"¡La jubilación se queda, Temer se va!"

5
5 votos
24-03-2017
Publicidad
Brasil: grandes movilizaciones contra la reforma de las pensiones de Temer
 "¡La jubilación se queda, Temer se va!"
Brasil: grandes movilizaciones contra la reforma de las pensiones de Temer

Medio año después del impeachment golpista que apeó a Dilma Rousseff del gobierno y le dio la presidencia a Michel Temer, la temperatura social en Brasil no baja del punto de ebullición. 

Cientos de miles de brasileños se han manifestado por las calles de las principales ciudades de Brasil contra una reforma de las pensiones del gobierno Temer que eleva la edad de jubilación y aumenta los años para poder percibirla, poniendo en peligro su cobro para millones de cariocas.  

El último estallido de ira popular está causado por una draconiana reforma del sistema de pensiones brasileño. Temer plantea cambiar la edad mínima obligatoria para jubilarse (ahora en 65 años), aumenta el tiempo mínimo de contribución tanto para empezar a recibir pensión (de 14 años a 25) como para recibir la pensión completa (49 años), y cambia la forma de calcular el valor del beneficio en perjuicio de la mayoría de los trabajadores.

“[La reforma] hará que millones y millones de brasileños no consigan jubilarse, hará que los trabajadores más pobres, sobre todo los rurales, pasen a recibir la mitad de un salario mínimo”, ha denunciado Lula da Silva.

"Luche ahora o muera trabajando" ha sido una de las consignas más coreadas en las movilizaciones, junto a "la jubilación se queda, Temer se va". Las marchas-masivas en más de 22 capitales- han unido a toda la izquierda carioca: el PT, el sindicato CUT, el Movimiento de los Sin Tierra... y han sido acompañadas de huelgas en educación, salud, banca, recolección de basura y otros servicios públicos. Las más multitudinarias han sido las de Sao Paulo, con una contundente manifestación de más de 200.000 personas por las avenidas de la capital.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

Maonesa (invitado) 27-03-2017 20:41

Una gran victoria contra esos vendepatrias. Por cierto, gran consigna, podríamos repetirla aquí también en España: "Lucha ahora, o muere trabajando"