La tentación vive en el Este

5
8 votos
09-03-2017
Publicidad
El aislamiento internacional de la Generalitat les empuja a mirar al Este. Al tiempo Putin teje relaciones peligrosas en Europa con la Liga Norte y otros partidos.
 La tentación vive en el Este
El aislamiento internacional de la Generalitat les empuja a mirar al Este. Al tiempo Putin teje relaciones peligrosas en Europa con la Liga Norte y otros partidos.

Se ha hecho púbica la carta del delegado de la Generalitat en Viena, Adam Casals (80.000 euros anuales de sueldo) dirigida en febrero a eurodiputados de Austria, Eslovenia, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Hungría, Polonia y los países bálticos. El govern de la Generalitat busca desesperadamente romper su aislamiento internacional una vez fracasado su intento de tener algún reconocimiento en el núcleo decisivo de la Unión Europea.

El delegado catalán en Viena visitará Bruselas acompañado de Amadeu Altafaj “representante permanente de la Generalitat ante la UE" (otros 80.000 euros de sueldo) para intentar hablar con los destinatarios de las cartas. Estas decían textualmente: «Como quizás sepa, el Gobierno de la Comunidad Autónoma de Cataluña está formado por liberales, socialdemócratas, verdes e independientes». Ni nombrar a los integrantes de la izquierda republicana o de la CUP, ni sus posiciones independentistas, (que se supone que debía ser el principal rasgo político distintivo de la mayoría). Y para sorpresa general oculta el objetivo de las reuniones: recabar apoyos para la independencia.

Con el pulso británico sobre la mesa, el delegado del gobierno de Estados Unidos para Europa pronosticando el hundimiento del Euro y la desmebración de la UE, y el presidente Trump renegociando con Moscú las zonas de influencia, ningún Estado apuesta por factores que aceleren la fractura. Además en varias naciones hay elecciones inmediatas (Holanda, Francia, Alemania e Italia), a las que se presentan partidos con posibilidad de aceder al gobierno con programas contrarios a mantener la UE actual."El peligro es que Mas y Puigdemont están dispuestos a someterse a la tutela de otro Estado a cambio de manejar su presupuesto"

Pero en un rasgo fundamental de Mas, Puigdemont y su núcleo es que no son patriotas sino vendepatrias, es decir que están dispuestos a someterse a la tutela de otro estado o imperio a cambio de manejar su presupuesto. Hace unos meses ya les oímos como se ofrecían a Francia para estar bajo la coberura de su ejército, o su disposición a pertenercer a la OTAN. Y este rasgo, unido al aventurerismo que evidencian en sus movimientos políticos, y a la desesperación por encontrarse en un callejón sin salida, es una combinación peligrosa cuando aparece un Imperio dispuesto a intervenir.

En palabras del subdirector de LaVanguardia "El soberanismo catalán sigue siendo un movimiento europeísta democrático, aunque en su interior pululen algunos intolerantes, que pronto oirá los cantos de sirena –si no los ha oído ya– del club de amigos de Moscú. En la nueva dinámica que se está abriendo paso en el mundo, el independentismo catalán podría llegar a ser utilizado como ariete contra la Unión Europea. Rusia no quería saber nada de movimientos independentistas hasta que Estados Unidos y diversos países europeos le hicieron jaque en Ucrania. Moscú se anexionó Crimea y armó a los ucranianos prorrusos. Esa guerra civil ha provocado ya miles de muertos. Desde el referéndum anexionista de Crimea, no reconocido a nivel internacional, Rusia ha pasado a mirar con simpatía los movimientos secesionistas, que pueden ayudarle a reivindicar la identidad política de las minorías rusas en el Báltico, en el Este de Europa y en Asia Central. El 25 de septiembre del 2016 tuvo lugar en Moscú una conferencia de movimientos independentistas de todo el mundo, titulada “El derecho de los pueblos a la autodeterminación”, a la que acudió un representante del partido Solidaritat Catalana, hoy extraparlamentario."

Pdecat (Convergència) se ha cuidado de no aparecer mucho junto a la Liga Norte y otros movimientos similares porque aunque los ejes de su programa coinciden, gran parte de sus propios votantes y los de sus socios de gobierno no aceptarían tal giro a la derecha. Aunque de momento Puigdemont ya se ha colocado a la altura del asunto: al mejor estilo de gobierno de la actual Rusia, acaba de presentar un cambio en el reglamento del Parlament de Catalunya para poder prsentar una ley y someterla a votación en el mismo pleno sin posibilidad de estudio ni debate previo. En algunas cosas incluso va por delante: su sueldo es de 145.471 euros al año. Superior al de Vladímir Putin, presidente de Rusia. 

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad



COMENTARIOS

sargento Arensivia el de la cia (invitado) 14-03-2017 01:52

¡¡¡Y ahora con los rusos!!! está desesperado el muy subnormal.Ésto me ha recordado a España en el siglo XIX,narrado en "la España revolucionaria" de K.Marx. http://www.eroj.org/biblio/espanya/espanya.htm#q . "Algunos meses antes del estallido de la actual revolución española, decía yo a vuestros lectores que las influencias rusas trabajaban por acarrear una conmoción peninsular. Para este fin Rusia no necesitaba agentes directos. Tenía el Times, defensor y amigo del rey Bomba, de la «joven esperanza» de Austria, de Nicolás, de Jorge IV, periódico que de súbito se mostró indignado por las grandes inmoralidades de la reina Isabel y de la Corte española. Estaban además los agentes diplomáticos del Gobierno inglés, a quienes el ministro ruso Palmerston pudo fácilmente embaucar con visiones de un reino peninsular de Coburgo."....."¿Qué interés tiene Rusia en fomentar conmociones en España? Crear en Occidente algo que distraiga la atención, provocar disensiones entre Francia e Inglaterra y finalmente inducir a Francia a una intervención"