Llegó la izquierda y se convocaron elecciones

5
20 votos
02-11-2017
Publicidad
El fenómeno sin duda más relevante en Cataluña y, probablemente, en toda España, es la irrupción de una izquierda alternativa que se opone a la independencia y ofrece una alternativa totalmente diferente a la situación.
 Llegó la izquierda y se convocaron elecciones
El fenómeno sin duda más relevante en Cataluña y, probablemente, en toda España, es la irrupción de una izquierda alternativa que se opone a la independencia y ofrece una alternativa totalmente diferente a la situación.

El pasado 27 de octubre, me encontraba cubriendo la sesión del Parlament frente a una de las salidas del Parc de la Ciutadella, bloqueadas por los mossos, cuando tuve la oportunidad de compartir algunas reflexiones con uno de los corresponsales en España del Corriere della Sera. Según él, el fenómeno más relevante que se había producido en los últimos meses en Cataluña era la irrupción de una izquierda alternativa opuesta a la independencia que ofrecía una alternativa radicalmente diferente en todo el panorama político; la que representaban los manifiestos impulsados por Recortes Cero. 

Curiosamente, esa reflexión la compartíamos a escasos metros de una especie de jaula en la que permanecieron encerrados durante 7 horas, 40 miembros de Recortes Cero que se habían concentrado (como lo hicieron el 26 y el 8 de octubre, y el 6 de septiembre) frente al Parlament. Los mossos habían tenido que protegerlos con vallas (en definitiva, “enjaularlos”) de las agresiones de algunos de los quinientos independentistas que se habían concentrado en el mismo sitio para celebrar la DUI. Pude presenciar como les empujaron, les taparon las pancartas, les intentaron arrebatar el micrófono, romper el altavoz, les gritaron, les insultaron… no se movieron ni un centímetro. Me pareció un buen ejemplo para comprender cómo en condiciones tan extraordinariamente difíciles, Recortes Cero había conseguido ofrecer una alternativa independiente a través de la que miles de profesionales y activistas de izquierdas han podido expresarse en Cataluña, llegando hasta el último rincón de España gracias a los medios de comunicación.  

Sin duda, uno de los acontecimientos más relevantes de los últimos meses ha sido la irrupción en escena de esta izquierda opuesta a la independencia, que ha denunciado sin matices la estafa del proyecto del Govern, y que ha dado alternativas y respuesta a cada desafío planteado por la camarilla de Puigdemont. 

Recortes Cero, responsable de este impulso, por otra parte mayoritario en la sociedad catalana, iniciaron la campaña “1-O Estafa Antidemocrática” por el mes de julio, tras meses de actividad en las calles organizando concentraciones con el lema “Por la Unidad del Pueblo Trabajador. No a la Independencia”."Encerrados durante 7 horas en una jaula frente al Parlament"

Hasta en cinco ocasiones, ocupando 12 páginas de tres periódicos diferentes (dos en El País, una en El Mundo y dos en El Periódico), Recortes Cero ha publicado tres manifiestos; el primero denunciando la estafa de la convocatoria del 1-O, y los otros dos denunciando la Declaración Unilateral de Independencia y proponiendo una alternativa: 

“La retirada de todos los actos, leyes y declaraciones que puedan conducir a una DUI que la mayoría rechaza” porque “solo así podrá conseguirse una solución basada en un amplio consenso, en el diálogo y el entendimiento”; “la celebración de elecciones en Cataluña” en un tiempo prudencial y en la forma adecuada, “con plenas garantías democráticas y donde participen de común acuerdo todas las opciones y sensibilidades políticas”; y tras ellas, “una legislatura de reflexión sosegada, de debate e intercambio, en la que todas las alternativas se expongan y se conozcan en igualdad de condiciones”.

Los manifiestos han estado respaldados por más de 5 mil personalidades, profesionales y activistas de izquierdas de Cataluña, y una parte del resto de España. 

La denuncia de Recortes Cero se ha convertido en una referencia. Recomiendo encarecidamente escuchar la entrevista que Gemma Nierga, en su nuevo espacio en Catalunya Radio, le hizo a Juanjo Millás, firmante del manifiesto. En ella, Millás hace hincapié en denunciar cuatro “falsedades”, con un rotundo “No es cierto...” (tal y como se puede leer en el último manifiesto publicado): “que Puigdemont represente a un pueblo catalán monolítico, como si no existiera en la sociedad catalana una pluralidad de opciones que excluye cualquier imposición unilateral”; que Puigdemont defienda la democracia clausurando “durante semanas el Parlament”; y que la DUI beneficie al pueblo trabajador, “las clases populares necesitan unidad para avanzar en cualquier proyecto de progreso, y serán las primeras en sufrir las consecuencias de una ruptura”. 

Los números y la responsabilidad, son los dos aspectos principales de este discurso tan diferente en la izquierda catalana pero, insisto, creo que mayoritario en la sociedad. Los números porque “no es cierto que el 1-O legitime a Puigdemont y su Govern para ejecutar una DUI”. Y para argumentarlo han presentado los “dudosos resultados oficiales” del 1-O, según los cuales “el 60% de los ciudadanos llamados a las urnas no participaron”, señalando que este porcentaje se eleva hasta el 80% “en poblaciones como L’Hospitalet de Llobregat, Santa Coloma de Gramenet, Tarragona...”." Cuan diferente es la alternativa de una y otra izquierda "

Y la responsabilidad. Los manifiestos rechazan “la represión injustificada sufrida por algunos ciudadanos y ciudadanas el 1-O”, y subrayaban la inquietud entorno a “las consecuencias de medidas que limitarán, aunque sea parcial y temporalmente, un autogobierno que nadie discute”. De forma nítida denunciaban “la actuación del Gobierno de Rajoy, que sólo ha logrado enconar los ánimos”. Sin embargo, han insistido constantemente en que “esto no puede justificar la situación a la que Puigdemont y el Govern nos han conducido, ni ocultar las falsedades que difunden”. 

Todo su discurso se concentra, finalmente, en las últimas líneas del último manifiesto, en el que se llama a evidenciar “los múltiples lazos e intereses comunes entre Cataluña y el resto de España”, y a “retomar tareas prioritarias: la lucha contra los recortes, las desigualdades, la violencia machista, y la corrupción”. 

Ahora que Rajoy, aún en un escenario de aplicación del 155 que se podía y se debía haber evitado, ha convocado elecciones. Si toman la decisión adecuada, Recortes Cero se presentará a las elecciones catalanas. Espero tener la oportunidad de contrastar desde otra perspectiva, cuan diferente es la alternativa de una u otra izquierda. 

 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad