SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

¿Volverá Ucrania a la órbita de Rusia?

5
1 votos
18-07-2017
Publicidad
17-7-2017
 ¿Volverá Ucrania a la órbita de Rusia?
17-7-2017

Cuando el presidente ucraniano Viktor Yanukovych huyó del palacio presidencial en Kiev durante la revolución del Maidan en febrero de 2014 y un gobierno pro-occidental tomó el poder, muchos creyeron que era una ruptura histórica y representaron la disolución del vínculo histórico de Ucrania con su gran vecino oriental. Pensaban que Ucrania nunca volvería a depender ya de las mercedes de Rusia.

Sin embargo, hay otra interpretación bastante plausible de los acontecimientos de hace tres años. No es la primera vez que Ucrania "cambia de lado" entre Rusia y Occidente. De hecho, la historia de Ucrania desde la independencia se puede interpretar como un péndulo oscilante, con Kiev conmutando lealtades repetidamente entre los dos grandes bloques.

Mientras que los dos primeros presidentes de Ucrania, Leonid Kravchuk y Leonid Kuchma, estaban orientados hacia Rusia, la Revolución Naranja de 2004 trajo al presidente Viktor Yushchenko que siguió un curso claramente pro-occidental.

En 2010, Yanukovych fue elegido y trajo el país de nuevo a la esfera de Rusia hasta la revolución de 2014 que inauguró la presidencia de Petro Poroshenko, que ahora oficialmente persigue la integración de la UE y la OTAN. ¿Podemos esperar, pues, que dentro de unos años, un nuevo movimiento del péndulo vuelva a cambiar fundamentalmente el rumbo de Ucrania?

Hay una serie de factores que apoyan tal hipótesis. Primero considere lo que le ha pasado al promedio ucraniano desde que el país se volvió hacia Occidente. Según el Banco Mundial, el PIB per cápita ha caído un 50 por ciento desde 2013, a poco más de 2.000 dólares. Los precios están aumentando y dos tercios de los ucranianos ahora describen la situación económica como "muy mala". Y puesto que la economía de Ucrania se ha orientado tradicionalmente al este, el corte de muchos lazos económicos a Rusia tendrá ramificaciones pesadas por mucho tiempo en el futuro.

En segundo lugar, la crisis moral e ideológica en Occidente significa que la UE está mirando hacia adentro y no está trabajando activamente hacia la adhesión ucraniana en un futuro previsible, mientras que la presidencia de Donald Trump parece señalar la retirada estadounidense del mundo y un enfoque transaccional hacia Rusia.

Tercero, la sociedad ucraniana sigue profundamente polarizada, con sólo un poco más de un tercio diciendo que la integración de Ucrania en la UE es el único camino correcto. Además, algunos grupos radicales de extrema derecha están fuertemente armados para combatir a los separatistas en los Donbas. En el futuro, estos grupos podrían fácilmente volverse contra el Estado ucraniano si se sienten marginados. Todo esto podría conducir a una mayor desestabilización en el futuro.

Por lo tanto, es evidente que hay suficiente descontento para esperar votos de protesta contra el actual gobierno y las élites. Un candidato pro-ruso podría aprovechar teóricamente esas actitudes en la sociedad ucraniana y mover el péndulo hacia Rusia.

Por otro lado, sin embargo, hay algunos factores que hablan de la hipótesis de que el péndulo oscilante de la orientación de Ucrania se ha detenido y que la dirección occidental es permanente.

En primer lugar, en matemáticas electorales simples, la pérdida de Crimea y Donbas significa que millones de votantes que tradicionalmente apoyaban a candidatos y partidos pro-rusos ya no participarán en la política nacional ucraniana, fortaleciendo el poder político de las regiones pro-occidentales.

La sociedad civil extremadamente activa de Ucrania también está trabajando para apoyar la dirección actual del país e impulsar reformas económicas y burocráticas de estilo europeo. Además, la participación militar rusa en Crimea y Donbas parece haber resuelto el dilema subyacente de la condición de Estado ucraniano, es decir, la falta de una identidad nacional coherente. Parece que la percepción de un enemigo externo ha llevado a ella a una sociedad ucraniana tradicionalmente dividida.

En este contexto, es notable la resistencia de muchas ciudades del este de Ucrania con grandes poblaciones de habla rusa como Charkov, Mariupol o incluso Odessa contra los intentos de subversión y los movimientos separatistas. Mientras que muchos han temido durante mucho tiempo una ampliación de los enclaves separatistas pro-ruso en el este de Ucrania a estas ciudades, su lealtad a Kiev en realidad no ha vacilado.

Entonces, ¿qué significa todo esto para el futuro de Ucrania? Parece claro que las condiciones previas en el país han sido cambiadas de manera sostenible, de modo que parece improbable un simple retorno "tradicional" hacia una firme dirección pro rusa. Al mismo tiempo, Ucrania probablemente no podrá seguir el ejemplo de Polonia o la República Checa, marchando directamente hacia la UE y finalmente ingresando en ella.

En el futuro previsible, Ucrania parece atrapada. Al oeste está la UE en crisis, con poco apetito para integrar y subsidiar otra economía débil. Al este, una Rusia hostil intentará descarrilar el actual camino pro-europeo de Ucrania. Parece posible que en el futuro, después de un período más prolongado de estancamiento y pobreza, pudiera surgir una fatiga con Occidente y la economía liberal.

Por lo tanto, incluso si Ucrania parece haber dejado atrás sus oscilaciones pendulares tradicionales para siempre, lo que reemplace a este viejo "continuo de cambio" está por verse.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad