Selección de prensa internacional

El egoí­smo de las naciones

Europa puede ir hacia la desintegración, justo en el momento en que el mundo reconoce la validez de la integración europea y quiere hacer lo mismo

0
0 votos
02-02-2009
Publicidad
Mientras las miradas de la prensa occidental están puestas en las elecciones iraquí­es de este fin de semana, en Oriente Medio, por el contrario, toda la atención está puesta en Arabia Saudita y el revitalizado papel de liderazgo que parece que quiere asumir tras la llegada de Obama.
 El egoí­smo de las naciones
Mientras las miradas de la prensa occidental están puestas en las elecciones iraquí­es de este fin de semana, en Oriente Medio, por el contrario, toda la atención está puesta en Arabia Saudita y el revitalizado papel de liderazgo que parece que quiere asumir tras la llegada de Obama.

Arabs Newspaper, diario saudita editado en inglés y cercano a la familia real, destaca el cambio radical de postura del enviado especial del Cuarteto (EEUU, UE, Rusia y la ONU), el ex primer ministro Tony Blair, reconociendo que es necesario incluir a Hamas en cualquier proceso de diálogo y negociación que busque un acuerdo estable. Y lo vincula –obviamente– con un posible cambio de tendencia en la Casa Blanca, explorando la posibilidad de alcanzar algún tipo de acuerdo de Hamas, visto que militarmente Israel no es capaz de arrebatarle la hegemonía política y electoral de la que disfruta en la franja de Gaza. Y no sólo eso, sino que, como acertadamente señala Arabs Newspaper, su posible contrapeso, la Autoridad Nacional Palestina sufre bajo Abbas una decadencia y un desprestigio entre la población palestina que lo hacen un interlocutor cada vez más inoperante y prescindible.
 
Por último, el diario milanés Il Corriere della Sera –expresión orgánica de una parte importante de la flor y nata del capitalismo monopolista italiano: Fiat, Pirelli, la aseguradora Generali, los bancos Intesa-San Paolo y Mediabanca– saca como paradójica conclusión de la cumbre de Davos, un hecho del que ya hemos advertido en estas mismas páginas. Que mientras la crisis lleva a buscar una cierta coordinación global y regional en la política económica de los distintos Estados, en Europa se está produciendo el fenómeno justamente a la inversa. Las tentaciones de cada gran potencia europea por encontrar “su” salida a la crisis (o la que más convenga a los intereses de sus clases dominantes) sin preocuparse por las consecuencias que éstas tengan para el resto de países, está haciendo que lo que parecía absolutamente inimaginable hace unos meses, la desintegración –o al menos un fuerte retroceso en el proceso de unidad– de la UE, empiece a ser hoy pensable.
 
 
 
Arabia Saudita. Arabs Newspaper
EL PAPEL DE HAMAS EN EL PROCESO DE PAZ
 
Podríamos llamarlo sabiduría, reconciliación o reconocimiento de lo inevitable.
Tony Blair, el enviado del Cuarteto para Oriente Próximo, dice ahora que Hamas debe ser parte del proceso de paz en Oriente Medio, lo que supone indirectamente repudiar la política de la administración Bush con la que se encontraba plenamente de acuerdo. Al admitir que la estrategia de dejar de lado Gaza y tratar de crear un  Estado palestino sólo en la Ribera Occidental “nunca iba a
dar resultado” (...), Blair está aparentemente reconociendo que la existencia de Hamas no puede ser obviada. Sin embargo, sus declaraciones están en conflicto directo con EEUU, la UE y los miembros del Cuarteto, que se oponen a cualquier Gobierno palestino que incluya a Hamas. ¿Cómo conciliará Blair su posición con la de los principales componentes del Cuarteto? ¿Será Obama el primer presidente en aceptar un papel de Hamas en los asuntos palestinos?
 
Por el momento, es imposible conseguir algo de Hamas, sobre todo después del fracaso de Israel para lograr el colapso del movimiento durante su reciente ataque brutal en Gaza. Es cierto que la
ofensiva asestó un duro golpe a Hamas, pero la población de Gaza no ha mostrado síntomas de rebelión contra sus líderes, mientras los apoyos en Israel y en Occidente que alentaron al Estado judío en su última furia asesina están en suspenso. El agobiante bloqueo internacional impuesto a las fronteras de Gaza no ha hecho demasiado por derrocar a Hamas (...) Y lo que queda de una guerra en que Israel mató a casi 1.300 palestinos es la imagen de un rebelde Hamas y las imágenes en televisión de los cadáveres de las mujeres y los niños palestinos, y un mundo preguntándose cómo puede imaginar Israel  que mejorará su seguridad con el asesinato de cientos de niños palestinos.
 
Por otro lado, el Presidente Abbas parece ser el mayor perdedor, cada vez más visto como irrelevante por su pueblo, tanto en Gaza como en la Ribera Occidental. Israel todavía ha convencido menos a los palestinos de a pie que su moderación es el camino para conseguir un Estado palestino o poner fin a su miseria. Si Blair está dispuesto a permitir a Hamás jugar un papel en la futura paz, también corresponde a los líderes de Hamas preguntarse qué papel buscan para sí mismos. ¿Fue su victoria electoral en 2006 un mandato democráticamente sancionado para una resistencia a cualquier precio o para buscar el camino a un acuerdo de paz? El pueblo palestino tiene derecho a recurrir a todos los medios disponibles para deshacerse de los grilletes de la ocupación. Pero esto no significa que ellos o sus dirigentes no deban considerar sus posibles costos y el desequilibrio de algunas acciones en contra de posibles beneficios.
Inmediatamente después de los ataques del 11 de septiembre, una repetida pregunta por parte de algunos estadounidenses era: ¿Por qué nos odian? Karen Hughes, que más tarde sirvió como subsecretario (...) en el Departamento de Estado tuvo la respuesta: “Nos odian porque elegimos a nuestros líderes”. Es errónea. No se odia a la gente de un país por elegir a sus propios dirigentes. El problema se plantea sólo cuando un pueblo o país quiere elegir a los dirigentes de otras personas u otros países. Blair reconoce ahora esto. Los palestinos sólo esperan que el Cuarteto también.
ARABS NEWSPAPER. 2-2-2009
 
 
Líbano. La Revue du Liban
MITCHELL ENTABLA EL VALS DIPLOMÁTICO
(...) Su Majestad el rey Abdallah Ben Abdel-Aziz, “guardián de las dos santas mezquitas”, lanzó en la cumbre económica de Kuwait una iniciativa valiente: volver a dar la vida al sistema árabe y volver la página al conflicto de los ejes. Así pues, puso el dedo en la llaga  del cuerpo de la nación árabe-islámica: el desgarramiento (...)
 
Bajo la presión y la influencia del rey Abdallah, la cumbre árabe de Kuwait hizo hincapié en la identidad árabe y la afiliación nacional, con el fin de contrarrestar la influencia iraní en Irak y el Líbano, transformando la filiación árabe como algo igual a la afiliación islámica. Y aquí es donde se ha producido el enfrentamiento con EEUU, afectado por la doble decepción de su descontento con el patrocinio por el monarca saudí del acuerdo La Meca.
 
Se ha dicho que “Kuwait” fue una ocasión de oro para elaborar iniciativas sabias y saltar definitivamente de los discursos a la realidad y a los hechos; es decir, de la impotencia a la acción, este sería el límite mínimo para normalizar la situación en el eje que va de Gaza en Bagdad. Esto ha sido posible gracias al papel saudí, que el acuerdo de La Meca entre Fatah y Hamas sea un modelo propenso a la generalización (...) ¿Estamos pues en vísperas de entrar en un nuevo estilo político que lleve como eje la arabización de las crisis de la región? Sí, los árabes deben aferrarse de nuevo del asunto palestino en pie de igualdad con las Naciones Unidas.
 
Tanto el mundo como la información árabe abundan en deducciones paradójicas y en lecturas contradictorias, cuando lo importante es la nueva página árabe para enfrentar los próximos retos. Si el problema de Gaza no se trata con competencia, profundidad y realismo, el contagio podrá alcanzar otros países a la manera del dominó. El sustituto de la reconciliación entre los hermanos enemigos, aunque eso exija concesiones dolorosas, es el pozo sin fondo, la desesperación y la salvajada (...)
 
Hacemos asumir la gran parte de nuestros problemas a los americanos, mientras que nuestra responsabilidad es decisiva. Obsérvese el mapa del Líbano dividido en barricadas políticas. Entre Cisjordania y Gaza, es la guerra, al igual que dentro de una y de la otro, mientras que los resultados folklóricos de Annapolis cayeron, así como las promesas del Presidente Bush. En el aire aparece un nuevo escenario de Obama que George Mitchell lleva a la región, cuyo contenido no conocemos hasta ahora ni las bases en que descansa. Pero sabemos que el emisario americano se chocará con los hechos in situ entre Gaza y Fatah, por una parte; Jerusalén y el derecho al retorno, del otro. Una especie de cuadratura del círculo
LA REVUE DU LIBAN. 31-1-2009
 
 
Italia. El Corriere della Sera
EL EGOÍSMO DE LAS NACIONES
Mario Monti
 
Cuando la economía mundial galopaba en un  crecimiento aparentemente imparable, impulsada por América y Asia, Europa aparecía como un continente en declive, atendiendo a sus aspectos sociales más engorrosos y la lenta toma de decisiones. Hoy en día Europa está también afectada por la crisis que estalló en América, y ha llegado incluso a Asia.
Pero de repente a Europa se la mira con respeto y una cierta admiración. El Foro de Davos ha ofrecido un claro testimonio en los últimos días. The Wall Street Journal, censor siempre inflexible
de las “desviaciones” del modelo europeo respecto al puro y duro capitalismo americano, admitió sorprendentemente este año en Davos que el modelo europeo fue el más apreciado. El Primer Ministro chino, por su parte, dijo que su gobierno está considerando la posibilidad de introducir elementos de protección social del ejemplo europeo.
Todos consideran ahora esencial una fuerte coordinación internacional de las decisiones de los gobiernos y mencionan a la Unión Europea como su más avanzada aplicación. Al abordar la crisis, Europa tiene dos grandes puntos fuertes, pero también está expuesto a un riesgo que otros no enfrentan. La primera es la fuerza de la economía social de mercado. (...) A lo largo de los años se ha hecho esfuerzos, que deben seguir, para hacer los sistemas de protección social compatibles con las exigencias de la competencia internacional. Pero Europa tiene la ventaja de tener ya los medios que los Estados Unidos y Asia se sienten ahora en la necesidad de introducir. La segunda fortaleza es la experiencia en la gestión de globalización. Aunque limitada a una escala continental, la integración de los gobiernos se realiza en Europa desde hace cincuenta años (...)
 
Con la crisis y con la llegada del Presidente Obama, el mundo finalmente siente la necesidad urgente de dar forma a la globalización. Para dar forma a un gobierno mundial se observa el conocimiento técnico en Europa, de donde se espera una contribución especial.
 
El riesgo está relacionada con la menor credibilidad que tiene hoy una economía de mercado, después de los abusos que se han hecho. El riesgo de ir de un extremo a otro, con un retorno a la alteración del orden público y unas nuevas leyes de mercado dictadas por la urgencia, hay en todas partes. Pero en Europa pueden ser más destructivos. En Europa, el «mercado», acompañado de lo “social” no es sólo la forma en que se organizó la actividad económica. Es el mismo
fundamento de la integración europea (...) Si los Estados miembros, en la gestión de la crisis vuelven a practicar esencialmente políticas nacionales, independientemente de las consecuencias y del impacto negativo en otros Estados, si la supervisión de la Comisión Europea es vista con impaciencia, si estas tendencias están tomando velocidad, Europa puede perder la base principal de su integración. Ir hacia la desintegración, justo en el momento en que el mundo reconoce la validez de la integración europea y quiere hacer lo mismo.
IL CORRIERE DELLA SERA. 2-2-2009



 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad