Y la revolución creó el cine

5
5 votos
27-03-2017
Publicidad
Revolución de Octubre, Eisenstein y cine moderno son tres conceptos que no es posible separar.
 Y la revolución creó el cine
Revolución de Octubre, Eisenstein y cine moderno son tres conceptos que no es posible separar.

La toma de poder por los bolcheviques instaurará un nuevo tiempo histórico, una transformación profunda en todos los órdenes de la vida. Este terremoto social hará germinar toda una generación de creadores de primera magnitud universal que, desde Eisenstein a Maiakovski o Kandinski, se sumarán de forma entusiasta a la revolución.

Y de este fermento, surgirá un nuevo cine soviético, del que Eisenstein es la expresión más alta, que revolucionará para siempre el lenguaje cinematográfico, haciendo entrar el cine en la edad adulta.

La explosión de Octubre

La Revolución de Octubre ha quebrado el viejo orden y entronizado uno nuevo donde todo es posible, donde los nada de ayer hoy lo son todo.

También en el terreno artístico. La Revolución necesita un arte nuevo, beligerante con las viejas concepciones. Y entre todas las manifestaciones artísticas, el cine es el más indicado para la “democratización del arte”, para poner a disposición del conjunto del pueblo las más altas manifestaciones de la cultura.

Y los artistas, con Eisenstein a la cabeza, se sumarán de forma entusiasta a la Revolución. Octubre de 1917 abre una explosión de creatividad en libertad que irradiará sus destellos hacia todo el planeta: creará el lenguaje del cine moderno, abrirá nuevos campos a la pintura, arquitectura...

Cuando en 1925 el Comité Central del partido bolchevique constituye una comisión para celebrar la revolución de 1905 en ella están Vsevolod Meyerhold ( padre del Octubre teatral), Kazimir Malévich (fundador del suprematismo) y Valerian Pletnev ( animador del primer gran movimiento de cultura proletaria, el Proletkult).

Si en Alemania o Francia, las nuevas corrientes culturales deben abrirse camino a contracorriente de la animadversión del poder, en Moscú... los vanguardistas están en el poder, dirigen la política cultural del nuevo Estado proletario.

La biografía de Eisenstein es paradigmática de la identificación entusiasta entre Revolución y vanguardias artísticas. En 1918, se enrola voluntario en el Ejército Rojo y participa en la defensa de Petrogrado. En los años siguientes participa como actor, decorador y director en espectáculos teatrales montados por soldados. En 1920 ingresa en el Proletkult (Teatro Obrero) y poco después es nombrado director artístico.

Al mismo tiempo, Dziga Vertov funda el grupo Kinoks (cine-ojo), con el objetivo de “ver y mostrar el mundo desde el punto de vista de la revolución proletaria mundial”. Bajo el grito de que “el drama cinematográfico es el opio del pueblo” proclaman “Abajo las fábulas burguesas y viva la vida tan y como es!”. Inaugurando un cine documental radicalmente vanguardista, que rechaza de plano todos los elementos del cine convencional, desde la escritura previa de un guión hasta la utilización de actores profesionales... Que produce títulos todavía hoy modernos como “El hombre de la cámara”.

Contratado por el Comité del Cine de Moscú, Vertov se encargará de un seminario cinematográfico de noticias virulentamente vanguardista, en el que participará Eisenstein.

La explosión cultural no conoce límites. Lev Kuleshov, primer teórico de la historia del cine, fundará un laboratorio experimental, la escuela de Moscú, para estudiar las posibilidades del montaje desde una óptica constructivista, donde acudirán Pudovkin y Eisenstein.

La Fábrica del Actor Excéntrico revoluciona la interpretación, basándose en las teorías de Kuleshov y Meyerhold, e influenciados por la Comedia dell arte, el music hall o el expresionismo alemán.

Alexandr Dovzhenko se servirá del montaje para crear una nueva dinámica visual, un nuevo lenguaje, en películas de inevitable contenido revolucionario, como “Arsenal” o “La tierra”.

La Revolución abrirá un inimaginable ámbito de libertad para la creación artística, donde todo es posible, todo es imaginable, todo es realizable.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

kenobi (invitado) 19-07-2017 04:52

A Eisenstein,después de que en los EEUU vieran "el acorazado Potemkin",lo intentó fichar Hollywood,porque se habían quedado impresionados con el cine soviético,pero Eisenstein prefirió irse a México y rodar "que viva México" --> https://www.youtube.com/watch?v=QjDNmSJBgNk.....y es que México es mucho México,con su Pancho Villa,Zapata,sus costumbres........