Antecedentes de Octubre

5
2 votos
24-03-2017
Publicidad
La Iª Guerra Mundial crea las condiciones para el triunfo de la Revolución de Octubre. Abre una grieta en el domino de las principales potencias europeas, que habían gobernado el mundo. Multiplica las contradicciones y antagonismos en todos los países.
 Antecedentes de Octubre
La Iª Guerra Mundial crea las condiciones para el triunfo de la Revolución de Octubre. Abre una grieta en el domino de las principales potencias europeas, que habían gobernado el mundo. Multiplica las contradicciones y antagonismos en todos los países.

 

En Rusia la creciente indignación popular ante los efectos de la guerra estallará, y acabará con el zarismo en febrero de 1917. Abriendo un periodo revolucionario que culminará a una extraordinaria velocidad en la toma del poder por el proletario en octubre.

Pero el triunfo de la revolución proletaria en Rusia -el único país donde culmina con éxito- solo puede entenderse desde las corrientes profundas que venían sacudiendo desde hacía años la sociedad rusa.

Doce años antes, en 1905, había estallado la revolución en Rusia. Pudo ser aplastada por la represión del ejército zarista, pero la movilización del proletariado, arrastrando a campesinos, estudiantes y soldados, sembró la semilla de la revolución, que pudo abrirse camino en 1917.

El propio Lenin recuerda que “sin  los tres años de formidables combate de clase y de energía revolucionaria desplegada por el proletariado ruso de 1905 a 1907, hubiera sido imposible una segunda revolución tan rápida, que ha cubierto su etapa inicial en unos cuantos días”.

Con motivo del centenario se suceden los reportajes sobre la revolución de 1917, sus causas y sus consecuencias. Y es curioso que casi todos se empeñen en ocultar el elemento principal que permitió su triunfo: la existencia de un partido proletario, los bolcheviques, con una línea revolucionaria justa capaz de encarnar los deseos más profundos del pueblo ruso.

En 1898 se funda el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, y los bolcheviques, encabezados por Lenin, se enfrentan a todas las tesis reformistas, que conducían a la renuncia de los objetivos revolucionarios que son el corazón del marxismo, que se hace dominante entre los partidos más importantes de la IIª Internacional.

Este combate contra la socialdemocracia lo desarrollaron los bolcheviques en condiciones extremadamente difíciles y casi siempre en minoría. Pero su consecuencia, a pesar de todas las dificultades, permitió construir una línea y un partido revolucionario.

Sin esas batallas, siempre a contracorriente, no hubiera sido posible la Revolución de Octubre.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS