Alarma social:dinero para Sacyr

¿Una obra pública o beneficios para Sacyr?

Sacyr gestionará los alquileres de los locales de las setas de la Encarnación y cobrará entrada al acceso de esta obra pública.

0
0 votos
07-02-2009
Publicidad
La histórica plaza de la Encarnación de Sevilla está dando que hablar desde hace algún tiempo. Con un proyecto multimillonario diseñado por Jugüen Mayer es toda una obra de arte de arquitectura. Seis setas gigantes conectadas entre cubiertas con parasoles de madera que aprovechan la luz solar en invierno y dan sombra en verano, dentro de las cuales tendrán cabida numerosos comercios, y desde las cuales podremos tener una vista magnífica de la Giralda.
 
   Esta obra pública proyectada en 2005, fue concedida a la gran constructora Sacyr. Con un presupuesto de 55 millones de euros, las obras se paralizaron el pasado año por falta de presupuesto, el cual engordó considerablemente para poder continuar las obras del magnífico proyecto. Sacyr tiene pues en esta obra supuestamente pública un chollo del que parece va ha sacar bastante rentabilidad acorto y a largo plazo.
 
   Parece que la obra no es tan pública y el acceso y comercios que se ubicarán dentro darán a Sacyr unos beneficios que todos hemos pagado con nuestros impuestos y seguiremos pagando si queremos disfrutar de ellas. Ya se ha hecho público el contrato firmado y los acuerdos establecidos ya en papel. Acuerdos firmados en los que parece que Sacyr pone un 55% del presupuesto de la obra a cambio de gestionar el acceso a las setas y el alquiler de los numerosos locales. Tras un engorde del presupuesto que le viene de perlas en la situación de crisis, habrá que pagar entrada para poder acceder a las maravillosas vistas que el Ayuntamiento de Sevilla nos prometía a todos. No solo eso, porque si en esta crisis, esta sería una oportunidad para el Ayuntamiento de facilitar locales comerciales construidos con dinero público, para fomentar la creación de nuevos comercios y empresas que pueden dar trabajo a mucha gente, Sacyr ya calcula los alquileres que cobrarán por los locales y se plantean subirlos, tanto los alquileres como las entradas. El dinero público resulta que se le ha dado a Sacyr a fondo perdido.
 
   Un proyecto de diseño y modernidad súper avanzado, con una orientación en la que una vez más se le ve el plumero el Ayuntamiento que barre para los intereses de esta gran constructora que pasa por un momento en el que su deuda sobrepasa el valor de la propia empresa, y que dentro del círculo de amigos de Botín hay que salvar por encima de los intereses y beneficios de la gente.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad