50 años de Pink Floyd

El muro

4
9 votos
17-05-2017
Publicidad
Se cumplen cinco décadas desde el lanzamiento del primer disco de una de las bandas que más ha revolucionado la música y el arte que gira a su alrededor.
 El muro
Se cumplen cinco décadas desde el lanzamiento del primer disco de una de las bandas que más ha revolucionado la música y el arte que gira a su alrededor.

Durante casi 50 años, Pink Floyd ha revolucionado la música, adentrándose audazmente en nuevas formas y colores sonoros que han servido para levantar auténticos pilares de la música moderna. Pink Floyd es mucho más que una banda que experimenta viajando desde el rock progresivo al rock psicodélico o al rock sinfónico o espacial. Waters, Gilmour, Mason y Wright (y Barrett) se atrevieron a sonar pensando que hay mucho más allá de las formas, convirtiendo cada uno de sus discos en una obra maestra. Un icono cultural en todo el mundo, un muro de contención del cliché musical y las formas.

Ahora, el ‘Victoria and Albert Museum’ de Londres ha inaugurado una exposición dedicada a la banda, hasta el 1 de octubre. ‘Pink Floyd, los restos mortales’, es “un viaje multisensorial” que incluye 350 fotos, audiovisuales, instrumentos, proyectos escenográficos, letras manuscritas, carteles promocionales… es una crónica audiovisual desde el surgimiento de Pink Floyd en la escena musical británica alternativa en Londres a fines de la década de 1960 hasta el estrellato mundial, e incluye una maqueta de la central eléctrica Battersea, retratada en la tapa del álbum “Animals” de 1977, o el muro completo que fue parte de la puesta en escena del tour 1980-1981 del disco doble “The Wall”.

La exposición coincide con la celebración del 50º aniversario del lanzamiento del primer álbum de la banda, ‘The Piper At The Gates Of Dawn’, en 1967. A lo largo de su carrera Pink Floyd ha vendido 250 millones de discos y actualmente su disco más destacado ‘The dark side of the moon’, publicado 1973 continúa vendiendo 7.000 discos semanales. 

Pink Floyd transita, en lo fundamental, por tres épocas, la psicodélica y espacial, la sinfónica y la  progresiva.

Todo comenzó en el año 1964 con una agrupación llamada ‘Sigma 6’, que devino en la banda ‘Tea Set’ en la que se reunieron Roger Waters, Nick Mason, Richard Wright y Syd Barrett. Con este nombre anduvieron hasta que se vieron obligados a cambiar el nombre a The Pink Floyd Sound, para no coincidir con otra banda en la denominación. "La banda consigue sintetizar la opresión de la época"

Barrett fue el primer solista y compositor de la banda, que dejó su huella en ‘The Piper at the Gates of Down’ y canciones como ‘Interstellar Overdrive’ y ‘Arnold Layne’ o ‘The Scarecrow’.

Una primera época marcada por el rock psicodélico y espacial, que duró, en lo fundamental, hasta que el estado mental de Barrett les llevó a sustituirlo por su amigo David Gilmour. Aún así los rasgos propios de esta primera etapa marcaron a la banda para siempre, como lo hizo la época misma con la música en general. 

El timón compositor de Gilmour y sobretodo de Waters llevó al grupo a grabar discos como ‘A Saucerful of Secrets’, el ‘Ummagumma’, ‘Atom Heart Mother’, y esa obra maestra, llamada ‘Meddle’."Pink Floyd levanta un muro de nuevos lenguajes"

En el año 1973 se lanzaron con uno de los discos más conocidos en la historia de la música, y que marcó un antes y un después en el legado de la banda, ‘The Dark Side of the Moon’. Mientras Gilmour se convertía en el vocalista principal de la banda, Waters se dedicaba a hacer evolucionar el sonido abriendo las puertas al rock sinfónico, con óperas rock que narraran extraordinarias historias melódicas que iban mucha más allá de sus mismas letras. 

El disco fue un éxito mundial, que llevó a la banda a ser reconocida en todo el planeta. Sin duda ‘Money’ es la canción mas conocida pero todo el disco es una obra de arte.

Después llegaron ‘Wish you Were Here’ con la obra maestra ‘Shine On You Crazy Diamond’, pero también con ‘Have a Cigar’ y ‘Welcome to the Machine’. Waters llevó a la banda a radicalizarse políticamente, denunciando la política británica posterior a la Segunda Guerra Mundial, señalando en sus temas directamente a Margaret Thatcher, enfrentándose también con la industria musical.

El siguiente disco de Floyd volvió a apostar por la ópera conceptual, ‘Animals’ que se basa en el libro de George Orwell ‘Rebelión en la granja’. De nuevo, una obra maestra.

Pero fue en el año 1979 cuando llegó el segundo disco más conocido de Pink Floyd y, seguramente, la obra maestra de Roger Waters. Una verdadera ópera interpretada con una orquesta sinfónica que se ha convertido en un símbolo contra la opresión y que marcó un antes y un después en la integración escénica de la historia. Con este disco, Pink Floyd consiguen sintetizar la rebelión contra la asfixiante opresión que sufre la Europa de finales de los 70, encajonada en la disputa entre las dos superpotencias y asediada por las políticas que representaba Margaret Thatcher. 

‘The Final Cut’ es el último álbum de Pink Floyd en el que estaría Roger Waters. Corría el año 1985. Un años después, Gilmour y Mason comenzaron a componer y grabar ‘A Momentary Lapse of Reason’, que se lanzaría en 1987, al tiempo que iniciaban una batalla legal contra Waters que acaba en un acuerdo por el que Waters se queda con los derechos de ‘The Wall’ mientras Gilmour y Mason pueden seguir utilizando el nombre de la banda. 

En 1993 vuelve Richard Wright a Pink Floyd, y un año más tarde lanzan ‘The Division Bell’. El cambio de sonido en estos dos álbumes es espectacular, casi como dos bandas diferentes. 

No fue hasta el 2005 que los fans de la mítica banda pudieron volver a ver a todos los integrantes nuevamente reunidos en un escenario, en el concierto Live 8 de Londres, el 2 de julio de ese año, tras 24 años sin tocar juntos. 

El 15 de septiembre del 2008 falleció Richard Wright, poniendo el fin definitivo a Pink Floyd. La banda se despidió con ‘The Endless River’ con canciones que incluso llegaron a grabar junto a Richard Wright. Aunque este último álbum no pasa de ser un reciclado instrumental de anteriores grabaciones que llegó a enfadar a muchos fans y a decepcionar a la crítica que esperaba un cierre digno de los dioses del rock, Pink Floyd serán para siempre la banda más visionaria, audaz, creativa, multidimensional y ambiciosa. 

Pink Floyd levantaron un muro de nuevos lenguajes sobre el que cualquier cosa se puede imaginar. 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad