la relación de España con el mundo hispano?
Tras varios procesos de nacionalización de empresas españolas en Argentina, como los fondos de pensiones, o litigios en marcha, como el de Marsans, Zapatero, ha recibido a Cristina Kirchner con un monotemático discurso sobre el futuro de las multinacionales españolas. 
 
Lo único que preocupó al gobierno español en la visita es cómo perpetrar las relaciones de expolio y dominio practicado por el Banco Santander, por Repsol, por Telefónica, Aguas de Barcelona, etc, en el mercado hispano.
 
Lo que no entiende Zapatero es que Iberoamérica ya no está dispuesta a tolerarlo más.
 
La región ha creado condiciones políticas y económicas en las que es imposible mantener el festín de las multinacionales españolas.
 
Lo que tampoco entiende Zapatero, aunque lo tenga en sus narices, es que los vínculos con el mundo hispano, desde unas relaciones de beneficio mutuo –no de rapiña- son claves para el futuro de nuestro país.   
 
A pesar de haber llegado tarde, sobre una relación de beneficio mutuo, China, se ha convertido ya en el segundo inversor de la región, después de EEUU.
 
El mercado hispano se abre con unas enormes potencialidades comerciales, energéticas y productivas inusitadas.
 
El Cono Sur creció en su PIB en el 2007 un 5%, un 4,7% en el 2008 y lleva seis años de crecimiento continuado.
 
China sí, pero España no ¿Por qué?    
 
España se hunde en la crisis más dramática de toda su historia y mendiga a Francia una silla en el G-20.
 
Pero, por ejemplo, Brasil es una cabeza del G-20.
 
México y Argentina forman parte también de este organismo.
 
¿Por qué no utiliza España las privilegiadas relaciones de nuestro país con Iberoamérica?
 
En un mundo donde Iberoamérica tiene cada vez un papel más destacado ¿Qué hace Zapatero “limosnenado” a las potencias europeas y despreciando al mundo hispano?
 
Nuestro país, desde una política exterior entregada exclusivamente a guardar los beneficios de la banca y las multinacionales españolas, no puede ir más allá de la defensa de mezquinos intereses.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad