Un 25 % de los niños murcianos por debajo delumbral de la pobreza.

Abismo social: 25 % de la infancia murciana en la pobreza.

Murcia: con el 10 % de los ricos de España y el 25 % de los niños murcianos pobres.

0
0 votos
09-02-2009
Publicidad
Mientras en Murcia se ha creado una de las mayores concentracinnes de capital del paí­s, los trabajadores han perdido sus condiciones minimas. Mientras en Murcia se ha creado una de las mayores concentracinnes de capital del paí­s, los trabajadores han perdido sus condiciones minimas.
Esto es abismo social.
     Hoy se ha conocido, gracias a Cáritas, que el 25% de los niños en la Región de Murcia están por debajo del umbral de la pobreza.
Por este motivo Cáritas pide a la ciudadanía que done mayor cantidad de alimentos para poder hacer frente a la multitud de solicitudes que se multiplican cada día.
     Se está llegando a los límites que ya no se recordaban, desde tiempos del franquismo. Uno de cada cuatro niños que usted vea en la región murciana vive sin lo necesario para poder comer diariamente.
     Este es realmente el futuro que nos están preparando.
En un país donde la banca sigue acumulando ingentes beneficios, pero no solo el Banco Santander de Emilio Botín y el BBVA de Francisco González, sino también las cajas locales como la CAM y Caja Murcia. Por ejemplo la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), el año pasado ganó 390 millones de euros aumentando así su beneficio un 1,2 %. Por su parte Caja Murcia registró unos beneficios entre enero y septiembre del pasado año de de 155,1 millones de euros netos, aumentando un 13 % los ingresos, un 13%.  Anteriormente ya habían crecido un 100 % del 2002 al 2006, en el 2007 creció un 17,5 % y este pasado año un 13 %. Beneficios, beneficios y más beneficios.
     Por otra parte, la concentración de fortunas millonarias el la comunidad murciana es de las más altas de España. El 10 % de los ricos vive por estos lares.
En el reverso este 25 % del futuro no tiene para comer.
     Hace poco se supo el dato de que el 33 % de los asalariados murcianos cobraba menos de 600 € mensuales, a lo que el secretario de CCOO corrió a justificar inmediatamente diciendo que en su mayoría eran estudiantes. Ahora unas semanas después las evidentes cuentas nos siguen saliendo.
     También se conoce que uno de cada dos jóvenes entre 20 y 24 años no tiene la educación obligatoria y se enfrentaban a un paro del 121 %.
     Esta es la realidad de la clase obrera murciana y el abismo social de esta región.
Mientras se ha generado una concentración de capital de las más altas del país, se han ido generando las condiciones para que el pueblo trabajador y la clase obrera no tengan más de lo necesario para subsistir. Y ahora que estamos en crisis y uno de cada cuatro menores está por debajo del umbral de la pobreza.
     Cuando empezó el  boom de la construcción, Murcia era encasillada entre las regiones más pobres y subdesarrolladas de España y Europa. Conforme el ecuador de este boom se iba pasando las fortunas millonarias, iban superando a las de regiones históricas como Euskadi.
     Pero eso sí, pan para hoy, hambre para mañana.
Este boom se basó en exclusiva en la construcción y venta de viviendas, tanto en turismo como a trabajadores. Pero nunca interesó un desarrollo industrial. Murcia fue quizás la región que mejor adoptó el papel de Florida europea. De hecho hoy en día, en plena crisis, se siguen creando gigantescos emporios urbanísticos de lujo, 40.000 viviendas en Marina de Cope, 5.000 en el este de Cartagena, 10 km. de costa en el oeste, etc., etc.
     La cuestión es que, mientras la acumulación de capital en torno a la construcción, ha multiplicado los beneficios de pocos, ha creado mini-imperios financieros como CAM y Caja Murcia, la clase obrera de Murcia ha perdido absolutamente sus condiciones de vida. Ahora que estamos en crisis, la acumulación de capital en torno a la construcción y venta de resorts de lujo continua, pero a un enorme sector de nosotros ya no nos necesitan, así que al paro. La consecuencia: Uno de cada cuatro niños tienen que comer en Cáritas o similares.
     De una región que podría ser bastión de desarrollo económico, industrial y social pasamos a ser una colonia en manos del sector de la construcción. Tenemos la histórica industria cartagenera. Una industria que arrancó con la minería romana y se desarrolla en astilleros o energía
     Tenemos las huertas y campos más productivos de Europa.
     La posibilidad de crear un turismo de tipo cultural de altísima calidad al nivel de Venecia o Santiago de Compostela. Con ciudades históricas desde la época romana hasta la reconquista cristiana o el siglo XVIII. Algunas de las grutas prehistóricas más importantes de Europa y así un largo etc.
     Pero todos estos sectores fueron marginados y reducidos. Mientra, se ha aupado la construcción en todos sus aspectos, se fue desmantelando la industria cartagenera, los cascos históricos se fueron destruyendo para construir encima y los agricultores luchan por sobrevivir acosados por precios, sequías y oleadas de robos.
     Eso sí, la construcción por mil y los agentes financieros regionales que pusieron los huevos en esta cesta, pasaron hace ya años a la primera división.
Ahora no nos necesitan así que el 25 % de los niños a Cáritas.
Quizás, cuando se pase la crisis podamos ser los camareros de estos resort por menos de 600 € al mes.
Este es el presente que nos dan y el futuro que nos preparan.
     Para enfrentarnos a él, es necesario que todos los sectores sociales posibles de Murcia y España creemos un debate sobre el cambio productivo enfocado a la creación de riqueza y empleo en los sectores estratégicos para el desarrollo nacional.
     Desde CGT o USO, a las confederaciones de agricultores y ganaderos, pasando por el movimiento asociativo o la confederación del metal de Murcia, debemos crear la alternativa para la creación de empleo de calidad y riqueza para el país.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad