Cuando salvar vidas es un crimen

4
13 votos
05-12-2017
Publicidad
La conocida activista Helena Maleno, directora de Caminando Fronteras declara hoy como imputada en un tribunal marroquí, acusada de colaborar con las redes de tráfico de migrantes. Su crimen: avisar a Salvamento Marítimo cuando peligra la vida de los seres humanos a bordo de las frágiles pateras que cruzan el Estrecho.
 Cuando salvar vidas es un crimen
La conocida activista Helena Maleno, directora de Caminando Fronteras declara hoy como imputada en un tribunal marroquí, acusada de colaborar con las redes de tráfico de migrantes. Su crimen: avisar a Salvamento Marítimo cuando peligra la vida de los seres humanos a bordo de las frágiles pateras que cruzan el Estrecho.

Hace pocos días, la noche del 29 de noviembre, Helena Maleno recibió varias llamadas desesperadas desde alta mar. Tres precarias pateras cargadas de 51 seres humanos se debatían entre la vida y la muerte en algún lugar del Estrecho, y sus ocupantes tenían el número de Caminando Fronteras. E hizo lo que siempre ha hecho: avisar a las autoridades españolas. Horas después, Salvamento Marítimo rescató a una de las pateras, con nueve personas a bordo (entre ellas una mujer y un bebé). Luego otras dieciocho fueron salvadas cuando se encontraban aferradas a una embarcación semihundida.

Eso es lo que hace Caminando Fronteras -la ONG al frente de la cual está la almeriense Helena Maleno- desde hace años. ¿Cuantas vidas habrán salvado? ¿cientos? ¿miles? ¿decenas de miles?. Por esta labor y por su infatigable trabajo de denuncia social de las vejaciones que sufren los migrantes en las fronteras -con devoluciones en caliente por parte de la policía española, o por las torturas y maltrato que perpetra la gendarmería marroquí contra los subsaharianos- Maleno fue galardonada en 2015 con el Premio de Derechos Humanos 'Nacho de la Mata' del Consejo General de la Abogacía Española.

Pero su trabajo incomoda cada vez más a los aparatos del Estado de uno y otro lado del Estrecho, y hace tiempo que intentan criminalizar su labor. En 2015, la policía judicial marroquí pidió la colaboración del Ministerio de Interior español de Jorge Fernández Díaz para que le ayudaran a investigar y encausar a Maleno, que reside en Marruecos. Como ellos mismos reconocían en su informe, el pinchazo del teléfono de la activista española “no había tenido ningún resultado”. 

Ahora la policía judicial marroquí -los mismos aparatos represivos del régimen alauíta que mantienen encarcelados y maltratados a cientos de activistas del Riff, o a incontables luchadores saharauis- asegura que gracias a los informes de la policía española, "tienen pruebas que demuestran" de la imputación de Helena Maleno en la formación de una "mafia criminal de tráfico de personas”. 

Maleno -considerada la principal defensora de derechos de los migrantes en la frontera sur española- ha sido llamada a declarar por el Tribunal de Apelación de Tánger “con el objeto de interrogarla acerca de los hechos atribuidos a ella” y “tomar las medidas legales pertinentes”. Está acusada de un delito internacional de tráfico de personas y por impulsar la inmigración clandestina en una causa que podría llevarla a la cárcel, y en el que su defensa ni siquiera ha tenido acceso a todo el dossier que el Estado marroquí tiene contra ella. 

Según diversas ONGs -Women’s Link, la Coordinadora de ONGD Española o la Coordinadora de Barrios- el proceso judicial pretende cuanto mínimo intimidarla y criminalizar su incalculable labor. Varias de estas organizaciones han enviado una comunicación escrita al relator de Naciones Unidas por los Defensores de Derechos Humanos para alertar de la citación judicial recibida por la activista, que además ha recibido numerosas amenazas en los últimos años por su trabajo de denuncia. En 2014 Maleno, otras activistas y un grupo de subsaharianos fueron agredidos en Tánger por un grupo de xenófobos marroquíes -armados con machetes- ante la pasividad de la policía (incluso del comisario) que se encontraba delante.

"Esta actuación policial tiene una clara intención intimidatoria que persigue provocar un efecto disuasorio en doña Helena para que abandone su práctica activista de denuncia de vulneraciones de derechos humanos en territorio de frontera", advierte el documento recibido por la ONU.

Todo un conjunto de colectivos políticos y sociales se han movilizado en las redes (#DefendiendoAMaleno) y en las calles en defensa de la activista, entre ellos Unidos Podemos, Fundación del Consejo General de la Abogacía Española, Red Migrantes con Derechos, Front Line Defenders, Women’s Link Worldwide, Coordinadora de Barrios y Parroquia San Carlos Borromeo, Cordinadora de Organizaciones de Desarrollo de España y Recortes Cero.

--------------------------------------

#DefendiendoAMaleno

En las redes sociales se ha iniciado la campaña #DefendiendoAMaleno, para mostrar apoyo a Helena Maleno. Desde Caminando Fronteras han iniciado una campaña de recogida de firmas en su apoyo, con el respaldo de 74 organizaciones de todo el mundo. De Verdad digital reproducimos el texto del manifiesto.

Manifiesto: #DefendiendoAMaleno

El pasado miércoles la defensora de derechos humanos Helena Maleno Garzón recibió una visita de la Policía, que la citaba ante la justicia marroquí este martes 5 de diciembre. Sin tener acceso a toda la información judicial para conocer en detalle las acusaciones que se vierten sobre ella, la documentación legal proporcionada concluye que la Defensora de Derechos Humanos es acusada por España de crimen internacional de tráfico de seres humanos e inmigración clandestina. El Estado español ha realizado investigaciones sobre su labor, por lo que podría haber pedido colaboración a Marruecos al ser Helena residente en este país. La base para la acusación de la Defensora son las llamadas de petición de auxilio que habría realizado a Salvamento Marítimo acerca de embarcaciones de personas migrantes que se encuentran a la deriva y/o desaparecidas. Un proceso judicial claramente destinado a criminalizar el trabajo que desarrolla Helena Maleno desde hace años como defensora de derechos humanos. Cabe remarcar que Helena Maleno es una periodista y defensora de derechos humanos española especialista en Migraciones y Trata de seres humanos. Desarrolla desde 2001 en Frontera Sur una labor de apoyo permanente en derecho a la salud, educación, identidad y a la vida de las personas migrantes.

En su larga actividad se ha dedicado a :

– Investigar la situación de los Derechos Humanos de las personas migrantes en la frontera Sur: vulneraciones por parte de las autoridades, ayuda en caso de agresiones y violencia, denegación de acceso al asilo, protección de menores y víctimas de trata, ayuda humanitaria, etc.

– Documentar casos de violencia contra las personas migrantes en las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, visibilizando prácticas ilegales como las ‘devoluciones en caliente’ y denunciando políticas como la ‘externalización de fronteras’.

– Protección del derecho a la Vida: alertando a los servicios de Salvamento y rescate de los países correspondientes toda vez que personas migrantes han realizado llamadas de auxilio desde el mar.

– Identificar los cuerpos de quienes naufragan, informar a las familias en los países de origen y conseguir un enterramiento digno según sus tradiciones y voluntades. Poner nombre a esos números que pierden la vida en cada día en el Mediterráneo.

– Acompañar a las familias de las personas migrantes en su duelo y en su lucha para exigir verdad, justicia, reparación y no repetición.

– Abrir investigaciones y ejercer presión sobre las autoridades competentes cuando se producen situaciones de uso excesivo de la fuerza contra las personas migrantes y por consiguiente la vulneración de sus derechos fundamentales, tales como el propio derecho a la vida.

– Detectar y proteger a las víctimas de trata, especialmente mujeres y menores, apoyando en procesos jurídicos y promoviendo su salida de las redes de explotación.

– Asesorar y acompañar a potenciales personas refugiadas en su acceso al derecho al asilo.

– Impulsar el empoderamiento de las personas migrantes, sensibilizando acerca de sus derechos y libertades fundamentales en países de origen, tránsito y destino.

– Informar diariamente con sus más de 80.000 seguidores en redes sociales de toda su actividad con el objetivo de apoyar los procesos de las comunidades migrantes y de incidir en las políticas migratorias en las que prima la ‘seguridad del territorio’ sobre los Derechos Humanos.

Por toda esta labor, Helena Maleno ha logrado ser reconocida entre las comunidades migrantes no solo como una figura de referencia, sino también como una amiga y compañera a la que acudir para pedir ayuda. Ha desarrollado su labor para instituciones y organizaciones nacionales e internacionales como el Defensor del Pueblo de España, el Consejo General del Poder Judicial, Women’s Link o el Servicio Jesuita Migrante. Un trabajo de defensa de los Derechos Humanos premiado por el Consejo General de la Abogacía Española (2015) o la Unión Progresista de Fiscales (2014), pero que también ha sido acompañado de presiones, intimidación y amenazas no solo por instituciones que ven sus malas prácticas salir a la luz pública, sino también por las redes criminales de trata y tráfico de personas.

Una vez más, hacemos un llamamiento internacional para DefenderAQuienDefiende. En particular, le recordamos respetuosamente a la autoridades de Marruecos y España sus obligaciones de proteger a los y las defensoras de derechos humanos de los migrantes tal como se recogen en los “Principios y orientaciones prácticas sobre la protección de los derechos humanos de los migrantes en situaciones de vulnerabilidad” del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que en el principio 18 establece la obligación de “Respetar y apoyar las actividades de los defensores de los derechos humanos y demás personas dedicadas al rescate y la asistencia de los migrantes”. Reivindicamos hoy como nuestro el compromiso con todos los defensores y defensoras de los derechos humanos, cuya actividad está siendo crecientemente amenazada por la criminalización de la solidaridad bajo la excusa de la ‘defensa del territorio’.

Hoy no sólo nos enfrentamos a una amenaza contra la vida de Helena y su libertad . Se encuentra en juego el Estado social, el Estado de derecho, la propia democracia y con ello la libertad y los derechos más fundamentales de los pueblos, especialmente de aquellos que ejercen su derecho a defender derechos. Por eso hoy nuestra responsabilidad se encuentra apoyando a Helena.

Por ello hoy nuestro compromiso humano nos tiene innegablemente #DefendiendoAMaleno

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

Juan tala.. (invitado) 05-12-2017 14:35

ESTÁ más que claro por que la juzgan!!