Siempre la misma historia, los intereses económicos bañados en sangre.

Madagascar existe y sangra.

Fuerzas militares dispararon contra manifestantes, matando a unas 40 personas e hiriendo a 300.

0
0 votos
08-02-2009
Publicidad
En Madagascar desde hace dos semanas surgió una sangrienta lucha por el poder entre actual presidente de Madagascar Ravalomanana y Rajoelina, lí­der de la oposición y seguidor del ex presidente por décadas Ratsiraka. En la que más de un centenar de personas murieron por enfrentamientos violentos durante jornadas de huelga general. Hasta ahora, sólo los dictadores habí­an permitido que las fuerzas oficiales dispararan sin previo aviso contra el pueblo desarmado. La última carga al pueblo ha sido este 7 de febrero, al término de una manifestación en Antananarivo, capital de Madagascar, fuerzas militares abrieron fuego contra los manifestantes frente al palacio presidencial. Dando como resultado el asesinato de unas 40 personas y más de 300 resultaron heridas. Entre las ví­ctimas mortales hay dos periodistas, un reportero local de televisión y otro extranjero. En Madagascar desde hace dos semanas surgió una sangrienta lucha por el poder entre actual presidente de Madagascar Ravalomanana y Rajoelina, lí­der de la oposición y seguidor del ex presidente por décadas Ratsiraka. En la que más de un centenar de personas murieron por enfrentamientos violentos durante jornadas de huelga general. Hasta ahora, sólo los dictadores habí­an permitido que las fuerzas oficiales dispararan sin previo aviso contra el pueblo desarmado. La última carga al pueblo ha sido este 7 de febrero, al término de una manifestación en Antananarivo, capital de Madagascar, fuerzas militares abrieron fuego contra los manifestantes frente al palacio presidencial. Dando como resultado el asesinato de unas 40 personas y más de 300 resultaron heridas. Entre las ví­ctimas mortales hay dos periodistas, un reportero local de televisión y otro extranjero.
El presidente Ravalomanana, es un multimillonario empresario que posee, entre otras cosas, cadenas televisivas y radiofónicas y una gran red de supermercados. En 2006, Ravalomanana fue reelegido presidente para un periodo de otros cinco años. Desde 2002 se asiste a la adopción sin restricciones de un liberalismo exacerbado.
 
Este régimen parece ser muy apreciado por la "comunidad internacional". Por lo se traduce en que Ravalomanana no es libre. Todo lo ordenan el Banco Mundial o el FMI. Los asesores técnicos del presidente son extranjeros. Por lo que el imperialismo tiene sus garras clavadas a fondo en la economía del país explorando en busca de petróleo, oro, cobalto, níquel, uranio y diamantes.
 
En diciembre de 2007, fue elegido alcalde de Antananarivo, como candidato independiente, Rajoelina que mantiene una tensa relación con el régimen. Tensión que empeoró tras el cierre por parte del gobierno de su televisión, Viva, que difundió una entrevista con el ex presidente en el exilio, Didier Ratsiraka, del que Rajolina y Francia son defensores y partidarios. Y fue el motivo por el que se han desencadenado las protestas actuales. Rajoelina, parece no ser el verdadero artífice de todo esto, pues tiene solo 34 años y para poder competir por las elecciones presidencias desafiando a Ravalomanana es necesario tener por lo menos 40 años según las constituciones. Rajoelina parece ser un símbolo detrás del cual están otras personas de la oposición, que Esperan el momento oportuno para salir en público con un programa político alternativo al del Presidente actual.
 
Uno de los motivos que abanderan la oposición en estas protestas a parte de  falta de libertad de expresión y democracia en Madagascar, es la “expoliación” de tierras por un colosal proyecto agrícola de la empresa surcoreana Daewoo.
 
Se puede decir que de confirmarse y tener éxito este acuerdo entre Corea del Sur y Madagascar, nos encontramos ante una operación de gran envergadura, tan grande como la contradicción que se le presenta al imperialismo, con una serie de países emergentes, y sobre todo China.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad