Una batalla ganada contra los recortes de Mas y Puigdemont

5
3 votos
26-01-2018
Publicidad
La Generalitat obligada a devolver 16 millones recortados a las guarderías públicas
 Una batalla ganada contra los recortes de Mas y Puigdemont
La Generalitat obligada a devolver 16 millones recortados a las guarderías públicas

De  2012  a  2014,  la  Generalitat  se  desentendió  de  las escuelas infantiles públicas. En el  periodo  álgido  de  ejecución de los recortes, el gobierno catalán decidió incumplir su compromiso  de  subvencionar  con 1.300 euros anuales cada plaza de guardería.

Solo  el  esfuerzo  de  los ayuntamientos,  que  repusieron las ayudas negadas por la Generalitat, impidió que las familias se vieran perjudicadas. Una  treintena  de  municipios  catalanes  -desde  pueblos pequeños  a  grandes  ciudades como Hospitalet o Santa Coloma- denunciaron a la Consellería  de  Ensenyament. Ahora,  el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña les ha dado la razón, condenando  a  la  Generalitat  a pagar  a  los  ayuntamientos  las cantidades adeudadas."Casi 5.500 millones fueron sustraídos de los gastos sociales por parte de Artur Mas"

Ha  sido  tratado  como  una noticia  anecdótica,  que  apenas ha  suscitado  atención  de  los grandes medios. Pero nos habla de forma más certera que algunos  grandes  análisis  de  lo  que hoy sucede en Cataluña. Primero del carácter de los gobiernos  de  Mas  y  Puigdemont.  Los  que  llegaron  a  exigir a familias de pacientes dependientes que devolvieran las ayudas  recibidas,  mientras  le quitaban a las guarderías públicas el dinero prometido.

No es el único caso. Desgraciadamente, Cataluña ha sido la comunidad líder en la ejecución de los recortes. Casi 5.500 millones  fueron  sustraídos  por parte de los gobiernos de Artur Mas de los gastos sociales. Más de un 26% del total.

Pero  también  nos  habla  de cómo se pueden obtener victorias  que  reviertan  los  recortes ejecutados.  Siempre  y  cuando el centro de atención se coloque en lo que realmente interesa a la mayoría, y no en los intentos de fragmentación que solo benefician a unos pocos.

 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad