Frenar la declaración unilateral de independencia y convocar elecciones autonómicas

5
44 votos
19-10-2017
Publicidad
Cuando parecía que el futuro era de los Puigdemont y Junqueras, los Turull, Romeva y compañía, éstos se encuentran con una creciente respuesta sistemática y persistente desde todos los ámbitos de la sociedad catalana.
 Frenar la declaración unilateral de independencia y convocar elecciones autonómicas
Cuando parecía que el futuro era de los Puigdemont y Junqueras, los Turull, Romeva y compañía, éstos se encuentran con una creciente respuesta sistemática y persistente desde todos los ámbitos de la sociedad catalana.

El pueblo de Cataluña está haciendo retroceder a Puigdemont y su gobierno. Cuando parecía que el futuro era de los Puigdemont y Junqueras, los Turul, Romeva y compañía, éstos se encuentran con una creciente respuesta sistemática y persistente desde todos los ámbitos de la sociedad catalana.

El 1-O obtuvieron un rotundo fracaso, incluso partiendo de los propios datos ofrecidos por el Govern. Más del 60% de los catalanes no participaron en la estafa antidemocrática que organizaron. 3,02 millones de ciudadanos decidieron no participar, y de los que participaron más de 177.500 votaron No y casi 45.000 en blanco, lo que supone otro 4,2%. Frente a los votos favorables a la independencia (2,04 millones) que no representan más que un 38% del censo electoral.

También en la calle se ha extendido el rechazo a su intento de convertir el fracaso del 1-O en coartada para hacer una declaración unilateral de independencia que Puigdemont no se atrevió a proclamar solemnemente el 10 de octubre. Desde las concentraciones convocadas por Recortes Cero ante el Parlament el 6 de septiembre y el 12 de octubre, a la gran manifestación que recorrió Barcelona el domingo 8 que congregó a casi un millón de ciudadanos, según los organizadores, pero que supuso la vuelta a las calles de la clase obrera y el pueblo trabajador, la base social de la manifestación, bajo las consignas de ¡Visca Catalunya! ¡Visca Espanya! ¡Viva la libertad!, para defender la unidad frente a la fragmentación.

La denuncia del 1-O y el rechazo a una declaración de independencia unilateral (DUI) se ha extendido por las redes, Twitter, Facebook..., por los medios de comunicación escritos, televisiones; radios y manifiestos, como el manifiesto de los 200 de los “comunes”, el manifiesto de los sindicalistas o los cuatro impulsados por Recortes Cero, con más de cuatro mil firmas publicados en El País, el Periódico de Cataluña o El Mundo.

Y los cientos de intelectuales, personalidades y profesionales, de intachable trayectoria democrática y de izquierdas que se han pronunciado y se pronuncian públicamente, desde Joan Manuel Serrat a Juan Marsé al ex fiscal Carlos Jiménez Villarejo, la directora de cine, la presidenta del Partido Feminista Isabel Coixet, Lidia Falcón, o el periodista Xavier Sardá, que están contribuyendo a evidenciar el carácter antidemocrático y las pretensiones de imponer a la mayoría de la sociedad catalana la independencia unilateral.

Puigdemont ha fracasado en su intento de encontrar apoyo entre las grandes potencias, desde Estados Unidos a la Unión Europea a la hora de que respalden su ruptura de la legalidad y a su declaración unilateral de independencia.

La respuesta del Estado también contribuye a su aislamiento, con el Rey llamando a restablecer el orden constitucional y la oligarquía trasladando las sedes de bancos y grandes monopolios fuera de Cataluña.

Mientras que Rajoy ha logrado consensuar una respuesta “medida” con el Partido Socialista de Pedro Sánchez y Ciudadanos para, incluso en el caso de aplicar el artículo 155, convocar elecciones autonómicas en el plazo más breve posible.

Todo lo contrario del cambio de posición de los principales dirigentes de Podemos, Pablo Iglesias, y los ”comunes” en Cataluña, Ada Colau. Pablo Iglesias, que en julio afirmaba: “si yo fuera catalán, no participaría en el referéndum del 1 de octubre”, pasó a alabar “la sensatez de Puigdemont” y criticar “la intransigencia de Rajoy”. Y Ada Colau ha respaldado “la medicación internacional”, colocando todo el foco contra el inmovilismo y la negativa al diálogo del gobierno del PP.

Rechazar la actuación policial represiva del 1-O, criticar la actuación de los jueces  y la política del gobierno de Rajoy que compartimos no puede ser justificación de no señalar al auténtico responsable de esta situación, Puigdemont y su Govern.

Son ellos quienes nos ha conducido a esta situación. Y ellos son los principales responsables de querer imponer una declaración unilateral de independencia a la mayoría de la sociedad catalana que la rechaza.

En los documentos incautados por la guardia civil en los despachos de altos cuadros de la Generaltitat se define con claridad cuál es la auténtica hoja de ruta de Puigdemont: “generar conflicto para forzar una desconexión” y obtener réditos políticos que permitan avanzar hacia la independencia, forzando la voluntad de la sociedad catalana. Su “oferta de diálogo” no es sinceramente democrática, es parte de esa estrategia. Ofrecen conscientemente lo que saben que no les van a aceptar.

En el documento incautado a Josep María Jové, secretario general de vicepresidencia, Economía y Hacienda queda bien claro: “diseñar acciones que conduzcan a  un conflicto democrático de amplio apoyo ciudadano, orientado a generar inestabilidad política y económica que fuerce al Estado a aceptar la negociación de la separación o un referéndum forzado”.

Estamos ante una situación de extrema gravedad y el aventurerismo de esta élite independentista encabezada por Puigdemont nos aboca a un desarrollo de consecuencias imprevisibles.

Hay que exigir una salida democrática que pase, como proponía el manifiesto “La DUI una imposición antidemocrática”, promovido por Recortes Cero y firmado por cientos de personalidades, profesionales y activistas de:

-Frenar cualquier declaración unilateral de independencia.

-Convocar elecciones autonómicas al Parlament de Cataluña, donde el conjunto de los catalanes puedan votar y decidir un nuevo Parlament.

-Y abrir un periodo, toda una legislatura, de reflexión y sosiego.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

MAO-nesa (invitado) 19-10-2017 12:41

Son lo más reaccionario y burgués corrupto de la sociedad catalana. Además de unos vendepatrias que con tal de mantener o aumentar su poder se venden al imperio de turno. #Basura

el click de manara (invitado) 19-10-2017 12:41

Que no Mao-nesa(ahora entiendo que lo pusieras sin "h"),que te equivocas de etapa,que no se venden al imperio de turno..."Puigdemont ha fracasado en su intento de encontrar apoyo entre las grandes potencias, desde Estados Unidos a la Unión Europea a la hora de que respalden su ruptura de la legalidad y a su declaración unilateral de independencia." (habrá que modificar el artículo de "la OTAN y la independencia de Cataluña) y son "burguesía burocrática",que viven del 3% ...https://www.youtube.com/watch?v=IUrAycM-LLg

el click de manara (invitado) 19-10-2017 12:41

Acaban de decir en tv,que Macron respalda totalmente a Rajoy

Lenin (invitado) 19-10-2017 12:41

Menudos revolucionarios de pacotilla estáis hechos los "De verdad". Llega a Catalunya una auténtica revolución que por una vez en 40 años puede abrir el candado del 78 y os ponéis a favor de los contrarevolucionarios, del capital español, del PP y de la U.E. ¡¡Vergüenza os debería dar haceros llamar "comunistas"!!

Monkey D Dragon (invitado) 19-10-2017 12:41

Revolucionario que Catalunya se independice? No es la misma burguesía burocrática quien está impulsando la independecia? Lo que acabas de decir no parte de la lucha de clases, ni siquiera del materialismo dialéctico. Piensa en la Europa de los pueblos que quiso impulsar la burguesía monopolista alemana durante el régimen nazi, por lo tanto la fragmentación de España solo sirve a los intereses más oscuros y draconianos de las potencias imperialistas. Divide y vencerás! Fortalecer la unidad del pueblo trabajador de todas las regiones y nacionalidades de España si que es revolucionario, porque un obrero catalán tiene los mismos intereses que un obrero, ya sea de Galicia, de Navarra o de Murcia!!

llepol 19-10-2017 12:41

Mao-nesa tiene razón, no importa si ahora los imperialismos le han dado la espalda a Puigdemont, dentro del nacionalismo siempre ha habido dos lineas, una que ha comprendido que la independencia de su nacionalidad no se puede alcanzar sin que antes todos los españoles recuperemos nuestra soberanía y otra linea vendepatrias que siempre ha intentado negociar con los imperialismos de turno para que los defiendan. Acordaros del lendakari Aguirre esperando una semana a ser recibido por Hitler, la traición de Santoña, o los Pi Suñer negociando con Musolini la rendición de Cataluña a cambio del reconocimiento de su independencia, y que decir de Pau Claris que declaró la independencia sin esperar a que se reunieran las cortes para luego decir que era inviable y que había que anexionarse a Francia (Luis XIII llego a ser nombrado Conde de Barcelona).