Los que no salen de la crisis

5
10 votos
03-07-2017
Publicidad
Se debate sobre la corrupción, y el gobierno esgrime impúdicamente sus “logros económicos”, mientras cada día un nuevo informe pone sobre la mesa cómo la salida de la crisis no llega a gran parte de las familias españolas.
 Los que no salen de la crisis
Se debate sobre la corrupción, y el gobierno esgrime impúdicamente sus “logros económicos”, mientras cada día un nuevo informe pone sobre la mesa cómo la salida de la crisis no llega a gran parte de las familias españolas.

“El 70% de las familias no percibe la recuperación económica”, dice el último informe Foessa de Cáritas de este año que se acaba de hacer público. El crecimiento económico no se redistribuye socialmente. Crece el PIB, crece la riqueza que se crea, pero unos pocos se benefician y una mayoría que contribuye a generarla queda excluida del reparto.

La precariedad laboral, el empleo temporal y a tiempo parcial, son sinónimos de bajos salarios, que son devorados por los altísimos impuestos sobre el consumo básico, no permiten ahorro, y la mayoría de veces ni siquiera llegar a fin de mes, o cubrir las necesidades básicas de muchas familias.

Los que más han sufrido la crisis más dificultades encuentran para salir de ella. Según el informe 1,5 millones de jóvenes han vuelto a casa por falta de medios para mantenerse independientes.

“800.000 menores viven en hogares donde nadie trabaja”. Esta es la conclusión de otro estudio de la ONG Save the Children, “Desheredados, desigualdad infantil...”.

El número de niños en situación de pobreza extrema se ha duplicado en los últimos años. Y de nuevo la precariedad laboral y salarial y los impuestos indirectos que gravan el consumo básico están en la base del problema. El 60% de los niños más pobres vive en hogares cuyo salario principal proviene de un trabajo temporal. Y la mitad en hogares que destinan más del 40% de sus recursos a los gastos del hogar.

“El abismo social es una brecha que va en aumento y recorre toda España”. Va por ciudades y por barrios. Según el informe de Indicadores Urbanos 2017, del Instituto Nacional Estadística (INE). No es de una ONG, es oficial.

Entre los barrios más ricos, como El Viso de Madrid, Pedralbes en Barcelona o Getxo de Bilbao, donde se concentran las residencias de la oligarquía y las altas burguesías regionales, y la de los distritos más pobres de cualquier ciudad española la diferencia de renta disponible por hogar ronda los 90.000 euros. Y muestra que la diferencia es la clase social y no el territorio. En la última década, la desigualdad de renta en España ha crecido 20 veces más que el promedio europeo, hasta convertirnos en el segundo país más desigual de la UE."La apropiación de la riqueza que se crea por una ínfima minoría está en la base de todas las desigualdades, de todos los informes"

La apropiación de la riqueza que se crea por una ínfima minoría -banqueros, grandes grupos monopolistas y capital extranjero que controlan la vivienda, los productos de primera necesidad y los servicios básicos (luz, agua, gas, transporte...)- está en la base de todas las desigualdades, de todos los informes.

Las reformas estructurales, como la de las pensiones y la reforma laboral, también juegan un papel determinante. Las pensiones han perdido poder adquisitivo y sobre todo las nuevas y futuras pensiones. Y la reforma laboral está logrando su objetivo principal: cambiar la naturaleza de la clase obrera, convertir en estructural una clase obrera rebajada en salarios, con una amplia base de precariedad en el empleo y mínimos derechos laborales y sindicales.

El ruido atronador de la corrupción oculta el grito de las familias, hombres, mujeres y niños, que reclaman poner fin a tantos años de crisis y empobrecimiento y que siguen sin percibir la “recuperación” ni ver el final de la crisis, de su crisis inducida. Gritan por empleos estables con salarios más allá de la supervivencia. Gritan por poder hacer frente a sus hipotecas y mantener sus casas adecuadamente acondicionadas. Gritan por el bienestar de sus hijos y las pensiones de los mayores..., por la Sanidad sin copagos y la Educación...

Sólo con políticas de la redistribución de la riqueza es posible dar respuesta a las demandas de la inmensa mayoría de la población y a las principales necesidades del país. Y esto es lo que se tiene que poner en el centro de la política nacional.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS