Los vecinos de Callosa contra el pinchazo de sus acuí­feros.

El AVE podria acabar con las reservas hidricas de la sierra.

Tras el ejemoplo de Málaga, los vecinos no quieren probar suerte en la perdida de reservas hidricas.

0
0 votos
05-02-2009
Publicidad
El AVE es soterrado allí­ donde los vecinos se niegan y a cielo abierto donde los habitates piden que se soterre. El AVE es soterrado allí­ donde los vecinos se niegan y a cielo abierto donde los habitates piden que se soterre.
Si lo hicieran adrede no les podrí­a salir peor.
    La plataforma de “la Sierra no se toca” de Callosa del Segura (Alicante) denuncia que la construcción de túneles para el AVE por el interior de la sierra, puede acabar con las reservas de los acuíferos que hay.
    La plataforma vecinal ha manifestado que las máquinas perforadoras pueden pinchar las bolsas de agua natural de la formación rocosa como ha ocurrido en otros municipios de España, lo que pone en peligro, no solo la flora y la fauna, sino el abastecimiento de la población.
    Actualmente el 10 % del agua potable de la zona se nutre con estas reservas hídricas, aunque hace diez años suponía un 30 % del agua que se consumía. En tiempos de sequía el uso se  dispara. También se utiliza para el regadío de multitud de cultivos.
    El Consistorio plantea que las bolsas de agua están a más profundidad que las construcciones. Los vecinos plantean que “a no ser que se hagan catas cada cinco metros, es imposible averiguar en qué niveles se encuentran las concentraciones de agua”.
    La Sierra de Callosa es una zona con diversos espacios protegidos por su fauna y su flora.
    El Ayuntamiento plantea hacer en el futuro, una planta potabilizadora para extraaer agua para el consumo en mayor cantidad. Según la plataforma esto no serviría de nada si se pinchan las bolsas o sus conductos.
    Si se lo propusieran no lo podrían hacer peor.
La construcción se está convirtiendo en el caballo de Atila para la vecindad de los pueblos del Levante.
    Atraviesa pueblos partiéndolos por la mitad, impide desarrollo de zonas industriales planeadas por su recorrido y solo se les ocurre soterrar donde precisamente los vecinos están en contra.
    El no soterramiento de la vía del tren en Murcia ha supuesto el permanente no desarrollo de la zona sur de la ciudad. El no soterramiento de Alcantarilla (ciudad en la periferia murciana de 100.000 habitantes) ha marginado barrios enteros. Pero crean un túnel donde hay posibilidades de destruir flora, fauna y sobre todo reservas hídricas.
    Esta construcción que debería ser para el desarrollo de las regiones levantinas se está convirtiendo en su contrario.
    En España la obra pública se ha convertido en permanente enfrentamiento con los intereses vecinales. Lo mismo te hacen una autovía donde no se necesita, te peatonalizan una calle contra todo el pequeño comercio, que te pinchan una reserva hídrica.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad