800 mil inmigrantes podrí­an votar en las municipales

Trabaja y calla

Una vez se firmen los acuerdos de reciprocidad 800.000 inmigrantes podrí­an votar en las próximas municipales en España.

0
0 votos
08-02-2009
Publicidad
Un avance es el reconocimiento de voz y voto de los inmigrantes que viven y trabajan en España, pero, al mismo tiempo, insuficiente y limitado si lo sometemos a la cantidad de inmigrantes que son parte de la población española. Es España se estima que viven más de 4,5 millones de inmigrantes. Más del 10% de la población y en algunas regiones son más del 14% de la población. Un avance es el reconocimiento de voz y voto de los inmigrantes que viven y trabajan en España, pero, al mismo tiempo, insuficiente y limitado si lo sometemos a la cantidad de inmigrantes que son parte de la población española. Es España se estima que viven más de 4,5 millones de inmigrantes. Más del 10% de la población y en algunas regiones son más del 14% de la población.
Entre los quince países que podrán beneficiarse el derecho a voto en las próximas municipales están Colombia, Perú, Argentina, Ecuador, Bolivia, Chile, Paraguay, Trinidad y Tobago, Uruguay o Venezuela. De todos ellos, las poblaciones más numerosas son las de Ecuador, con 327.209 ciudadanos mayores de 16 años; Colombia, con 226.048; Perú, con 114.902 o Argentina, con 82.896.
Pero dar el voto a los inmigrantes no es una cuestión de solidaridad.
Silenciar a este sector de la población -de la clase obrera y precaria- tiene un papel fundamental de dominio.
A la mayoría de la población se le tiene esclavizada con una hipoteca, a los inmigrantes se les silencia para que estén obligados a aceptar cualquier tipo de condiciones de vida y trabajo.
Trabaja y calla, este es el objetivo.
Es absolutamente inaudito que los sindicatos de nuestro país no reclamen el derecho a la participación política de este sensible sector de la clase obrera.
La importancia de la participación de los inmigrantes en la vida política del país adquiere una dimensión mayor desde el inicio de la crisis.
Con su incorporación electoral parcial en las municipales los partidos tendrán que tener en cuenta las demandas y necesidades de este sector de la población particularmente afectada por la crisis económica.
El impacto y el voto de los inmigrantes están aún por decidir. Sin embrago, es previsible que se inclinen hacia las propuestas políticas más progresistas.
En tanto esto sea así, estamos ante una fuerza que incline la balanza hacia el establecimiento de una política proclive a los intereses de la mayoría de la población, de los trabajadores y las clases populares.
Ampliar el voto a todos los inmigrantes que viven en España, al tiempo que profundizar en su organización y participación política, es una condición clave para conseguir que la crisis se salde a favor de los trabajadores y no de la oligarquía.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad