Barcelona. Concentración de Ciutadans por el bilingüismo

Entrevista a Albert Rivera, Presidente de Ciutadans

Primeras impresiones tras la concentración

0
0 votos
07-02-2009
Publicidad
"Cumple la sentencia o dimite / Cumpleix la sentencia o dimiteix". Con este lema Ciutadans de Catalunya ha congregado en la Plaí§a Sant Jaume de Barcelona a 2500 personas para reclamar al gobierno de Montilla el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo por la que el Govern debe incluir en los folletos de preinscripción de las escuelas una casilla sobre la lengua en que los padres quieren que sean educados sus hijos.
 Entrevista a Albert Rivera, Presidente de Ciutadans
"Cumple la sentencia o dimite / Cumpleix la sentencia o dimiteix". Con este lema Ciutadans de Catalunya ha congregado en la Plaí§a Sant Jaume de Barcelona a 2500 personas para reclamar al gobierno de Montilla el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo por la que el Govern debe incluir en los folletos de preinscripción de las escuelas una casilla sobre la lengua en que los padres quieren que sean educados sus hijos.
DVd: ¿Cómo valoráis la concentración?
AR: Consideramos que es otro éxito de convocatoria, 2500 personas en Barcelona un sábado para exigir que se cumpla una sentencia pues es un éxito. Además es una convocatoria claramente de protesta más que una manifestación. Una convocatoria propia de nuestro partido, aunque no convocada únicamente por ciudadanos aunque con el apoyo de otras entidades. Y valoramos muy positivamente la actitud de la gente. A pesar de reclamar el cumplimiento de la sentencia del Supremo, reclamar el bilingüismo en las aulas catalanas y españolas, la actitud ha sido cí­vica e inmejorable. Y un apunte polí­tico que es un cambio de visión. Nos ha sorprendido que la gente empieza a ver que quien está abrazando las tesis más duras del nacionalismo y se salta las sentencias del Supremo ya no es Esquerra Republicana o Carod Rovira sino que es el President Montilla y el consejero de educación que son socialistas. Por tanto, hay un cambio con respecto a otras movilizaciones donde la gente hací­a una crí­tica muy fuerte a las posiciones más independentistas y nacionalistas puras y duras. Hoy ha habido una crí­tica básicamente al partido socialista que no hace cumplir la ley y las sentencias en Cataluña y en buena parte de España.
DVd: ¿Os ha sorprendido la ausencia del PP? Dicen que tienen su propia actividad. ¿Piensas que hay otras razones?
AR: Pienso que el PP está en una estrategia a nivel nacional y también a nivel catalán de no tocar determinados temas que pueden romper relaciones o cuestionar futuros pactos con los nacionalistas como CiU. Creo que la estrategia del PP es alejarse de las posiciones más claras de crí­tica a las posiciones radicales del nacionalismo y la falta de libertades que provoca esta actitud. Eso significa que Alicia Camacho convoca a la misma hora que la concentración una rueda de prensa para presentar una serie de medidas, cuando ayer también hicimos una rueda de prensa y no quiso participar. El PP no tiene una polí­tica clara con este tema porque cuando ha tenido que pactar con CiU o con el PNV lo ha hecho. Por tanto su estrategia ahora mismo vuelve a la lí­nea de los últimos años, de cuando Aznar pactó con CiU o con el PNV. Ha vuelto a ese punto de partida y eso provoca cierta decepción, eso sí­ lo hemos palpado. Hay una crí­tica generalizada al abandono del PP de estas posturas. El PSOE pues ya sabemos que está en el gobierno y es Montilla quien lo hace, pero ahora también la oposición.
DVd: ¿El que Montilla no acate la sentencia tiene que ver con que van a aprobar la LLei d'Educació de Catalunya que inutilizará definitavmente la sentencia del Supremo?
AR: Yo de lo que tengo constancia, dentro del Parlament y por fuentes tanto de Govern como de grupos que dan apoyo al Govern, es que se ha acelerado vertiginosa y escandalosamente el proceso de la ley de educación. Reduciendo los dí­as para presentar enmiendas, acelerando las comparecencias. O sea, un proceso de urgencia y excepción para que se apruebe corriendo antes de que empiece el nuevo curso escolar, y lo están haciendo porque saben que esta sentencia rompe el modelo actual de obligatoriedad de la inmersión linguí­stica y da un nuevo modelo de libertad y opción a abrir la educación catalana de una vez por todas al bilingüismo.

Esta sentencia es histórica porque dice claramente que el gobierno catalán tiene que poner unas casillas para preguntar a los padres en qué lengua quieren que se eduque a sus hijos y que se pueda programar la educación en las lenguas oficiales de Cataluña y ellos saben claramente que la única cobertura que tienen ante esta sentencia es una ley. Por eso la están acelerando para que entre lo antes posible. Nosotros, por principios, nos oponemos a que una ley se acelere por intereses partidistas. No sólo eso, sino que quieren incumplir la sentencia del Supremo.

Es cierto que el partido socialista está acelerando esta ley, y lo que sorprende también es el silencio de Moncloa. El silencio de la Ministra de Educación, que no se atreve ni a hacer cumplir su decreto de Enseñanzas Mí­nimas que da tres horas de castellano que, aunque sean paupérrimas, son tres horas y no se atreve ni a exigirlas; y un gobierno de Zapatero que en este tema mira hacia otro lado a pesar de conocer la jurisprudencia. La sensación de mucha gente en la concentración hoy era de desamparo. Si el gobierno autonómico no cumple. El gobienro central y la ministra no hacen cumplir ni sus propios decretos. Si las sentencias de la Justicia no se ejecutan. La sensación de mucha gente es que lo único que nos queda es salir a la calle y pedir que un señor no está capacitado para gobernar y cumplir la ley, que dimita.

Una sensación agridulce, por un lado de reivindicación y por otro de indignación ante un gobieno que se pasa por el forro su ley. También he tratado en mi intervención la sentencia del Supremo en el Paí­s Vasco. 27 años de cumplimiento de la ley en el Paí­s Vasco, que en este caso también fue por una sentencia y, auque sea con malas formas, la han acatado. Yo aunque fuera con malas formas, ojalá el President Montilla acatara la sentencia como hizo el parlamento Vasco. Es triste, como reflexión última, que tengamos que estar reivindicando, peleándonos y exigiendo por ví­a judicial para que los gobernantes autonómicos cumplan la ley. Los españoles nos tenemos que preguntar qué está pasando en este paí­s para que tengamos que salir la gente a la calle y hacer que los gobernantes cumplan las leyes a base de sentencias.
DVd: ¿Quieres añadir algo?
AR: Satisfacción por nuestro lado. También la sensación palpable de la gente de ganas de reivindicar y seguir luchando. Todo el mundo nos animaba a seguir movilizándonos tal como ha hecho Ciutadans estos últimos meses. Y por otro lado luego preguntas. Mucha gente vení­a a preguntar qué hacer ante un gobierno que no cumple. ¿Qué nos queda? La sensación es que se agota la via judicial que es lo único que queda y lo que queda es la impunidad de un gobierno que luego exige el cumplimiento estricto de las leyes. Una sensación de que se está aplicando una doble vara de medir, una para los gobernantes y otra para los ciudadanos.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad