EEUU no deberí­a olvidar que es una nación creada por inmigrantes.

`Nosotros SI somos los del SI se PUEDE´

Barack Obama prometió apoyar una reforma migratoria para los más de 12 millones de indocumentados

0
0 votos
04-02-2009
Publicidad
En Washington, Nueva Cork, Chicago, Los Ángeles, Sacramento, Tucson entre otras ciudades, se han realizado protestas y manifestaciones pacificas para recordarle a Barak Obama sus promesas para promover la legalización de los inmigrantes indocumentados y poner fin a las redadas, el gran desafí­o que este presidente tiene con el tema migratorio. Las redadas en centros de trabajo por todo el paí­s, la promulgación de medidas contra los indocumentados en varios estados y una escalada en el número de crí­menes de tinte racial contra los latinos, han generado indignación y preocupación en esta comunidad. En Washington, Nueva Cork, Chicago, Los Ángeles, Sacramento, Tucson entre otras ciudades, se han realizado protestas y manifestaciones pacificas para recordarle a Barak Obama sus promesas para promover la legalización de los inmigrantes indocumentados y poner fin a las redadas, el gran desafí­o que este presidente tiene con el tema migratorio. Las redadas en centros de trabajo por todo el paí­s, la promulgación de medidas contra los indocumentados en varios estados y una escalada en el número de crí­menes de tinte racial contra los latinos, han generado indignación y preocupación en esta comunidad.
Un trabajo de gran trascendencia, si tenemos en cuenta los datos de el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reportó en referencia al año 2008 con una cifra récord de deportaciones, principalmente a Latinoamérica a más de 323.000 inmigrantes, un aumento del 20% en comparación al 2007. Según datos de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. En el 2008 más de 1.300 medidas relacionadas con la inmigración fueron presentadas en 41 estados, principalmente para limitar el acceso de los inmigrantes a las licencias de conducir, a la vivienda, al empleo y para aumentar los esfuerzos policiales contra la inmigración ilegal.
 
En referencia a la la actuación de la policía hay que destacar la medida que se ha adoptado en Santa Ana (California) o el condado de Riverside, poblaciones fronterizas con México, y donde a los agentes fronterizos estadounidenses se les ha fijado cuotas de arresto, recibiendo amenazas de castigo si no las cumplen. ” Se les había ordenado arrestar al menos 150 presuntos inmigrantes ilegales en enero y se les dijo que esos arrestos deberían llevar a procesos judiciales, que si no producían esto, les iban a cambiar los días de descanso", afirmó Lombardo Amaya, presidente local del gremio de guardafronteras.
 
La frontera del Rio Bravo se ha cobrado 725 muertos en el último año. Pero el presidente Obama no tiene que inventar nada, simplemente seguir el ejemplo de Illinois, Massachusetts, Washington y Nueva Jersey, el estado de Maryland, donde residen más de medio millón de inmigrantes, y que han aprobado una resolución ejecutiva firmada por el gobernador Martin O'Malley que le ordena a las agencias de gobierno facilitar y apoyar la integración y participación cívica de esta población.
 
Obama puede y debe hacer que esta medida deje de ser “simbólica” y transformarla, en una reforma migratoria aprobada por el Congreso de Estados Unidos.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad