Ablación del clí­toris

6.000 niñas son mutiladas al dí­a

Una ONG gambiana contra la ablación pide a las Comunidades Autónomas crear protocolos de actuación contra la mutilación genital

0
0 votos
08-02-2009
Publicidad
El Corán no ordena la mutilación genital femenina, ni el maltrato a la mujer, o la consideración de la misma como un ser inferior al hombre; el profeta Mahoma condenaba esta práctica. El Corán no ordena la mutilación genital femenina, ni el maltrato a la mujer, o la consideración de la misma como un ser inferior al hombre; el profeta Mahoma condenaba esta práctica.
      Estos son los argumentos que, a través de líderes religiosos, la ONG gambiana GAMCOTRAP, hace llegar a la comunidad subsahariana en España para evitar la ablación del clítoris de las niñas. La organización está dedicada desde 1984 a luchar contra contra la mutilación genital femenina o ablación del clítoris.

     La concienciación de los inmigrantes subsaharianos en España es fundamental para esta asociación, que ven en ella el medio por el que las  familias renuncian a viajar a sus países de origen para practicar la mutilación de las niñas y a su vez informan a sus familias de los perjuicios y peligros que esta práctica conlleva para las niñas. Hay que tener en cuenta que en algunas áreas rurales, esta práctica se realiza con instrumentos muy rudimentarios y con malas condiciones higiénicas, lo que provoca graves infecciones y secuelas.

     La presidenta de la ONG, Issatou Touray, resalta que a pesar de que Gambia firmó la Declaración Universal de los Derechos del Niño en 1990 y se ratificó en 2005, la legislación de este país no prohibe expresamente la ablación, lo que provoca que ciudadanos de países vecinos como Senegal crucen la frontera para realizar la mutilación a sus hijas. Según esta ONG, hay más de 100 millones de mujeres actualmente afectadas y dos millones de niñas al año, aproximadamente 6.000 cada día, pasan por esta práctica atroz, en África Subsahariana (total 27 países, entre los que están Etiopía, Kenia, Gambia, Nigeria, Somalia o Sudán) y en algunos países asiáticos.

     Aunque desde 2005 los tribunales españoles persiguen con multas y penas de cárcel la mutilación genital femenina practicada en el extranjero por ciudadanos que residen en España, la ONG pide a las Comunidades Autónomas una mayor implicación. Así sea.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad