Cambio de rumbo

5
1 votos
03-07-2017
Publicidad
El 39 Congreso del PSOE, ratificó el resultado de las primarias: la vuelta de Pedro Sánchez a la secretaría general de los socialistas, el rechazo a la línea de actuación política seguida por la Gestora.
 Cambio de rumbo
El 39 Congreso del PSOE, ratificó el resultado de las primarias: la vuelta de Pedro Sánchez a la secretaría general de los socialistas, el rechazo a la línea de actuación política seguida por la Gestora.

Nunca antes en la política española un dirigente derribado por la presión de importantes centros de poder había vuelto a la dirección de un partido por la fuerza de la acción democrática de las bases de militantes.

Un hecho aún más patente porque ninguno de los dirigentes históricos y barones que participaron en la campaña de “acoso y derribo” pudieron dar la batalla a Pedro Sánchez, debilitados por la reprobación general que recibieron en las primarias de los militantes de sus propias federaciones.

Tampoco estuvieron en el cierre del congreso y el discurso final del repuesto Secretario General. Ni Felipe González, Rubalcaba o Zapatero, ni Susana Díaz que alegó “compromisos institucionales”.

El giro político aprobado por abrumadora mayoría estuvo enmarcado, primero, por situar el declive del PSOE, no en los resultados de 2015, sino en las elecciones generales de 2011, cuando el Partido Socialista dirigido por Rubalcaba perdió 4,5 millones de votos y 58 escaños y se quedó con solo 110 diputados.

Y segundo, por el rechazo a la abstención que llevó de nuevo a Rajoy a la Moncloa, poniendo de manifiesto que si se defenestró a Pedro Sánchez fue para impedir que siguiera avanzando la posibilidad de un gobierno de progreso. Abriendo así paso a cambiar el “no es no” de Sánchez a Rajoy por la abstención que posibilitara el gobierno del PP y abriera una etapa de “colaboración”.

Esta batalla no está cerrada. Aunque derrotada en el PSOE, las posiciones de la mayoría de los principales editorialistas de los medios de comunicación, que critican una supuesta “podemización” del PSOE de Pedro Sánchez, indican que las presiones van a continuar, aunque en un nuevo escenario político.

A pesar de que los focos de los medios se han concentrado en magnificar “la división interna” del Partido Socialista surgido del Congreso. Pero tanto el incuestionable apoyo de la militancia socialista a la nueva dirección, como el apoyo al giro político que representa Pedro Sanchez y la constitución de la Ejecutiva, indican que se han sentado nuevas bases para empezar a forjar una nueva unidad del partido socialista.

Pedro Sánchez ha integrado en la ejecutiva a Patxi López (que representa más del 10% de la militancia socialista), y al presidente de Extremadura, Guillarmo Fernández Vara, pero también a dirigentes de UGT como Toni Ferrer. No solo a sus “fieles” como José Luis Ávalos, Adriana Lastra, José Felix Tezanos o el alcalde de Valladolid, Oscar Puente, sino también personas independientes como Cristina Narbona.

Es una Ejecutiva de integración, pero sobre todo que permite el desarrrollo de la política decidida por el 39 Congreso.

Mejores condiciones para el gobierno de progreso

La principal conclusión del congreso del PSOE es que este congreso crea mejores condiciones para que avance un gobierno de progreso y regeneración democrática, en coherencia con lo que reclama la mayoría social enfrentada a las políticas de Rajoy tanto en la calle como en el parlamento.

El congreso ha elevado a propuesta política lo que Pedro Sánchez ha venido defendiendo: “Que hay que buscar una mayoría parlamentaria alternativa al PP. Y para eso es fundamental “crear un espacio de coordinación parlamentaria” entre las fuerzas del cambio, en las que esten integradas Unidos-Podemos y Ciudadanos, junto con el PSOE. Reclamando que hay que “levantar los vetos” que frustran las expectativa de millones que demandan un cambio en nuestro país.

Sánchez ya ha convocado a las “fuerzas del cambio”. La nueva etapa del gobierno de progreso está en marcha y el nuevo camino ha empezado a andar. Empieza de hecho una nueva legislatura en la que la revocación del gobierno del PP y la necesidad de una alternativa de gobierno de progreso y regeneración democrática vuelven a estar en primer plano, si es que alguna vez ha dejado de estarlo en este último año y medio.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad