Lo que pasa y lo que no quieren que veamos

5
23 votos
18-05-2017
Publicidad
Mientras todas las fuerzas se presentan como las nuevas alternativas al modelo político del bipartidismo, no aparecen los problemas de fondo que están en juego. Ni si un modelo al servicio de los intereses y los dictados de las grandes potencias, o un modelo al servicio del 90% de la población, de redistribución de la riqueza, ampliación de la democracia y defensa de la soberanía nacional.
 Lo que pasa y lo que no quieren que veamos
Mientras todas las fuerzas se presentan como las nuevas alternativas al modelo político del bipartidismo, no aparecen los problemas de fondo que están en juego. Ni si un modelo al servicio de los intereses y los dictados de las grandes potencias, o un modelo al servicio del 90% de la población, de redistribución de la riqueza, ampliación de la democracia y defensa de la soberanía nacional.

Está pasando. El Congreso reprueba al ministro de Justicia, Rafael Catalá y a la cúpula fiscal por las interferencias del gobierno en los casos de corrupción del PP. La onda expansiva de la Operación Lezo llega cada vez más lejos, amenaza a la presidenta de Madrid Cristina Cifuentes y cerca al presidente del gobierno, pendiente aún de declarar en el juicio de la Gürtel por la financiación ilegal del PP.

Mientras, casi sin ruido mediático, las grandes líneas de la política del PP siguen su curso. La Reforma Laboral sigue dominando el mercado de trabajo de bajos salarios y precariedad. Las pensiones continúan perdiendo poder adquisitivo porque la inflación ha vuelto a subir en abril hasta el 2,6%; y en el Pacto de Toledo se cuece otra reforma-recorte de las pensiones. Rajoy pacta con PNV y los diputados canarios el apoyo a unos Presupuestos Generales precarios.

Y desde el ministerio de Defensa, Cospedal despliega, por primera vez en la historia de nuestro país, una brigada acorazada en Letonia y el escuadrón de aviones F-18, que participa en la misión Baltic Air Policing de la OTAN en Estonia, intercepta por cuarta vez una avión militar ruso SU-24.

Es lo que no quieren que veamos.

Pasa la división de la izquierda. Agudizada dramáticamente en el seno del PSOE por un proceso de primarias que lleva camino de profundizar aún más la fractura que lo recorre de abajo arriba. Sin que, al menos a corto plazo, parezca que se puedan restañar las heridas.

División amarga entre las fuerzas de izquierdas que han concentrado los votos de cambio. Agravada por una moción de censura al PP unilateral, que debiera haber sido parte de una propuesta consensuada y trabajada con todas las fuerzas que están por la regeneración democrática más allá de solo la izquierda (¡Tan evidente con la que está cayendo!) para dar una alternativa de gobierno a la situación.

Divisiones en la izquierda amplificadas por la lupa de los grandes medios de comunicación que las aumentan y deforman. Y que impiden ver con claridad que más allá de esas divisiones, por encima de las posiciones políticas de los dirigentes hay un inmenso caudal, una amplia mayoría social, principalmente pero no solo de izquierdas, compuesta por millones de votantes, simpatizantes, afiliados, militantes y cuadros de los partidos parlamentarios y extraparlamentarios que reclaman un cambio de progreso, regeneración democrática y redistribución de la riqueza.

Una mayoría social, donde se integran los sectores históricamente luchadores con la sabia revolucionaria del 15-M, plural y diversa que no quiere que la encuadren sino que le den cauces tan plurales como ella pero unitarios para hacer frente a los intereses comunes.

Es lo que no quieren que veamos.

Nos amenazan con la fecha del 1 de octubre con un “choque de trenes”, primera fecha prevista por Mas y Puigdemont para el referéndum independentista. Desde la cabeza de la burguesía burocrática se pone fecha al reto, mientras el gobierno y los nódulos del Estado anuncian nuevas querellas judiciales. Y se mueven todos los hilos por la internacionalización del procés. Es lo que está pasando.

Pero no quieren que veamos la realidad de fondo. Los mismos que pretenden la segregación de Cataluña del resto de España son quienes han impuesto los mayores recortes y penalidades de la última década al conjunto de los catalanes. Y aún hoy. Un ejemplo lo concentra todo: ¡la Generalitat invertirá 2,5 millones en un plan para repartir leche en las escuelas! ¿Es esta la imagen de la Cataluña de Más y Puigfdemont? Es el reconocimiento de a donde están llevando los señores del 3, 4 y 5% a la sociedad catalana. Y especialmente al pueblo trabajador.

Ni que aparezca cómo desciende el apoyo a la independencia y, sobre todo, las campañas como la que promueve Recortes Cero, y apoyan fuerzas como UCE, "Por la unidad del pueblo trabajador, no a la independencia".

Pasa que todas las fuerzas se presentan como las nuevas alternativas al modelo político del bipartidismo, al que el mismo PP trata de sumarse, renovado a golpes de corrupción.

Pero no aparecen los problemas de fondo que están en juego. Si un modelo al servicio de los intereses de los grandes centros de poder que han impuesto recortes, sometimiento a los dictados de las grandes potencias, o un modelo al servicio del 90% de la población, con un programa basado en políticas de redistribución de la riqueza, ampliación de la democracia y defensa de la soberanía nacional, sin OTAN, ni bases ni sometimiento a las imposiciones de Bruselas.

Y en este camino cómo la alternativa de un gobierno de progreso y regeneración democrática, basado en un acuerdo de las fuerzas paarlamentarias que lo pueden hacer posible, PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadnos, junto con el apoyo de otras fuerzas como Compromís, es hoy  el paso posible y necesario alternativo al gobierno del PP.

Pero esto es lo que no quieren que veamos.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

Mekicheick (invitado) 19-05-2017 13:11

Excelente artículo que nos situa en la problemática del país y en la alternativa!!! Por un frente amplio que sume al 90% del país!!! Añadirle quizás el artículo: "los proyectos de los que mandan y la situacion política" porque es tambien de escarnio que mientras se nos quiere presentar el decreto de la estiba como un logro para redistribuir la riqueza se encubre que esos millones pasaran a ser de los bancos. Además de los 1000 millones mas de rescate bancario, sumado a los 1500 millones que ya llevamos pagados. Y eso si que es dinero de todos!!!! Es lo que ellos llaman redistribución de la riqueza.


Rosa (invitado) 19-05-2017 12:01

Todo muy coherente sólo q objeto a que consideren insultante q se reparta leche en las escuelas, cuando los países más progresistas practican con generosidad debido a falta de confianza en los padres y no sólo les dan leche, incluye el desayuno la merienda y la cena infantil que se llevan a sus casas


felis (invitado) 18-05-2017 21:03

"Por la unidad del pueblo trabajador, no a la independencia". Totalmente de akuerdo. Lo que no entiendo es que puñetas azen los partidos de ikierdas (PSOE, IU, Podemos Etc. ) defendiendo la independenzia. Para eyos el rreferendun para la independenzia. Pero si no kieren la independenzia. ¿Para que piden un rreferedun? ¿Akaso si gana el si le van a dezir que no vale? Komo tanpoko entiendo que la izkierda defendienda, crear organizaziones nazionales, kuando el nazionalismo es kosa de la vurguesia. Divide i venzeras; frente al proletarios del mundo uniros. Por otro lado kuando os dareis kuenta que Cs de derecha asta el gueso. eyos mismos lo dizen son ultra liverales. Lo kereis todavia mas claro.


MAOnesa (invitado) 18-05-2017 10:44

Los obstáculos para esa gran coalición de progreso: 1-Gestora golpista en el PSOE. 2- Sectarismo pequeñoburgués y revisionismo de Unidos Podemos. 3- La inclinación conservadora de un sector vendepatrias de Ciudadanos.