Incluso en recesión, aumenta un 1,5% el déficit exterior español

0
0 votos
01-02-2009
Publicidad
El déficit exterior de la economí­a española -que mide las necesidades de financiación exterior- aumentó hasta noviembre un 1,5%. La reducción desde el 12,5% en mayo -máximo histórico- hasta el 1,5% es señalado como una buena noticia. Pero en realidad es un dato alarmante. Incluso en plena recesión, cuando las importaciones han sufrido una brusca caí­da, el crédito internacional está paralizado y el precio del petróleo se ha desplomado, la economí­a española sigue incrementado su dependencia del exterior. Lo que se traduce en una necesidad de financiación exterior de 98.291 millones de euros, y en un aumento del 12,5% de los intereses pagados a los bancos extranjeros por los vencimientos de esta deuda, hasta alcanzar los 32.284,7 millones de euros. Este déficit exterior -el más abultado del mundo, tras EEUU, y el primero en porcentaje del PIB- es un pesado lastre y agudiza las consecuencias de la crisis. Tal y como plantea Juan Iranzo, director del Instituto de Estudios Económicos, \\\"el déficit exterior sigue siendo uno de los principales problemas que tiene la economí­a española. España es más débil ante el exterior porque además de las necesidades de financiación que provoca el déficit por cuenta corriente, hay un mayor déficit público [los 250.000 millones del plan de rescate han elevado la deuda externa española hasta los 1,68 billones de euros] que se tiene que financiar en los mercados internacionales\\\". El déficit exterior de la economí­a española -que mide las necesidades de financiación exterior- aumentó hasta noviembre un 1,5%. La reducción desde el 12,5% en mayo -máximo histórico- hasta el 1,5% es señalado como una buena noticia. Pero en realidad es un dato alarmante. Incluso en plena recesión, cuando las importaciones han sufrido una brusca caí­da, el crédito internacional está paralizado y el precio del petróleo se ha desplomado, la economí­a española sigue incrementado su dependencia del exterior. Lo que se traduce en una necesidad de financiación exterior de 98.291 millones de euros, y en un aumento del 12,5% de los intereses pagados a los bancos extranjeros por los vencimientos de esta deuda, hasta alcanzar los 32.284,7 millones de euros. Este déficit exterior -el más abultado del mundo, tras EEUU, y el primero en porcentaje del PIB- es un pesado lastre y agudiza las consecuencias de la crisis. Tal y como plantea Juan Iranzo, director del Instituto de Estudios Económicos, \\\"el déficit exterior sigue siendo uno de los principales problemas que tiene la economí­a española. España es más débil ante el exterior porque además de las necesidades de financiación que provoca el déficit por cuenta corriente, hay un mayor déficit público [los 250.000 millones del plan de rescate han elevado la deuda externa española hasta los 1,68 billones de euros] que se tiene que financiar en los mercados internacionales\\\".
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad