Crisis en Euskadi

Ya esta bien de despistes

Ibarretxe se ha subido al carro de Zapatero, el despiste permanente.

0
0 votos
07-02-2009
Publicidad
Para Ibarretxe, los vascos han sido "los últimos en llegar" a la fase de recesión económica, y quieren "ser los primeros en salir" de la misma. Esta frase repetida sin fin, puede crear un clima de opinión pero no una realidad. Este argumento basado en el tejido industrial de Euskadi, responde solo al inicio de la afirmación, si bien la crisis empezó en el sector de la construcción y por ello las comunidades basadas en dicho sector fueron las más afectadas por la crisis, esto era tan solo una cuestión de tiempo, ahora en Euskadi es uno de los sitios que más crecimiento de paro se produce y no se está dando una respuesta a este problema. Donde el tejido industrial y sus trabajadores corren un gran peligro. Para Ibarretxe, los vascos han sido "los últimos en llegar" a la fase de recesión económica, y quieren "ser los primeros en salir" de la misma. Esta frase repetida sin fin, puede crear un clima de opinión pero no una realidad. Este argumento basado en el tejido industrial de Euskadi, responde solo al inicio de la afirmación, si bien la crisis empezó en el sector de la construcción y por ello las comunidades basadas en dicho sector fueron las más afectadas por la crisis, esto era tan solo una cuestión de tiempo, ahora en Euskadi es uno de los sitios que más crecimiento de paro se produce y no se está dando una respuesta a este problema. Donde el tejido industrial y sus trabajadores corren un gran peligro.
    El dato de que las empresas y personas insolventes en Euskadi se duplicaron en 2008, el número de empresas presentadas a ley concursal (antigua suspensión de pagos) llega a 172, encierra un problema del que no se habla, que ha diferencia de las mayoría  comunidades, aquí la mayoría de los que se han declarado a concurso de acreedores corresponden al sector industrial- 55- por 31 de la construcción. A la par que acusa que se trata sobretodo de pequeña y mediana empresa, ya que de todas las que se acogieron a esta ley solo 2 tenían más de cien empleados.

    Las regulaciones para las grandes multinacionales, donde la administración se hace cargo de los gastos y se les concede un poder absoluto para llevar adelante los despidos o el recorte de horas, incluso los posibles deslocalizaciones encubiertas y para las pequeñas cierres directos. Así Ibarretxe declaró que, aunque 2009 será un año “muy complicado” también será "estratégico", porque "las empresas que mantengan su posición la mantendrán para mucho tiempo, y también las que la pierdan, la perderán para mucho tiempo". Estás palabras encierran un realidad, donde los más perjudicados son los trabajadores y las pymes. En los momentos de crisis se crea la necesidad de destrucción de capital, cierres, recortes de gastos y agudización de la competencia, y la otra cara de la moneda de la destrucción de capital es la concentración del mismo, hay empresas que caen y las que quedan o bien absorben a las caídas o se quedan con su mercado. Pero esta pugna no es en igualdad en condiciones ni por tamaño y sobretodo por su relación con el poder del estado. Igual que cada vez queda más claro y evidente de que lado se coloca Zapatero apoyando la banca, va quedando más claro donde se coloca el gobierno vasco.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad