Selección de prensa nacional

Mujer mayor de 45 años busca empleo

"Se requieren medidas que incluyan rebajas impositivas y de cotizaciones sociales, reformas estructurales y la flexibilización sin miedos del mercado laboral..."

0
0 votos
04-02-2009
Publicidad
El dramático incremento del número de parados durante el mes de enero conocido ayer es el tema central que ocupa todas las editoriales de la prensa nacional y autonómica de hoy. De los distintos análisis y alternativas que se ofrecen en ellos, destaca poderosamente la posición del Grupo Prisa -uno de los mayores apoyos del gobierno y del PSOE- presentada a dos manos y de una forma combinada entre su principal periódico (El Paí­s) y su diario económico (Cinco Dí­as)
 Mujer mayor de 45 años busca empleo
El dramático incremento del número de parados durante el mes de enero conocido ayer es el tema central que ocupa todas las editoriales de la prensa nacional y autonómica de hoy. De los distintos análisis y alternativas que se ofrecen en ellos, destaca poderosamente la posición del Grupo Prisa -uno de los mayores apoyos del gobierno y del PSOE- presentada a dos manos y de una forma combinada entre su principal periódico (El Paí­s) y su diario económico (Cinco Dí­as)
El editorial del País, además de insistir por tercera vez en el último mes en la rebaja salarial como alternativa contra el paro, se dedica a hacer un análisis aparentemente aséptico, neutro, sobre las cifras del desempleo, su posibles consecuencias sociales y la más que dudosa eficacia de las medidas del gobierno. Lo que le lleva a la conclusión de que el gobierno necesita urgentemente disponer de un Plan B para ponerlo en marcha aceleradamente. En el caso de que el ejecutivo no disponga de ese Plan B, el Grupo Prisa le expone las líneas maestras del suyo en Cinco Días.
 
Bajo el incontestable argumento de que el “paro exige ya una respuesta”, la exigencia de Cinco Días es, en primer lugar, que no se descarte a priori ninguna medida. Y entre otras propone una rebaja de impuestos y cotizaciones sociales a las empresas, pero sin especificar las consecuencias que estas rebajas tengan sobre los servicios públicos y las prestaciones sociales básicas. ¿Se mantendrían iguales aunque haya que aumentar todavía más la deuda pública o habrá que recortarlos? En segundo lugar, unas tampoco concretadas reformas estructurales cuyo objetivo debería ser rebajar los costes de producción, es decir aumentar las ganancias capitalistas a costa de los sectores “reformados”. Y en tercer lugar, una nueva flexibilización (pero eso sí, sin miedo, como recalca el editorial) del mercado de trabajo más flexible de Europa. Lo que, no hay que ser un lince para interpretarlo, quiere decir despidos más baratos, nuevas fórmulas de contratación temporal, más trabajo basura, igual trabajo por menos salario, más horas por el mismo salario,...
 
Lo más significativo de esta doble editorial combinada, es que estamos hablando de un grupo monopolista, es decir, por tanto, de un sector de la oligarquía financiera históricamente vinculado y con notables vínculos de influencia sobre el partido del gobierno. No hay que echar, por tanto, en saco roto la amenaza para las condiciones de vida del pueblo trabajador que exhuman ambos editoriales. Cuando hasta los medios más “progresistas” y cercanos al gobierno empiezan a exhibir un Plan B, es que las cosas ya están avanzadas.
 
Mientras tanto, sin noticias de los sindicatos. 
 
 
 
 
Madrid. El País
EL PARO SE ACELERA
 
El número de desempleados registrados en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo (Inem) aumentó durante el mes de enero en casi 199.000 personas y el número de parados registrados alcanza los 3.327.801 (...)  Esta aceleración puede acarrear notables costes económicos -el subsidio de paro costará este año más de 25.000 millones, 6.000 millones más de lo presupuestado- y un aumento del malestar social.
 
No es de extrañar que las autoridades económicas empiecen a admitir que el desempleo puede afectar a más de cuatro millones de personas (...)  Es cierto que algunos factores pueden desacelerar el ritmo de paro; por ejemplo, el descenso del coste del dinero, la mejora de la relación de intercambio con el exterior o una reducción de los salarios. Pero el hecho hoy es que el mercado de trabajo atraviesa por un estrangulamiento más grave que el de las últimas crisis (...)
 
Hasta ahora, los damnificados por el paro proceden de la contratación temporal; pero durante este año puede empezar a destruirse mucho empleo fijo. El Gobierno se aferra a una sola tabla de salvación: que las casi 32.000 obras públicas del plan de inversiones municipalizadas empezarán a crear los 300.000 empleos prometidos. De nuevo, agobiado por unas estadísticas pésimas, el equipo económico se escuda detrás del voluntarismo y augura que en dos meses empezará a generarse empleo. Lo malo es que esas predicciones no están fundadas. Aunque las inversiones a través de los municipios estén bien concebidas, están huérfanas de gestión. Carecen de coordinación, seguimiento y análisis de rentabilidad en relación con el gasto aplicado. El Gobierno necesita disponer de un plan B; y si está ya pensando en uno, apretar el acelerador.
EL PAÍS. 4-2-2009
 
 
 
Económico. Cinco Días
EL PARO EXIGE YA UNA RESPUESTA
 
(...) Hasta el momento el Ejecutivo ha puesto en marcha un plan de choque contra el desempleo basado en obras municipales. Con él pretende crear empleo para 300.000 personas durante seis u ocho meses. El objetivo es ganar tiempo con la esperanza de que, terminado ese plazo, la economía vuelva a ser capaz de crear empleo. Los expertos, los agentes sociales y la oposición política desconfían, no sin razón, de estas previsiones, que parecen dictadas más por el voluntarismo que por un análisis realista de la situación. Como muestra de este desconcierto, ayer, la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, reconocía que es posible alcanzar los cuatro millones de parados este año a la vez que el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, descartaba de nuevo tal posibilidad.
 
El Gobierno debe borrar la imagen de capitulación que, a su pesar, mantiene frente al paro y aprobar de inmediato disposiciones en apoyo de las empresas, las verdaderas creadoras del empleo. Pero se requieren medidas sin apriorismos, que incluyan rebajas impositivas y de cotizaciones sociales, reformas estructurales y de mercado que abaraten los costes de producción -burocráticos, energéticos, de servicios, logísticos, de transporte...- y la flexibilización sin miedos del mercado laboral. Se requieren cambios estructurales en el sistema educativo o en la investigación, pero ahora urgen las acciones de contención.
 
Las empresas requieren también que se asegure su financiación. En este sentido, el Gobierno deberá afinar sus relaciones con la banca. Las declaraciones, ayer, del ministro de Industria con la amenaza implícita porque 'al Gobierno se le está acabando la paciencia' no son el camino. Si el Ejecutivo está considerando decisiones más drásticas para garantizar el crédito, lo último que debe practicar es la amenaza. Lo otro suena a bravuconería improcedente y, sobre todo, ineficaz.
 
Es ilusorio creer que el desempleo se solucionará sin tomar medidas que involucren al Gobierno, la banca, las empresas y los sindicatos. La dimensión que ha alcanzado lo encamina hacia la conflictividad social, como ya ocurre en países del entorno. Si el paro nos está arrollando con inusitada virulencia, sería muy peligroso que también nos desbordasen sus consecuencias.
CINCO DÍAS. 4-2-2009
 
 
 
 
 
Barcelona. El Periódico
MUJER MAYOR DE 45 AÑOS BUSCA EMPLEO
 
A finales de enero, en las oficinas del Inem estaban registrados 3,32 millones de españoles y residentes que quieren trabajo y no lo consiguen. Son casi 200.000 más de los contabilizados en diciembre del 2008. Una cifra insólita, como todas las que hacen referencia a una crisis económica galopante que está rompiendo muchas barreras. Con el pésimo dato del paro registrado el mes de enero se agranda el principal problema que afronta la economía española en su conjunto: cómo parar la sangría de pérdida de empleos que acompaña con tanta intensidad la caída de la actividad (...)
 
Los datos del Inem de enero reflejan, además, que no se puede seguir considerando el pinchazo de la burbuja inmobiliaria la principal causa del aumento del paro. De los empleos eliminados, solamente 17.000 corresponden al sector de la construcción. En la industria se han quedado sin trabajo el doble de trabajadores, mientras que el grueso de los nuevos parados proceden del sector de servicios, con 136.000 nuevos inscritos en el Inem. Esta cifra recoge también otra realidad inquietante: la extensión del paro entre la población femenina. Cientos de miles de mujeres se han incorporado al mercado de trabajo para completar los ingresos familiares, en muchos casos para afrontar una hipoteca. Es más, el grueso de los nuevos buscadores de trabajo que hacen crecer la población activa son mujeres de más de 45 años (...)
EL PERIÓDICO. 4-2-2009
 
 
 
Bilbao. El Correo
EMPLEO EN DEPRESIÓN
 
El incremento del paro (...) ha vuelto a mostrar el lado más inquietante de una crisis sin fin. Hasta el punto de que el Gobierno ya no es capaz de descartar la hipótesis de que España llegue a lo largo del presente año a los cuatro millones de parados (...) El hecho de que sólo un 10% de los contratos suscritos en enero fuese indefinido es una muestra más del retraimiento general que afecta a la economía española. Un mes que ha certificado de una manera cruda el agravamiento de la crisis en Euskadi, con un crecimiento del paro superior a la media española y, lo que es más preocupante, una tendencia claramente negativa. El País Vasco cuenta ya con 110.000 desempleados (...)
 
Hace ya meses que el fuerte desgaste del empleo no es imputable a la crisis de la construcción y Euskadi es un ejemplo. El incremento del paro en los servicios y en la industria obliga a pensar en un problema del que no se libra ningún sector de la economía y que, por eso mismo, tampoco puede ser paliado sólo primando a las pequeñas y medianas empresas de la construcción. Los poderes públicos están obligados a impulsar políticas que contribuyan al mantenimiento de las ocupaciones y, en lo posible, a la creación directa e indirecta de nuevos puestos de trabajo. Pero este esfuerzo ha de atender a tres condiciones ineludibles: la calidad del empleo, su duración en el tiempo y el coste que cada puesto represente para las arcas públicas. Son factores de una ecuación que deberían cuidar todas las instituciones, puesto que los resultados que se obtengan a muy corto plazo no pueden hipotecar las políticas públicas, ni presentar como logros duraderos medidas de efecto coyuntural. Por si cupiera alguna duda, el drástico aumento de la cantidad presupuestada para la cobertura del desempleo y el ineludible déficit en que incurrirá el Inem obligan al Gobierno a meditar sobre cuál es la escala de prioridades idónea en una materia tan crucial
EL CORREO. 4-2-2009
 
 
 
 
Valencia. Levante-EMV
DIÓGENES BANCARIO
 
Existe la superstición de que si sueñas con mierda tendrás dinero al despertar. Los banqueros y los cajeros se la creyeron. En esos espacios ordenados que son los bancos, historicistas en la oficina principal, funcionales en los barrios, todo parece buscar un aspecto higiénico pero se estaba dando un síndrome de Diógenes de libro.

El síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que suele afectar a ancianos que viven solos. Se caracteriza por el total abandono personal y social y por el aislamiento voluntario en el propio hogar, donde acumulan grandes cantidades de dinero o de desperdicios domésticos, según Wikipedia.

Como no se distinguía el dinero de la mierda, Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, anuncia una propuesta que se tratará en la próxima reunión del G-20 para que haya bancos que absorban los activos tóxicos y bancos con activos sanos. Quieren poner un tabique entre la cocina y el retrete, que hasta ahora compartían espacio, del mismo modo que en la alacena de la despensa se disponían en la misma balda los alimentos y los venenos y había gente que para dar sabor de almendras amargas sazonaba con cianuro. Supimos que el alimento era venenoso cuando produjo un colapso.

Los financieros cenaban pez globo, que puede ser manjar o veneno, y esa ambigüedad produce temor y admiración, una mezcla muy agradable antes de tomar un cognac en la sala de la ruleta rusa. Comer y descomer son parte de lo mismo, sucesos entre el alfa y el omega de los orificios corporales comunes a la especie. Entre la abertura anterior y la posterior hay un tránsito con distintos negociados que hacen tareas muy especializadas en las que unos órganos se quedan los nutrientes y otros los excrementos.
LEVANTE-EMV. 4-2-2009
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad