El peligroso seguimiento internacional del procés soberanista

5
21 votos
03-05-2017
Publicidad
El Foreign Office británico desclasifica documentos sobre el independentismo en Cataluña. ¿Se trata del lógico interés del ministerio de una potencia extranjera sobre un hecho que adquirido un peso cada vez mayor en la política española? Las informaciones suministradas por el Foreign Office nos advierten de que hay algo más. Londres admite que hay información contenida en los documentos desclasificados que seguirá siendo secreta... también para el gobierno español.
 El peligroso seguimiento internacional del procés soberanista
El Foreign Office británico desclasifica documentos sobre el independentismo en Cataluña. ¿Se trata del lógico interés del ministerio de una potencia extranjera sobre un hecho que adquirido un peso cada vez mayor en la política española? Las informaciones suministradas por el Foreign Office nos advierten de que hay algo más. Londres admite que hay información contenida en los documentos desclasificados que seguirá siendo secreta... también para el gobierno español.

“El proceso soberanista catalán, con más o menos intensidad, tiene seguimiento internacional”. Así comienza el artículo publicado en La Vanguardia sobre la desclasificación de los cables enviados desde la embajada británica en Madrid a la sede central del Foreig Office -el ministerio de Asuntos Exteriores británico- en Londres.

En ellos se realiza, según las palabras del redactor de La Vanguardia, “un detallado seguimiento de la política catalana”. Todos los acontecimientos del procés soberanista que sigue atacando la unidad han sido analizados y valorados por Londres. Desde el “caso Pujol” a la ruptura de CiU, desde la convocatoria de las elecciones plebiscitarias del 27-S a las propuestas de todos los partidos catalanes.

¿Se trata del lógico interés del ministerio de una potencia extranjera sobre un hecho que adquirido un peso cada vez mayor en la política española?

Las informaciones suministradas por el Foreign Office nos advierten de que hay algo más.

Londres admite que hay información contenida en los documentos desclasificados que seguirá siendo secreta... también para el gobierno español.

Por ejemplo, según palabras textuales del Foreign Office, “los informes de los encuentros entre representantes del Gobierno español, del Govern y de los representantes del Reino Unido”. También seguirán teniendo el sello de reservadas todas las informaciones sobre el procés soberanista que “podrían perjudicar las relaciones entre España y el Reino Unido” o aquellas que “afectan a terceros”.

Es decir, una potencia extranjera no solo admite que hace un seguimiento exhaustivo de un asunto tan sensible como son los proyectos disgregadores en Cataluña, reuniéndose con los representantes de una Generalitat que pretenden separarse de España. Sino que afirma disponer de informaciones que perjudicarían los intereses españoles o las relaciones de España con otros países."Eso es lo que hay detrás del detallado seguimiento por parte de las grandes potencias de los proyectos de ruptura. Cargan la independencia, alentándola, para utilizarla contra España".

El Foreign Office ya ha hurgado otras veces en las heridas contra la unidad en España. Durante la guerra civil mantuvo una fluida relación con los representantes de los sectores más reaccionarios del nacionalismo catalán, que ofrecían su contribución a la rendición de la  España republicana a cambio del respaldo de Londres a sus aspiraciones de independencia.

Hoy Inglaterra ya no es, como entonces, la potencia dominante en España. Pero parece que sigue utilizando la agudización de las líneas de fractura para intervenir en los asuntos internos de España.

Cargando el riesgo de independencia contra España

El documento que desclasifica las informaciones del Foreign Office sobre Cataluña está fechado el 27 de noviembre de 2015, y remite al protocolo  del Freedom of Information Act. Pero se ha hecho público precisamente cuando la UE ha decidido no incluir el  territorio de Gibraltar en los acuerdos que se alcancen para el Brexit y dar a España poder de veto sobre esta cuestión.

Enric Juliana, analista también de La Vanguardia, relaciona ambos hechos al afirmar que “un exministro de Su Majestad sugiere patrocinar a los catalanes ante la ONU para atornillar a los españoles en el litigio de Gibraltar”.

Se trata de Norman Tebbit, ministro durante los gobiernos de Margaret Thacher y actualmente diputado en la Cámara de los Lores. En un artículo titulado “La vanidad de España ha llevado a los políticos a jugar con fuego y deben comprender sus riesgos”, propone apoyar la independencia de Catalunya para presionar a España sobre Gibraltar. Afirmando que “si yo estuviera en el número 10 [de Downing Street], creo que haría saber en Madrid que estoy pensando en invitar a Londres a los líderes independentistas de Cataluña, o incluso llevar su deseo independentista a las Naciones Unidas”.

De eso trata la “internacionalización” del procés soberanista. Eso es lo que hay detrás del detallado seguimiento por parte de las grandes potencias de los proyectos de ruptura. Cargan la independencia, alentándola, para utilizarla contra España.

Lo hace Reino Unido, para defender contra España la ocupación colonial de Gibraltar, una gigantesca base de la OTAN y un enorme paraíso fiscal. 

También EEUU, ofreciendo primero altavoces a los Mas y Puigdemont, y luego cobrándose -deberíamos saber a que precio- los comunicados de apoyo a la unidad.

Mientras, los Mas y Puigdemont llaman a todas las puertas internacionales ofreciéndose a las grandes potencias como munición contra España.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

kenobi (invitado) 03-05-2017 23:07

Pero qué heavy.El Foreign office británico.....el mismo que decía en el siglo XIX :"En España hay un fuerte sentimiento patriótico,que se da de forma espontánea...y al que es primordial eliminar".....hale,viva España y la Revolución

Francisco C. Mar (invitado) 03-05-2017 23:07

El daño que el independentismo catalán está causando a Cataluña y resto de España es incalculable. Son muchos años preparando cautelosamente este golpe de estado.