Selección de prensa internacional

Un equipo A para Irán

¿A quién debe designar el presidente Obama como su emisario a Irán, en lo que puede ser la misión diplomática más importante de décadas?

0
0 votos
05-02-2009
Publicidad
Doble propuesta para Obama acerca de la cuestión iraní­. Y que, aun pareciendo de signo distinto, muy bien podrí­an ser complementarias y abarcar de conjunto lo que Hillary Clinton definió como la nueva "diplomacia inteligente", una ajustada combinación entre diálogo y negociación con sanciones y fuerza. De un lado el Washington Post, proponiendo a un equipo al más alto nivel para las negociaciones con Teherán. Por el otro el Wall Street Journal sacando a la luz las relaciones comerciales entre Alemania e Irán y exigiendo ponerles fin.
 Un equipo A para Irán
Doble propuesta para Obama acerca de la cuestión iraní­. Y que, aun pareciendo de signo distinto, muy bien podrí­an ser complementarias y abarcar de conjunto lo que Hillary Clinton definió como la nueva "diplomacia inteligente", una ajustada combinación entre diálogo y negociación con sanciones y fuerza. De un lado el Washington Post, proponiendo a un equipo al más alto nivel para las negociaciones con Teherán. Por el otro el Wall Street Journal sacando a la luz las relaciones comerciales entre Alemania e Irán y exigiendo ponerles fin.

David Ignatius propone en el Post a dos auténticos pesos pesados de la política exterior norteamericana para formar un equipo A encargado de las negociaciones con Irán: Zbigniew Brzezinski y Brent Scowcroft. Ambos ex-consejeros de Seguridad Nacional, partidarios de un realismo duro en política exterior y proclives a una negociación con el régimen iraní que tenga un contenido y unos límites claros.
 
Por su parte, el Wall Street Journal saca a la luz –en un artículo escrito por el corresponsal del periódico israelí Jerusalem Post en Berlín– las múltiples relaciones comerciales que las grandes empresas alemanas mantienen con Irán en todos los terrenos, incluida alta tecnología de ingeniería y telecomunicaciones susceptibles de un doble uso civil-militar. Según el diario, el gobierno Merkel no sólo conoce, sino que favorece estas actividades comerciales y ampara a sus empresas para que no sean incluidas en las listas negras de EEUU que dificultarían sus negocios en el mercado norteamericano. Como conclusión propone que el gobierno alemán declare ilegal el comercio con Irán, empujando así al resto de países de la UE a seguir ese mismo camino.
 
El Diario del Pueblo aprovecha la conversación telefónica que el presidente chino mantuvo con Obama unas horas después de su toma de posesión para reafirmar la posición de Pekín de mantener y elevar el rango y la cercanía de las relaciones entre los dos países. De acuerdo con sus análisis, si China y EEUU fueran capaces de construir durante el mandato de Obama una más sólida relación en el terreno económico y político, capaz de superar los desafíos de la crisis y los inevitables roces entre la única superpotencia y la mayor potencia emergente del Tercer Mundo, estarían en condiciones de “abrir un completamente nuevo camino exitoso de coexistencia pacífica para el futuro del mundo”.
 
Por último, el más reciente escrito de Fidel Castro en la prensa cubana, donde pone el dedo en la llaga en el asunto de Guantánamo. Está bien que Obama haya decidido cerrar la prisión, pero la verdadera medida de su cambio sólo puede darla el mantenimiento o el desmantelamiento de “una base militar en Cuba contra la voluntad” del pueblo cubano, “violando los más elementales principios del derecho internacional”. 
 
 
 
EEUU. The Washington Post
OBAMA: UN EQUIPO-A PARA IRÁN
David Ignatius
 
¿A quién debe designar el presidente Obama como su emisario a Irán, en lo que puede ser la misión diplomática más importante de décadas? La persona adecuada (o las personas) deberían tener experiencia con Irán y una talla al más alto nivel para explorar lo que Obama en su discurso inaugural llamó “un nuevo camino a seguir, basado en el interés y el respeto mutuo”.
 
Mis candidatos son Zbigniew Brzezinski y Brent Scowcroft, ex asesores de seguridad nacional de los Presidentes Jimmy Carter y George HW Bush, respectivamente. Elevarían la misión de Irán, conectándola con la tradición bipartidista de pensamiento estratégico que ha dado forma al papel de EEUU en el mundo moderno. Y, al igual que nuestro nuevo presidente joven, estos dos octogenarios comprenden la necesidad de América de "pasar una página" en su política exterior y de conectar con lo que Brzezinski ha llamado un "despertar político global."
 
Conozco las opiniones de Scowcroft y Brzezinski sobre el diálogo con Irán, porque pasé muchos días con ellos la pasada primavera, moderando un debate que produjo un libro, "América y el Mundo: Conversaciones sobre el futuro de la política exterior estadounidense".

El libro fue un experimento para ver si un demócrata y un republicano podían encontrar un terreno común para los nuevos enfoques sobre el mundo. De hecho lo hicieron: en casi todos los temas, desde el conflicto árabe-israelí a la guerra en Afganistán, los dos tenían ideas similares acerca de cómo utilizar la diplomacia para alinear mejor a América con un mundo cambiante
 
Esta voluntad de aceptar nuevas ideas fue especialmente clara cuando Brzezinski y Scowcroft hablaron de Irán. Ambos consideraron que la política de la administración Bush de aislar a Irán -y tratar de dictar las condiciones para las negociaciones sobre su programa nuclear- había sido un error. Scowcroft sostuvo que Estados Unidos se había puesto "emocional" con Irán, mientras Brzezinski dijo que la administración había seguido "una política contraproducente que simplemente perpetúa la actual crisis."

En el libro, le pedí a los dos qué mensaje llevarían si el próximo presidente les pidiera servir como emisarios conjuntos a Irán
 
Scowcroft respondió que su escrito a los iraníes se iniciaría de esta manera: “En primer lugar, somos conscientes de que ustedes viven en una región peligrosa, y estamos dispuestos a debatir un marco de seguridad regional .... En segundo lugar, independientemente de si ustedes desean o no armas nucleares, proceso que está en un curso, psicológicamente desestabiliza toda la región. Es peligroso. Se generará una contrarreacción. Y si  trabajamos en este marco de seguridad, ustedes no necesitan armas nucleares”. 

Brzezinski dijo que estaba de acuerdo y añadió: "La única forma en que podemos lograr [la seguridad mutua] es sentándonos juntos y examinar algún mecanismo para lograr lo que ustedes dicen que quieren, que es un programa nuclear con fines pacíficos, y lograr lo que necesitamos, que es una verdadera percepción de seguridad de que no van a ir más lejos”.
 
Los dos ex asesores de seguridad nacional hablaron con esperanza acerca de la participación de Teherán. Pero son de la escuela duramente realista en política exterior. Brzezinski abogó por un golpe militar en 1978 para confrontar la revolución islámica, Carter rechazó su consejo. Scowcroft se inclinó hacia Irak hasta que Saddam Hussein invadió Kuwait, y luego se convirtió en el principal estratega de la Guerra del Golfo Pérsico de 1991. Los dos abogan como punto de partida realista el reconocimiento del poder iraní, pero ambos creen que la mejor forma de abordar el desafío iraní es a través de la diplomacia.

La ventaja de enviar a estos dos distinguidos estadistas es que haría más difícil para los iraníes enredar con juegos políticos. Brzezinski y Scowcroft forman parte de lo que yo llamo "la gran cadena del ser" de la política exterior estadounidense. Su presencia como emisarios mandaría el mensaje de que el compromiso con Irán es un asunto de la mayor importancia para Estados Unidos, equivalente a la de su predecesor, Henry Kissinger, con la diplomacia secreta con China en 1971. Tal vez lo más importante, los dos tendrían confianza para negarse a seguir las conversaciones si no hicieran ningún progreso.
 
Una de las pocas cosas en las que Brzezinski y Scowcroft están en desacuerdo es acerca de si el inicio de contactos con Irán deben ser abiertos (opinión de Brzezinski) o secretos (preferencia de Scowcroft). Ambos creen que los emisarios norteamericanos deben tratar con un representante iraní que esté cerca del líder religioso supremo, el Ayatola Ali Khamenei.

Soy parcial. Me gustan Brzezinski y Scowcroft, y no conozco a nadie que piense con más claridad acerca de la política exterior. Si los hicieran emisarios del presidente de Obama, deben llevar a alguien que podría coordinar el diálogo y sus secuelas. Dennis Ross, al que se postula como asesor superior del Departamento de Estado sobre Irán, podría desempeñar ese papel.

En esta materia, el presidente Obama sería prudente en enviar a un equipo A.
THE WASHINGTON POST. 5-2-2009
 
 
 
EEUU. The Wall Street Journal
CÓMO LAS EMPRESAS EUROPEAS ALIMENTAN LAS BOMBAS IRANÍES
Benjamín Weinthal*
 
Mientras que en EEUU ha redoblado sus esfuerzos para impedir que Irán obtenga armas nucleares, la República Islámica está cosechando una inesperada ayuda de las empresas europeas (...)

El gigante petrolero austriaco OMV está ansioso por ejecutar un acuerdo de 22 mil millones de euros firmado en abril de 2007 para producir gas natural licuado del yacimiento de gas Pars del Sur de Irán, (...) sólo espera el "cambio político en EEUU". Raiffeisen Zentralbank, el tercer banco más grande de Austria, está presente en Irán y (...) ha absorbido las principales transacciones de los bancos europeos para cerrar sus operaciones en Irán. Y a finales de enero, Paolo Scaroni, director general de la empresa energética italiana Eni, dijo a la Associated Press que su empresa seguirá cumpliendo con sus obligaciones contractuales en Irán y no siente presión externa para cortar vínculos con el sector energético de Irán.
 
Sin embargo, debido al enorme volumen de sus intercambios comerciales con Irán, Alemania, el motor económico de Europa, está en una posición única para presionar a Teherán. Pese al evidente peligro de un Irán con armas nucleares, Alemania no ha dejado de premiar la relación comercial con ese país con aproximadamente 4.000 millones de euros en 2008, con lo que se ha convertido en el más importante socio comercial europeo de Irán. En el período de enero a noviembre de 2008, las exportaciones alemanas a Irán aumentaron en un 10,5% con respecto al mismo período de 2007. El auge del comercio del año pasado incluyó 39 contratos con Irán de "doble uso", de acuerdo con la oficina de control de las exportaciones de Alemania. Equipos y tecnología de doble uso que pueden ser utilizados tanto para fines civiles como militares.

Un ejemplo de la disfunción política de Alemania hacia Irán es el gigante de la energía y la ingeniería Siemens. La compañía reconoció la semana pasada (...) que llevó a cabo comercio con Irán en 2008 por valor de 438 millones de euros (...) en los sectores del gas, el petróleo, la infraestructura y las comunicaciones.
 
(...) Los expertos en tecnología de la información dicen que las empresas de “centros monitorizados” se utilizan para realizar un seguimiento de las conversaciones telefónicas por móviles y líneas de tierra, y que sus “plataformas de inteligencia” permiten a los servicios secretos iraníes realizar un seguimiento de las transacciones financieras y los movimientos de aviones (...)

Siemens, el mayor socio comercial alemán de Irán, representa una ventana a una opulenta asociación económica entre los dos países. Empresas alemanas, como Mercedes-Benz (...) y el gigante de los seguros Munich-Re también han permanecido indiferentes ante los crecientes llamamientos a aislar a Irán económicamente (...)
 
Todo esto tiene lugar mientras Irán se está moviendo a pasos agigantados al proceso de enriquecimiento de uranio para su bomba atómica. El lanzamiento del primer satélite de producción nacional iraní, el martes, alarmó al portavoz del Ministerio francés de Asuntos Exteriores, Eric Chevallier, que subrayó el vínculo entre la capacidad nuclear militar de Irán y su compatibilidad con la tecnología de satélites.

Los expertos en comercio y seguridad afirman que Irán no puede reemplazar fácilmente la alta tecnología de ingeniería alemana por  la naciones competidoras como China y Rusia. Los más aparentes que reales ruegos de la canciller Angela Merkel, favoreciendo una política de presión moral para convencer a las empresas a ser "sensibles" sobre la reducción de nuevos negocios con el régimen de Teherán, no impidió que su administración aprobara más de 2800 acuerdos comerciales con Irán en 2008.

La transparencia es muy necesaria en este ámbito. La Oficina Federal de Economía y Control de las Exportaciones (BAFA) se niega a revelar la naturaleza de estos acuerdos. El ministro de Economía, Michael Glos, quien supervisa la BAFA y se considera un defensor del comercio con Irán, debe revelar los nombres de las empresas que comercian con un país que patrocina organizaciones terroristas como Hezbolá y Hamas. La empresas alemanas se esconden detrás de un muro de no divulgación para evitar ser incluidos en la lista negra en el mercado de los EEUU.

La administración de Merkel subvenciona fuertemente las inversiones en Irán por las empresas de alemán con 250 millones de euros en garantías de crédito (...)
 
Hay otros indicios de que las elites políticas de Alemania consideran a Irán sólo otro socio comercial. El ex Canciller Gerhard Schröder (...) se ha opuesto a la imposición de as sanciones sobre el régimen iraní (...)

En resumen, mientras que Berlín afirma querer disuadir a Irán de la construcción de una bomba nuclear, hasta la fecha ha hecho poco para detenerla realmente. Una legislación alemana que prohibiera el comercio con Irán, junto con la cesación inmediata de las garantías de crédito, sería decisiva para entorpecer, si no detener, el programa nuclear de Irán y establecería un valioso ejemplo para que otros países de la UE lo adaptaran a sus propias empresas.
*corresponsal en Berlín del Jerusalem Post.
THE WALL SREET JOURNAL. 5-2-2009
 
 
 
China. Diario del Pueblo
UNA SEÑAL MUY POSITIVA
 
Días atrás, el presidente chino Hu Jintao y el nuevo presidente estadounidense Barack Obama tuvieron una comunicación telefónica. En su conversación, los dos dirigentes expresaron su buena voluntad de impulsar el desarrollo ulterior de las relaciones bilaterales. Para las relaciones chino-estadounidenses, esta conversación desempeñó el papel de “fijar el tono”. Para la opinión pública mundial, es una señal muy positiva (...)
 
La actual economía estadounidense se encuentra en una seria recesión sin precedentes en los últimos decenios. En estas circunstancias difíciles, aparecieron últimamente unos ruidos en Washington. Primero algunos funcionarios echaron a China la culpa de la crisis financiera y, más tarde, un funcionario acusó a China de manipular el tipo de cambio del renminbi (...)
 
A juzgar por la experiencia histórica de las relaciones chino-estadounidenses, cada vez que EEUU cambia de presidente, se atraviesa una etapa de vicisitudes a la estabilidad. ¿Significarán los ruidos emitidos días atrás por Washington que Obama recorrerá el viejo camino? (...) no sería una buena noticia en modo alguno que China y Estados Unidos, los dos países considerados como “motores de la economía mundial”, entren en una guerra comercial y una guerra de tipos de cambio.
 
(...) en los 30 años desde el establecimiento de relaciones diplomáticas, las relaciones entre China y Estados Unidos han experimentado profundos cambios, de modo que el efecto de las presiones de Washington es limitado y su voz dura no hará vacilar a Beijing de ninguna manera (...) debido a la presión adicional traída por la crisis económica, volverá a aparecer una tensión en las relaciones entre China y Estados Unidos durante el mandato de Obama, pero es muy probable que los dos países superen juntos las diferencias.
 
China y Estados Unidos tienen diferentes sistemas políticos, ideologías y tradiciones culturales y, además, se encuentran en diferentes etapas de desarrollo, de modo que no es extraño la aparición de fricciones y reveses en las relaciones bilaterales. Pero la clave reside en si las dos partes pueden librarse de las limitaciones de las miras estrechas y manejar estas relaciones partiendo de comprender profundamente los intereses esenciales de la otra parte y desde la altura de beneficio muto y desarrollo pacífico del mundo.

Visto a largo plazo, Estados Unidos es el más grande país desarrollado y el predominante en el actual orden mundial en tanto que China es el más grande país en vías de desarrollo y un gran país que recorre el camino de renacimiento; si China y Estados Unidos pueden vencer la desconfianza derivada de sus diferencias y aprender a vivir juntos como socios equitativos en el sistema internacional, podrán abrir un completamente nuevo camino exitoso de coexistencia pacífica para el futuro del mundo (...)
 
2009 será un año lleno de desafíos y también un año de nueva vida (...) En los últimos 30 años, las relaciones chino-estadounidenses han avanzado continuamente en medio de todo tipo de desafíos y pruebas, y ahora se han topado con el impacto de la crisis financiera internacional. A pesar de que son distintos los desafíos, la gente tiene puntos comunes para enfrentarlos, a saber, fortalecer el diálogo, incrementar la confianza mutua y ampliar la cooperación
DIARIO DEL PUEBLO. 5-2-2009
 
 
 
Cuba. Granma
DESCIFRANDO EL PENSAMIENTO DEL NUEVO PRESIDENTE DE EEUU
Fidel Castro
 
No es demasiado difícil. Después de su toma de posesión, Barack Obama declaró que la devolución del territorio ocupado por la Base Naval de Guantánamo a su legítimo dueño debía sopesar, en primer término, si afectaba o no en lo más mínimo, la capacidad defensiva de Estados Unidos.
 
Añadía de inmediato, que respecto a la devolución a Cuba del territorio ocupado por la misma, debía considerar bajo qué concesiones la parte cubana accedería a esa solución, lo cual equivale a la exigencia de un cambio en su sistema político, un precio contra el cual Cuba ha luchado durante medio siglo.
 
Mantener una base militar en Cuba contra la voluntad de nuestro pueblo, viola los más elementales principios del derecho internacional. Es una facultad del Presidente de Estados Unidos acatar esa norma sin condición alguna. No respetarla constituye un acto de soberbia y un abuso de su inmenso poder contra un pequeño país.
 
Si se desea comprender mejor el carácter abusivo del poder del imperio debe tomarse en cuenta las declaraciones publicadas en el sitio oficial de Internet por el gobierno de Estados Unidos el 22 de enero de 2009, después del acceso al mando, de Barack Obama. Biden y Obama deciden apoyar resueltamente la relación entre Estados Unidos e Israel, y consideran que el incontrovertible compromiso en Oriente Medio debe ser la seguridad de Israel, el principal aliado de Estados Unidos en la región.
 
Estados Unidos nunca se distanciará de Israel y su presidente y vicepresidente "creen resueltamente en el derecho de Israel de proteger sus ciudadanos", asegura la declaración de principios, que retoma en esos puntos la política seguida por el gobierno del predecesor de Obama, George W. Bush.
Es el modo de compartir el genocidio contra los palestinos en que ha caído nuestro amigo Obama.
 
Edulcorantes similares ofrece a Rusia, China, Europa, América Latina y el resto del mundo, después que Estados Unidos convirtió a Israel en una importante potencia nuclear que absorbe cada año una parte significativa de las exportaciones de la próspera industria militar del imperio, con lo cual amenaza, con una violencia extrema, a la población de todos los países de fe musulmana.
 
Ejemplos parecidos abundan, no hace falta ser adivino. Léase, para más ilustración, las declaraciones del nuevo Jefe del Pentágono, experto en asuntos bélicos
GRANMA. 30-1-2009  
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad