Efemérides

Tal dí­a como hoy nació Charles Dickens

El autor de David Copperfield es el novelista británico más leí­do y popular.

0
0 votos
07-02-2009
Publicidad
Cuando Inglaterra era el taller del mundo y la City londinense su capital Dickens retrató los arrabales, suburbios y cloacas de la ciudad del Támesis desnudando las vergüenzas de la sociedad victoriana. Sus caricaturas, tipos y grotescos personajes ofrecí­an una fiel pintura de Inglaterra. Denunció la dura situación del proletariado en "Tiempos difí­ciles". Destapó la explotación infantil, "las manos" de finos dedos tan codiciadas en el mercado. Condenó la corrupción de las Instituciones públicas oficiales en "Oliver Twist" y la moral anglicana. De origen humilde, aprendió leyendo "Don Quijote de la Mancha" y "Robinsoe Crusoe". David Copperfield, Oliver Twist, o Mr Scroogle son personajes que tienen hoy vida propia. Cuando Inglaterra era el taller del mundo y la City londinense su capital Dickens retrató los arrabales, suburbios y cloacas de la ciudad del Támesis desnudando las vergüenzas de la sociedad victoriana. Sus caricaturas, tipos y grotescos personajes ofrecí­an una fiel pintura de Inglaterra. Denunció la dura situación del proletariado en "Tiempos difí­ciles". Destapó la explotación infantil, "las manos" de finos dedos tan codiciadas en el mercado. Condenó la corrupción de las Instituciones públicas oficiales en "Oliver Twist" y la moral anglicana. De origen humilde, aprendió leyendo "Don Quijote de la Mancha" y "Robinsoe Crusoe". David Copperfield, Oliver Twist, o Mr Scroogle son personajes que tienen hoy vida propia.
Charles Dickens conoció el éxito, entre sus lectores estaba la propia Reina de Inglaterra. Fue junto con  Alejandro Dumas el autor que más ejemplares vendió,  alabado por gigantes como Flaubert, Dostoievski o Tolstoi  El humor, la ironía que  dominaba magistralmente le permitió llegar a todas las capas sociales. Sus novelas se publicaron por entregas, dominó perfectamente el estilo episódico, jugando con el suspense y la intriga. Los lectores esperaban ansiosos el número mensual.
 
 Su estilo florido fue reprochado por algunos de sus contemporáneos como Chesterton o Henry James.  Pero la realidad es que dominó el estilo episódico, la ironía, la sátira y sobre todo la caracterización, el  dibujo de tipos y  personajes. Sus caricaturas, sus grotescos personajes retratan los vicios y vergüenzas de la sociedad victoriana. La ciudad de Londres es otro de sus personajes, quizá nadie la ha retratado tan bien como Dickens.  
 
Sus nóvelas son autobiográficas. Sus protagonistas son niños que como Dickens sufrieron la explotación. Detestaba la moral anglicana.  Su fe cristiana aparece en muchos de sus novelas. “Un Cuento de Navidad” revivió la Navidad que había estado prohibida en tiempos de Orwell. Se le considera un autor realista pero en sus obras la fe, la fantasía triunfa sobre el mal.  A diferencia de otros autores, que se revuelcan en retratar la miseria, sus personajes no se mueven por las fuerzas sociales, no son simples sombras, existe la esperanza, la redención, la fe. El bien triunfa sobre el mal. La fantasía, la fe sirven como redención.   Puede parecer ingenuo o infantil pero esta es una de las claves que le convierten en un escritor genial.
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad