El Grupo PSA (Peugeot+Citröen) compra Opel

5
4 votos
13-03-2017
Publicidad
El acuerdo ha generado incertidumbre en las tres grandes plantas afectadas: la de Opel en Figueruelas (Zaragoza) y las de Citröen en Vigo y -muy especialmente- en la de Madrid. Todos temen la palabra 'sinergia" se traduzca en una reducción de plantillas.
 El Grupo PSA (Peugeot+Citröen) compra Opel
El acuerdo ha generado incertidumbre en las tres grandes plantas afectadas: la de Opel en Figueruelas (Zaragoza) y las de Citröen en Vigo y -muy especialmente- en la de Madrid. Todos temen la palabra 'sinergia" se traduzca en una reducción de plantillas.

El Grupo PSA (Peugeot y Citroën) ha adquirido Opel Europa y Vauxhall en una operación de 2.200 millones de euros que generará el noveno fabricante de coches del mundo, el segundo en Europa y el primero en España. Sin embargo, y a pesar de las llamadas a la tranquilidad del presidente de PSA, el acuerdo ha generado incertidumbre en las tres grandes plantas afectadas: la de Opel en Figueruelas (Zaragoza) y las de Citröen en Vigo y -muy especialmente- en la de Madrid. Todos temen la palabra 'sinergia', uno de los fenómenos habituales que tiene lugar cuando se lleva a cabo una fusión corporativa: eliminación de duplicidades, ahorro de costes, cambios en los modelos de producción... y a menudo reducción de plantillas.

PSA se ha hecho con el grupo Opel, en una compra que ha supuesto un desembolso de 1.300 millones por la adquisición de Opel y Vauxhall, y 900 millones más por la compra de la filial europea de General Motors. En total, el negocio se ha cerrado por 2.200 millones de euros.

La fusión tiene alcance global -se crea la novena automovilística mundial- y europea -el segundo productor de coches de la UE- pero en España es un auténtico vuelco. De repetirse los resultados de 2016, la nueva compañía desbancará al Grupo Volkswagen como principal productor de vehículos en nuestro país. Las dos plantas de PSA y la única de Opel en España sumaron el pasado año una producción de 860.000 unidades, por delante de los 747.000 vehículos de las fábricas de Martorell y de Landaben, del Grupo Volkswagen.

En concreto, la fábrica que tiene PSA en Vigo (5.000 trabajadores) produjo en 2016 un total de 423.988 unidades. La planta que General Motors (Opel) tiene en Figuerelas (Zaragoza, 5.400 obreros) consiguió el pasado año producir 361.171 vehículos. Por último la de PSA en el distrito madrileño de Villaverde (1.300 empleados) fabricó 81.185 coches. 

Los nuevos dueños del gigante automovilístico han celebrado la fusión con grandes manifestaciones de confianza y promesas de futuro. El presidente de PSA, el portugués Carlos Tavares, ha querido transmitir un mensaje de "tranquilidad" a sus trabajadores en España. "Estos trabajadores pueden estar tranquilos. Todo el mundo va a tener una oportunidad de demostrar que puede llegar a los estándares de calidad necesarios. Si mejoramos la eficiencia, no necesitaremos cerrar plantas", afirmó Tavares al ser preguntado por las fábricas españolas.

En las representaciones sindicales y en los vestuarios de los trabajadores no es ese el ambiente. Las palabras que vienen a la mente de los 13.600 obreros que ahora suma el Grupo PSA en España tienen más que ver con la 'incertidumbre', las 'duplicidades', las 'sinergias' y los 'reajustes' que con la cacareada tranquilidad.

Vigo

La planta de PSA en Vigo es la mayor factoría de Citröen en el mundo, y se considera un pilar básico de la economía de Galicia, de la que representa el 30% de sus exportaciones. La factoría gallega además tiene asignados los proyectos K9 y V20.

El ambiente oscila entre la calma y la incertidumbre ante la compra de Opel. “Somos una de las fábricas más rentables del grupo, con lanzamientos adjudicados de vida futura para la saturación de nuestras dos líneas de producción”, dice el sindicato SIT-FSI, que cree que la operación “no debe suponer aspectos negativos”.

Otros no están tan convencidos. El portavoz del sindicato CUT en la fabrica gallega, Carlos Mariño, se muestra preocupado por las duplicidades que puede generar la fusión de las dos compañías, y ha alertado de que Opel “arrastra pérdidas millonarias desde hace años” y de que la fusión de departamentos y servicios de ambas compañías “puede conllevar la pérdida de empleos directos e indirectos”. Ha añadido que lamenta que el Gobierno español no haya “sacado compromisos” a la dirección de PSA para asegurar que la compra no tenga impactos negativos en las fábricas españolas, “como sí hicieron el Gobierno alemán y el francés para sus respectivos territorios”. 

Figueruelas (Zaragoza)

Espectación es la palabra más repetida entre los representantes sindicales de la planta de GM-Opel de localidad zaragozana de Figueruelas. "Todo acaba de empezar", ha dicho Sara Martín de UGT. “Vamos a hacerles un marcaje directo, estamos relativamente tranquilos y bastante expectantes, todo esto acaba de empezar".

Por otra parte, el secretario general de la Asociación de Cuadros y Profesionales de Opel España (ACUMAGME), Javier Lezcano, se ha mostrado preocupado porque que “no se han concretado los planes de futuro" y por que, "a pesar de la reestructuración llevada a cabo los pasados años", desconocen "las inversiones futuras y las garantías de empleo”.

Madrid 

La planta de Madrid es donde la que la preocupación es más intensa. Los trabajadores de Villaverde encadenan, desde 2015, dos Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En esta factoría la producción es más reducida, y se fabrica el Citröen C4 Cactus, un todoterreno urbano del que, el pasado año, se ensamblaron más de 80.000 unidades, una cifra lejana a las de Vigo y Figueruelas. 

“Madrid es más pequeña y arrastra problemas”, dicen fuentes próxima al comité de empresa madrileño. “Pero también es una de las fábricas más productivas, que mejor ajusta sus costes de producción”, aseguran. Hace un año, Tavares visitó la planta madrileña, donde se reunió con el Comité de Empresa. Prometió que, a finales de 2017, llegaría a sus líneas de producción un nuevo vehículo, para sustituir al Cactus. ¿Cumplirá?, se preguntan sus trabajadores.

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad


COMENTARIOS

sargento arensivia el de la cia (invitado) 14-03-2017 00:59

Lo dice el artículo como si fuera un escándalo.Si es la lógica del cappitalismo.En épocas de crisis los más grandes se comen al chico y se concentra más el capital,con los trabajadores a la calle.Han sido así todas las crisis.Lo que es una p..faena para los obreros industriales-que no sé quién decía que la clase obrera ya no existe,tóctae los coj..- y es por la que debemos luchar.Allá debe dar leña Recortes Cero