Ciencia

El Misterio del Quásar Gemelo

Un grupo de cientí­ficos españoles ha contribuido a resolver un misterio en el que han estado trabajando astrónomos en los últimos 30 años.

0
0 votos
03-02-2009
Publicidad
El quásar gemelo en realidad es un objeto que nos aparece doble, fruto de un efecto llamado "lente gravitacional". De hecho la observacion de este quásar "doble" en 1979 fue la primera confirmación observacional de este efecto. Ahora un grupo de cientí­ficos españoles en colaboración con astrónomos de Rusia y Ucrania ha conseguido explicar el origen de las variaciones rápidas en el brillo de este quásar. El quásar gemelo en realidad es un objeto que nos aparece doble, fruto de un efecto llamado "lente gravitacional". De hecho la observacion de este quásar "doble" en 1979 fue la primera confirmación observacional de este efecto. Ahora un grupo de cientí­ficos españoles en colaboración con astrónomos de Rusia y Ucrania ha conseguido explicar el origen de las variaciones rápidas en el brillo de este quásar.
          Los quásares son unos objetos cuasi estelares (de ahí proviene el nombre) muy, muy lejanos y a su vez extremadamente brillantes. El quásar gemelo por ejemplo está a unos nueve mil millones de años luz. Objetos masivos curvan el espacio-tiempo y eso hace que incluso la trayectoria de un rayo de luz no sea una línea recta. Lo que puede ocurrir fruto de esto es que, si entre un objeto que emite luz como un quásar y la Tierra se encuentra algo muy masivo como un cúmulo de galaxias, en la Tierra se vean dos imágenes de un mismo objeto. El cúmulo de galaxias hace de “lente gravitacional“. En cierto sentido, aunque el orígen sea distinto, es como un espejismo o ilusión óptica que ocurre en el desierto.
 
          Este efecto ha sido clave para resolver el origen de las variaciones en el brillo. Hasta ahora había dos explicaciones posibles. Una era que las fluctuaciones en el brillo eran debidas al propio quásar y la otra que era fruto de agentes externos como el campo gravitacional de planetas o estrellas.
 
          El brillo de las dos imágenes del quásar ha sido medido mediante el telescopio robótico llamado “Liverpool“ que se encuentra en La Palma (Canarias). "Hemos observado que lo visto en la imagen A se repite casi exactamente en la imagen B al cabo de 14 meses" dice Luis Julián Goicoechea del Grupo de Lentes Gravitatorias de la Universidad de Cantabria y uno de los autores del estudio publicado en Astronomy & Astrophysics. Concluye que necesariamente “esas variaciones de brillo son causadas por fluctuaciones en la luminosidad del quásar". Si la causa de las fluctuaciones hubiese sido la gravedad asociada a planetas o estrellas la diferencia entre lo observado en una y otra imágen tendría que haber sido mayor, no se habrían visto exactamente las mismas fluctuaciones.
 
          Se cree que la mayoría de estas variaciones se originan en un disco de gas caliente situado en el centro del objeto estelar. El quásar analizado es uno de los mejores estudiados y se tiene un buen modelo de él. Seguramente permita entender mejor los quáseres en general. Su plena comprensión sin lugar a dudas sería una herramienta muy útil tanto en cosmología como en astrofísica.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad