India amplía la asistencia sanitaria a 500 millones de personas

5
5 votos
08-02-2018
Publicidad
En lo que ha sido denominado como el plan sanitario más amplio del planeta, el Gobierno de Nueva Delhi ha anunciado que su plan de protección sanitaria se extenderá hasta abarcar los 100 millones de hogares vulnerables y los 500 millones de beneficiarios
 India amplía la asistencia sanitaria a 500 millones de personas
En lo que ha sido denominado como el plan sanitario más amplio del planeta, el Gobierno de Nueva Delhi ha anunciado que su plan de protección sanitaria se extenderá hasta abarcar los 100 millones de hogares vulnerables y los 500 millones de beneficiarios

El crecimiento económico de la India no tiene par. El gigante hindú -cuyo PIB se sitúa ya en el tercer puesto mundial- crece al 7,1%, lleva camino de llegar al 8% interanual, y en cuestión de dos décadas puede convertirse en la segunda potencia económica global solo detrás de China, superando a EEUU. Su crecimiento demográfico va a la par: India, con 1.300 millones de habitantes, estará más poblada que China de aquí a cinco años, según la ONU.

Su radiografía social es sin embargo agridulce y contradictoria. Por una parte, la mitad de sus habitantes vive bajo el umbral de la pobreza, muchos de ellos (30%) en la miseria extrema. Por otra parte, la India lucha denodadamente contra esa lacra, y el desarrollo económico ha hecho que las clases medias relativamente acomodadas se hayan multiplicado por siete desde 1990. Esta batalla ha llegado por fin al terreno de la sanidad.

Hasta hace bien poco, apenas 300 millones de hindúes tenían cobertura médica en la sanidad pública o privada, y la India destinaba apenas un pobre 1,2% de su PIB a la sanidad, uno de los porcentajes más bajos del planeta. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalaba este año que aunque en India todo el mundo puede acudir a la sanidad pública, "los pagos directos del propio bolsillo de los pacientes están entre los más altos del mundo”, y que el 63% del gasto sanitario hindú procede directamente del bolsillo de las familias. Esto ha hecho que las familias más míseras -sobre todo la infancia- hayan sido víctimas de altísimas tasas de mortalidad por enfermedades completamente comunes y curables. Todavía hoy, infecciones como la diarrea o el sarampión son las mayores causas de muerte de niños en este país. 

Pero ahora el ejecutivo del nacionalista Narendra Modi destinará más de 150 millones de euros para la mejora de la salud pública, que pasará a proteger a 500 millones de habitantes. En lo que han bautizado como "el macroprograma sanitario más vasto del mundo", el sistema ofrecerá una cobertura sanitaria de 500.000 rupias (6.300 euros) por familia al año y se centrará en los hogares más vulnerables, frente a las 30.000 rupias/año que ofrecía hasta ahora. Además Nueva Delhi ha anunciado la creación de 150.000 centros de salud, que ofrecerán medicinas y diagnósticos completamente gratuitos para toda la población. El objetivo declarado, ha dicho el gobierno, es "progresar hacia un sistema de asistencia sanitaria universal".

Este macroproyecto de salud pública viene acompañado de otras estrategias de lucha contra la pobreza. El gobierno ha anunciado un plan de empleo para las zonas rurales más desfavorecidas del país -donde viven precariamente los dos tercios de la población- de 180.000 millones de euros, así como 3,6 billones de euros en infraestructuras.

En la apuesta del gobierno hindú por mejorar la sanidad y por luchar contra la pobreza hay toda una estrategia en la que están intercaladas varias contradicciones. Por un lado, la cercanía de las elecciones generales, que se celebrarán en mayo de 2019, y donde el electorado más pobre es una fuerza decisiva. Por otro lado, tampoco la oligarquía de Nueva Delhi puede ignorar la explosividad de una enorme masa de parias de la Tierra en un país donde amplias zonas del este están controladas por una crecientemente poderosa guerrilla naxalita (maoísta). 

Por último, diseñar políticas redistributivas para convertir a grandes masas empobrecidas en clases medias consumidoras se han revelado como un motor tremendamente potente de desarrollo económico. Caminar hacia una sanidad universal y gratuita hace aflorar enormes masas monetarias de ahorro, que quedan disponibles para el consumo.  ¿Para qué volcarse en exportar si tienes en tu propio país un mercado potencial de 1.300 millones de personas?. 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad