Entrevista al ministro de trabajo Celestino Corbacho

El ministro de los 4 millones de parados

Publicada en El Paí­s el sábado 7 de febrero, la última entrevista del Ministro de Trabajo ayuda a comprender el grado de mentiras y estafas que está dispuesto a difundir el gobierno en lugar de darle la cara a la crisis.

0
0 votos
08-02-2009
Publicidad
Corbacho es el Ministro de los 4 millones de parados. El mismo que hasta hace poco decí­a enfáticamente que no se iban a alcanzar esta cifra del paro en España, y el que ahora dice un simple no creo, aunque cada vez es más difí­cil hacer previsiones. Aunque todos los expertos, incluso los más optimistas, advierten que los 4 millones de desempleados están a la vuelta de la esquina y los 6 millones en la calle siguiente. ¿Cómo confiar en lo que dice el ministro? Corbacho es el Ministro de los 4 millones de parados. El mismo que hasta hace poco decí­a enfáticamente que no se iban a alcanzar esta cifra del paro en España, y el que ahora dice un simple no creo, aunque cada vez es más difí­cil hacer previsiones. Aunque todos los expertos, incluso los más optimistas, advierten que los 4 millones de desempleados están a la vuelta de la esquina y los 6 millones en la calle siguiente. ¿Cómo confiar en lo que dice el ministro?
Ya no puede ocultar la realidad, ni tapar el sol con un dedo. En la citada entrevista empieza a admitir que la crisis será más duradera, de lo que inicialmente había admitido.
Aunque, según sus previsiones, la destrucción del empleo tendrá todo un primer semestre de ajuste, aunque probablemente no con la intensidad del último trimestre de 2008 y a partir del segundo semestre es cuando el proceso tienda a una estabilización y mejora.
Algo que no corresponde en absoluto a la realidad, a los datos del paro, a la morosidad, a las previsiones económicas. Todo, todo indica que estamos sólo al inicio de la crisis, lo pero está por venir.
Afirma que una manera importante de frenar la destrucción del empleo es “a través de esos treinta y pico mil proyectos de obra municipal que se van a poner en marcha en un mes”. Obras que durarán unos meses y ¿después qué? Ladrillo y más ladrillo… aunque lo que necesita el país es un cambio urgente en el modelo económico.
Ante el descontento creciente de la población, lo que más repelús le causa al ministro es la posibilidad de una Huelga General. Quién nos desvela que los sindicatos le han dicho que en estos momentos no es tiempo de huelgas generales, sino de mucho diálogo social.
El ministro dice que sería bueno introducir la “flexibilidad salarial” en el modelo actual ¿Más flexibilidad? España es el país más precario de toda Europa.
Defiende la ERE como un buen instrumento.
Finalmente, el ministro persiste en asociar a los inmigrantes con la crisis.
Ante la pregunta “¿Aguanta el mercado laboral español más inmigrantes?” dice “El actual no aguanta más inmigrantes. Si alguien cree que un país con una población activa de 23 millones y con 3,2 millones de parados puede absorber más inmigración...”
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad