Kirguizistán cierra la base norteamericana

Rusia mueve ficha

La situación actual supone un cambio favorable a los intereses rusos en la lucha estratégica por el control de Asia Central.

0
0 votos
06-02-2009
Publicidad
Tras su visita a Moscú, donde se reunió con el presidente ruso, Medevedev, el presidente de Kirguizistán, Pakiyev, ha anunciado el cierre de la base aérea de Manas. Horas antes el representante de la OTAN en Asia Central habí­a afirmado: "El aeropuerto de Manas es fundamental para la alianza internacional antiterrorista. Si el gobierno de Kirguizistán decide prohibir el empleo de dicho aeropuerto por parte de la OTAN, será muy lamentable".
 El presidente ruso vigila la firma del acuerdo por el que Rusia se compromete a cuantiosas ayudas financieras. El presidente de Kirguistán anunció después el cierre de la base aérea de Manás, la última que le queda a EEUU en la región de Asia Central, limí­trofe con Afganistán.
El presidente ruso vigila la firma del acuerdo por el que Rusia se compromete a cuantiosas ayudas financieras. El presidente de Kirguistán anunció después el cierre de la base aérea de Manás, la última que le queda a EEUU en la región de Asia Central, limí­trofe con Afganistán.
Tras su visita a Moscú, donde se reunió con el presidente ruso, Medevedev, el presidente de Kirguizistán, Pakiyev, ha anunciado el cierre de la base aérea de Manas. Horas antes el representante de la OTAN en Asia Central habí­a afirmado: "El aeropuerto de Manas es fundamental para la alianza internacional antiterrorista. Si el gobierno de Kirguizistán decide prohibir el empleo de dicho aeropuerto por parte de la OTAN, será muy lamentable".
 
Según Pakiyev, la decisión se debe a “factores relacionados con la compensación económica y a la influencia social”. El alquiler pagado por EEUU no satisface al gobierno, también desde la instalación de la base ha habido enfrentamientos con la población y a esto se añade el apoyo norteamericano a la oposición política del país. Los opositores al gobierno, tras una visita reciente a EEUU, formaron una alianza y anunciaron movilizaciones para la primavera.

Pero las claves de la decisión son otras. Rusia ya había anunciado su intención de persuadir a Kirguizistán para cerrar la base con el plan de ayuda económica e inversión. El pasado día 3 Rusia y Kirguizistán firmaron en Moscú varios acuerdos sobre préstamos y ayudas a fondo perdido por parte de Rusia así como la cooperación para la construcción de una central eléctrica. El propio Medevedev afirmó que la ayuda de Rusia a Kirguizistán plasma el “carácter de aliados”.

Desde que las fuerzas militares de la OTAN entraron en las regiones de “intereses especiales” de Rusia con el pretexto de “la lucha antiterrorista” en Afganistán, la colisión entre EEUU y Rusia es constante.

En 2003, el gobierno ruso instaló otra base en Kirguizistán, un aeropuerto en Cant, con el objetivo de contrarrestar el continuo avance norteamericano en su área de influencia. Con la decisión del cierre del aeropuerto de Manas, se tapona una vía de abastecimiento a las fuerzas de la OTAN y norteamericanas acantonadas en Afganistán y el papel de la base militar de Rusia crece en importancia. Medevedev ha afirmado su apoyo a la Administración Obama en la búsqueda de nuevas rutas de abastecimiento para sus tropas en Afganistán.

La situación actual supone un cambio favorable a los intereses rusos en la lucha estratégica por el control de la región de Asia Central.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad