La ambigüedad no es alternativa

5
8 votos
23-12-2017
Publicidad
El Partido Socialista de Cataluña, PSC, se queda en 17 diputados, solo ha logrado subir 1 diputado y 80.760 votos más, muy lejos de sus propias expectativas de superar los 20 escaños.
 La ambigüedad no es alternativa
El Partido Socialista de Cataluña, PSC, se queda en 17 diputados, solo ha logrado subir 1 diputado y 80.760 votos más, muy lejos de sus propias expectativas de superar los 20 escaños.

El PSC, encabezado por Iceta, ha puesto de manifiesto que la mayoría social no independentista sigue sin tener en Cataluña una alternativa en la izquierda que pueda representarla, con un PSC que sigue estancado en su principal granero histórico de votos: en el áera metropolitana de Barcelona, que incluye 36 municipios y concentra el 43% de la población de Cataluña, 3,2 millones de personas que constituyen la inmensa mayoría del pueblo trabajador.

Ciudadanos no solo ha duplicado el número de escaños del PSC y logrado medio millón de votos más, sino que se ha impuesto a los socialistas en los bastiones históricos del cinturón rojo como L’Hospitalet, Cornellá, Santa Coloma de Gramanet o Terrassa.

En los lemas y la orientación principal de la campaña del PSC han estado desaparecidos la lucha contra los recortes y la derrota del independentismo para fortalecer la unidad del pueblo trabajador. El mismo Iceta lo ha reconocido demasiado tarde e insuficientemente (y habrá que ver con qué consecuencia) a la hora de valorar los resultados de los socialistas catalanes: “No valoramos suficiente el momento de excepcionalidad que vive Cataluña… y no conectamos con los sectores populares no independentistas”.

El PSC ha mantenido en todo este tiempo, no sólo en la campaña, una posición ambigua respecto al procés, proponiendo una supuesta “tercera vía”, que se ha revelado como estar más pendiente de “contemporizar y aplacar” al independentismo unilateral, con sus propuestas para mejorar la financiación (donde ha llegado a proponer una quita de la deuda o una Hacienda propia catalana), incluso proponiendo el indulto para los procesados de la DUI, la declaración unilateral de independencia para separar Cataluña del resto de España.

Si el PSC de Iceta no ha logrado romper la situación de estancamiento de los votos provenientes del pueblo trabajador, no ha sido por no valorar “suficiente el momento de excepcionalidad”, sino por mantener una posición ambigua frente al proyecto independentista y no ofrecer una alternativa en la lucha contra los recortes y el 3%.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

Pedro F. (invitado) 01-01-2018 18:39

Efectivamente, la ambigüedad no es alternativa. La autodeterminación y el derecho a decidir sólo son juguetes que favorecen a unos colectivos frente a otros del mismo territorio, es ser parte y dar ventaja a unos vecinso frente a otros. Por eso, la frontera no está entre independentistas y no independentistas, está entre quienes se enfrentan al procés y los que, aunque lo critiquen, lo aceptan. Básicamente, ó eres parte de la solución ( oponerte al procés y rechazar por anacrónico y antisocial el derecho de autodeterminación ) ó eres parte del problema. Las elecciones catalanas han sido muy claras para quienes no independencia pero sí procés, pues el batacazo ha sido notable para PSC, Comuns y Recortes Cero. En estas elecciones no enfrentarse al procés se ha cargado la izquierda para bastante tiempo, el tiempo que tarde en dejar de decir tonterías