El Estado debe 32.000 millones a las pymes

Sal en la herida

Las deudas que el Estado no devuelve se ha convertido en una de las principales causas de quiebra en las pymes

0
0 votos
06-02-2009
Publicidad
El Estado se supone que es una garantí­a en la defensa de los intereses de los ciudadanos. Pues no, tiene una deuda de 32.000 millones de euros y se ha convertido en una de las principales causas del cierre de cientos de empresas. El Estado se supone que es una garantí­a en la defensa de los intereses de los ciudadanos. Pues no, tiene una deuda de 32.000 millones de euros y se ha convertido en una de las principales causas del cierre de cientos de empresas.
Los principales deudores son los ayuntamientos que han visto mermadas sus arcas con la explosión de la burbuja inmobiliaria y ya no es tan fácil hacer chanchullos con la venta de terrenos municipales a grandes constructores, que ha sido durante años una de sus principales fuentes de financiación. Por lo tanto estas burguesías burocráticas gestadas durante años se han quedado sin un euro, por eso no es extraño que las obras que han encargado y ya se han hecho no se paguen o que suban los impuestos municipales hasta tres veces por encima del IPC, contradiciendo incluso al Gobierno. Hay que sacar la pasta de donde sea.
El desvío de cada vez más fondos del Estado  hacia las Autonomías, convertidas en monstruosos aparatos burocráticos también ha contribuído a que los ayuntamientos reciban menos presupuesto.
En definitiva un Estado gestor de burguesías burocráticas locales que se chupan los presupuestos y que luego no pagan lo que deben.
Por lo tanto, la política de las diferentes Administraciones Públicas es la de echar gasolina al fuego. Votamos a los partidos que creemos que mejor nos van a representar y lo que ocurre es que defienden otros intereses, los suyos, y encima nos cierran la empresa o nos mandan al paro, pero porque no pagan. Algo que los asalariados o los pequeños empresarios no podemos hacer bajo ningún concepto. Si tienes algún impago con Hacienda te lo descuentan directamente de la nómina y te cobran un recargo del 7% y, por supuesto, no se perdona ni un solo día. Todos somos iguales ante la ley o Hacienda somos todos es la propaganda que nos inculcan, pero la realidad es que unos pagan, los que menos tienen y otros no, los que gestionan el dinero de nuestros impuestos para luego subirse sus sueldos millonarios, como ha pasado en innumerables ayuntamientos.
Este es un problema muy grave. Si los que tienen que tomar las medidas para sacarnos de la crisis son los que la incrementan, ¿en que manos estamos? ¿Y si las Administraciones Públicas tienen esas deudas, es que el Estado no tiene fondos suficientes? Y si esto es así ¿qué pasará con las pensiones y con las prestaciones por desempleo o las ayudas sociales?
Lo peor es que sólo han caído las primeras fichas del dominó, ya veremos que pasa cuando caigan todas las demás.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad