La situación humanitaria en la franja sigue siendo grave.

La franja sigue malherida

Tras dos semanas de relativa calma las cifras de la destrucción siguen gritando una espantosa situación

0
0 votos
04-02-2009
Publicidad
Ahora que tras la espantosa carnicerí­a perpetrada contra Gaza, los bombardeos y los combates han dado paso a las ruinas y la desolación, la atención de los medios de comunicación va dando paso a la desidia informativa. Pero las organizaciones humanitarias siguen alertando de la extremadamente grave situación que vive la franja.
 Unos niños palestinos juegan entre los escombros de la que fuera su vivienda en el este del campo de refugiados de Yabalí­a. EFE.
Unos niños palestinos juegan entre los escombros de la que fuera su vivienda en el este del campo de refugiados de Yabalí­a. EFE.
Ahora que tras la espantosa carnicerí­a perpetrada contra Gaza, los bombardeos y los combates han dado paso a las ruinas y la desolación, la atención de los medios de comunicación va dando paso a la desidia informativa. Pero las organizaciones humanitarias siguen alertando de la extremadamente grave situación que vive la franja.
A pesar de que las autoridades israelíes aseguran estar colaborando plenamente para que la ayuda llegue a la población palestina, las organizaciones humanitarias coinciden en negarlo. Tanto la ONU como la ONG Oxfam Internacional insistieron hoy en la necesidad de que haya libre y total acceso a la Franja de Gaza en aras de poder distribuir la ayuda humanitaria, por lo que solicitaron a Israel que abra todos los pasos fronterizos.

"Necesitamos libre acceso a la Franja, para la comida, la ayuda de asistencia, el personal y el dinero en efectivo. Necesitamos la total, predecible y sistemática apertura de los cruces", aseguró en rueda de prensa el vicesecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes.
 
El funcionario de la ONU presentó hoy ante los países donantes el plan humanitario de emergencia de 613 millones de dólares con el que se pretende afrontar las necesidades "más urgentes e inmediatas" de la población de la Franja de Gaza. De los 613 millones, 154 se invertirán en comida; 119 en refugios; 92 en dinero en efectivo para comenzar la reconstrucción; 46 para salud y otros 46 para la educación; 38 para apoyo psicológico postraumático; 30 para la coordinación y otros 30 para la agricultura; 27 para necesidades urgentes; 25 para agua y saneamiento y 5 para protección. En estos momentos la ONU dispone apenas de 80 millones de dólares, un exiguo 13% del presupuesto básico.
 
En el mismo sentido la ONG Oxfam Internacional pidió hoy a Israel que abra todos los pasos fronterizos con la franja de Gaza y que no obstaculice la entrada de ayuda humanitaria. "Al mismo tiempo que la ONU solicita dinero, Oxfam Internacional insiste en que el acceso de las mercancías a la franja es tan importante como recaudar fondos. Sin más retrasos, Israel debe permitir que todos los cruces funcionen a su máxima capacidad" asegura un comunicado de la entidad. Ambas entidades insisten en que es fundamental que haya un flujo regular, predecible, ininterrumpido y suficiente de mercancías y de trabajadores humanitarios para que el esfuerzo de emergencia tenga éxito, para lo cual “es imprescindible que los cruces estén abiertos 24 horas, siete días a la semana".
 
Tras dos semanas de relativa calma –interrumpida por ataques israelíes, principalmente a las poblaciones del sur de la franja, como represalia a los lanzamientos de proyectiles por los milicianos de Hamás- las cifras de la destrucción siguen gritando una espantosa situación. Las tres semanas de bombardeos israelíes sobre Gaza han dejado 1.300 muertos, 5.300 heridos, 21.000 casas totalmente destruidas, y la mayoría de los servicios básicos destrozados. Por ello, la ONU entrega asistencia alimentaria a unas 365.000 personas, unas 100.000 más que antes del inicio de la ofensiva israelí del pasado 27 de diciembre.
 
Si la situación para los palestinos que han sobrevivido a los ataques es trágica, el panorama en los hospitales de la franja sigue siendo de emergencia. Muchos de los miles de heridos que dejaron los bombardeos aún padecen heridas de gravedad y necesitan atención especializada y urgente. El ministro palestino de Salud, Fathi Abu Moghli, solicitó hoy la presencia urgente de cirujanos y diversos especialistas para tratar y operar a las víctimas de la ofensiva israelí sobre Gaza. "Necesitamos neurocirujanos, cirujanos vasculares, plásticos, para que traten a los miles de heridos afectados por la guerra", explicó el ministro.
 
Abu Moghli explicó que el sistema de salud en Gaza está “relativamente en pie”, dada la devastación generalizada en la zona, aunque un hospital y 36 clínicas quedaron completamente destruidas. Pero insistió que más allá del dinero para reconstruir los centros, y la compra de medicamentos, lo más importante es la ayuda profesional.
 
En relación al uso de armas de fósforo blanco que presuntamente Israel usó en la ofensiva y cuyo uso está prohibido, Abu Moghli afirmó que está más que comprobado que fueron utilizadas por los israelíes. Los médicos también han detectado indicios sólidos de la utilización de uranio en los bombardeos contra las poblaciones de Gaza. El ministro recordó que hay varias investigaciones abiertas, entre ellas dos de Naciones Unidas, que así lo probarán.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad