David Sainz, actor y realizador

De Malviviendo a Mambo

5
5 votos
12-02-2018
Publicidad
Audacia y compromiso es lo que hay detrás de Diffferent Entertainment, la productora creada a raíz del éxito de la reconocida webserie Malviviendo.
 De Malviviendo a Mambo
Audacia y compromiso es lo que hay detrás de Diffferent Entertainment, la productora creada a raíz del éxito de la reconocida webserie Malviviendo.

Hace casi una década del nacimiento de Malviviendo, la webserie que consiguió cautivar a más de 80 millones de personas. Entrevistamos a David Sainz, director y guionista de la serie y que interpretó a su personaje principal, El Negro.

“Malviviendo surgió de la necesidad, la necesidad de trabajar y la necesidad de trabajar de lo que nos gustaba”. Nos cuenta que al terminar sus estudios deciden grabar el primer capítulo para “incluir experiencia en el currículum” y poder entrar en el mundo audiovisual. De igual manera, lo subieron a internet porque no tenían “pasta para gastar en CD”. Tenían “tan poca ambición en el proyecto” que decidieron no contratar actores, y hacerlo ellos mismos, adaptando el guion para que cada personaje se pareciera lo máximo posible a la persona que lo iba a interpretar.

El capítulo piloto alcanzó 100.000 visitas en una semana, y decidieron seguir adelante. A pesar de los pocos recursos y del nulo presupuesto, la determinación de continuar con la serie “cueste lo que cueste”, permitió convertir a Malviviendo en un auténtico fenómeno fan."Mostrábamos la realidad sin tapujos, lo que está prohibido en la televisión convencional"

De entonces a hoy, Diffferent no ha parado de producir nuevos proyectos. Solo en el 2017 ha realizado tres webseries: Síndrome Valyrio, Buster y Mambo. El equipo de Diffferent ha demostrado tener un estilo propio, un humor que conecta con el público y mucho compromiso que les ha permitido hacer su sueño realidad.

Malviviendo fue de las primeras webseries de España, ¿a qué crees que se debe su éxito?

Supongo que llegamos en el momento concreto al lugar adecuado. Las dos webseries españolas del momento (Cálico Electrónico y Qué vida más triste) no estaban en la plataforma todavía. Además, Malviviendo era la primera que tenía la duración de una serie de televisión, lo cual era muy arriesgado porque “¿quién se iba a tragar una serie de 20 o 40 minutos delante del ordenador?” 

Por otro lado, hablábamos sin tapujos de las cosas que vivíamos y de los barrios en los que habíamos crecido, porque cada uno venimos de un barrio parecido a Los Banderilleros aunque en ciudades diferentes. Mucha gente nunca se había visto tan identificada en una serie como esta. Había elementos que están prohibidos en la televisión convencional y lo tratábamos de una forma muy normal, sin exaltarlo ni condenarlo, donde el espectador pudiera sacar sus propias conclusiones. Si veías un yonqui a punto de morirse no estábamos diciendo: “¡drógate que es la polla!” simplemente hablábamos de las cosas de verdad. 

Mirando atrás veo que también acertamos en eso, no callarnos y aprovechar la plataforma de internet, un espacio totalmente libre. Y salió bien la jugada.

Realizasteis tres temporadas con diez capítulos cada una, habría sido imposible sin vuestro compromiso ¿no ha sido esta una de las claves del éxito? ¿Cuánto trabajo hay detrás?

El trabajo es titánico. Sin presupuesto todo es mucho más costoso y más lento. Y no teníamos tiempo para ser lentos porque nos propusimos sacar un capítulo al mes. De hecho esa fue otra clave, si hubiésemos sacado un capítulo cada vez que hubiéramos podido, sin que nos costara sacrificios, la gente se habría aburrido.

Grabar la primera temporada fue bastante duro, no podíamos asegurarnos la comida todos los días pero teníamos que darle candela al proyecto porque en ese momento era lo que teníamos. Ten en cuenta que un mes antes de empezar Malviviendo estábamos pensando en que cada uno se fuera a su casa y se buscara un trabajo de camarero. "Malviviendo era la joya de la corona y luchábamos por ella con lo que hiciera falta"

Este camino alternativo se convirtió en una realidad cuando vimos que el primer capítulo fue un éxito y que era una oportunidad increíble, así que decidimos aprovecharla. Fue muy complicado, pero Malviviendo nos daba la vida y la respetábamos por encima de todo. Era la joya de la corona y luchábamos por eso con lo que hiciera falta. Por eso se convirtió en un éxito.

Mi compañero Tomás Moreno, que interpretaba a Kaki, siempre dice que lo que hay que aplaudir no es haber hecho el primer capítulo de la serie, sino haber seguido adelante, a pesar de las situaciones en las que nos encontramos en algunos momentos del proceso.

A raíz de Malviviendo creáis Diffferent Entertainment, vuestra productora. ¿Quiénes trabajáis en ella? ¿Cómo os organizáis? 

Somos muy pocos en la productora; cinco, y cada uno con un puesto diferente: la directora de producción, el post-productor, el director de fotos, el ayudante de dirección y yo que me encargo de la dirección.

Es guay y muy raro a la vez, porque normalmente una productora está compuesta por productores y nosotros somos un equipo completo. Trabajamos de una manera muy atípica, siempre el mismo equipo y de una manera que se note nuestra firma. 

Tenemos la suerte de que normalmente nos contratan por la autoría, así que trabajamos siempre el mismo equipo y añadimos más gente. Por ejemplo la última serie que hicimos, el equipo final era de 17 personas, aunque el núcleo somos los cinco de siempre.

Siempre digo que nuestra ambición puede ser lo grande que sea, pero todo lo que consigamos y todos los pasos que demos van a ser bonus. Porque nuestro sueño, que era vivir de esto, ya lo hemos cumplido.

¿Qué buscáis a la hora de elegir proyectos?

Intentamos hacer cosas que a nosotros nos gusten, que nos hubiese gustado consumir. Hemos tenido momentos en los que hemos hecho proyectos en los que hemos creído nosotros más que el público y el tiempo nos ha terminado dando la razón. Tenemos la suerte de tener un gusto muy parecido al de mucha gente, esa es otra de las claves.

En algunos momentos el cliente nos marca el criterio y es cuando trabajamos más incómodos. Estamos orgullosos de todo lo que hemos realizado porque conlleva un trabajo y una dedicación que hay que respetar, pero hay proyectos más nuestros y otros más de encargo. "Nos gusta descubrir personajes que son “personajazos”"

Tenemos tal necesidad de contar historias nuestras que muchas veces nos metemos en proyectos porque queremos. Por ejemplo Entertainment es una serie como Malviviendo, que se lanzó y cuya primera temporada produjimos sin ninguna marca ni ninguna plataforma detrás. 

Mambo es la última webserie en la que has trabajado, ¿qué nos cuentas de ella? ¿Por qué no nos la podemos perder?

Estoy muy orgulloso de Mambo. Surgió como las cosas que me han dado la vida, una tontería que al final se hizo realidad. Nunca imaginé que iba a terminar haciendo una comedia musical y además protagonizada por mí, me parecía una locura. Al final terminamos haciendo una serie en tiempo récord y es de nuestros mejores trabajos.

Además hemos contado con un equipo que nos ha hecho las cosas más fáciles y mucho más vistosas. De hecho, la plataforma (Playz) ya ha sacado varios productos de este tipo, y Mambo ha sido la más exitosa. Así que estamos muy contentos y pensando la posibilidad de hacer una segunda temporada.

Os caracteriza un humor diferente con personajes más cercanos al antihéroe que al héroe. ¿Por qué creéis que consigue atraer al público?

Nos gusta descubrir personajes que son “personajazos”. Aunque después conoces a gente en la vida real que los superan, creamos personajes que llaman mucho la atención, con características muy especiales. Hacen que la gente se enamore de ellos, desde el guionista que se enamora mientras lo escribe, pasando por el actor que se va enamorando mientras lo interpreta hasta el público, que acaba también enamorado.

Por ejemplo en Mambo, el personaje de Perro Crazy que es un idiota, un rapero muy peligroso, egoísta y envidioso, sorprendentemente es uno de los personajes más queridos por el público al acabar la serie. Porque por un lado es explosivo y por otro aún no se le conoce lo suficiente para entender que tiene sus problemas y su corazón.

Bajo mi punto de vista todos somos superpatéticos, todos somos perdedores. Aunque seas un ganador, eres un perdedor, porque luego haces cosas que nadie sabe que haces y que son patéticas. Partiendo de esa base, cualquier persona del planeta se puede ver reflejado en un personaje así. Nos gusta que el punto de vista sea este, sabiendo que es el nuestro.

¿Qué nuevos proyectos se avecinan para el año que empezamos? ¿Qué metas tenéis?

Como te digo la base y lo más importante es seguir viviendo de esto y ser tan libres como hemos sido hasta ahora. Y si podemos seguir creciendo, mejor que mejor.

Ahora estamos escribiendo muchas cosas, de las que mejor no hablar porque no se sabe si van a salir o no. Me acuerdo cuando iba a hacer la primera peli y se lo conté a todo el planeta y en todos los idiomas y al final se cayó… Así que mejor callarse hasta que las cosas sean más seguras.

Pero ahora mismo lo más sólido y lo más probable es que haya una segunda de Mambo para este año. Ya te digo que nosotros estamos muy contentos, y todos los pasos adelante a partir de aquí son bonus.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad