Un ex-presidente iraní­ respalda acercamiento a EEUU

Teherán está abriendo el puño

Ahmadinejad: "Creemos que si Estados Unidos cambia sus polí­ticas entonces habrá una reacción creativa y de cooperación de Irán"

0
0 votos
01-02-2009
Publicidad
Sectores cada vez más influyentes del régimen de los ayatolás están viendo en los ofrecimientos de Obama de abrir las relaciones diplomáticas una oportunidad para Teherán. El ex presidente de Irán Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, considerado uno de los clérigos más influyentes de este paí­s, respaldó hoy el acercamiento a Estados Unidos pero advirtió de que Washington debe "respetar los derechos de la nación iraní­".
 El presidente de Irán, Alí­ Jamenei. (Foto: TeleSUR)
El presidente de Irán, Alí­ Jamenei. (Foto: TeleSUR)
Sectores cada vez más influyentes del régimen de los ayatolás están viendo en los ofrecimientos de Obama de abrir las relaciones diplomáticas una oportunidad para Teherán. El ex presidente de Irán Ali Akbar Hashemi Rafsanyani, considerado uno de los clérigos más influyentes de este paí­s, respaldó hoy el acercamiento a Estados Unidos pero advirtió de que Washington debe "respetar los derechos de la nación iraní­".
En un sermón pronunciado con motivo de la oración comunitaria de los viernes, Rafsanyani también recomendó al nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que no repita la política de amenaza de su predecesor, George W. Bush. "Esperamos que (Estados Unidos) dé pasos claros y sabios y que los derechos de la nación iraní no sean violados", afirmó el clérigo, en alusión al polémico programa nuclear iraní.

Luego señaló explícitamente la disposición de Irán a negociar con EEUU en resolver la arquitectura de poder de la región: "Si es así, contribuirá a ayudar a los pueblos de esta región y con la compañía y la colaboración de Irán resolveremos los problemas regionales. Si no, la historia os juzgará como juzgó a Bush", proclamó Rafsanyani.


El ex presidente, que forma parte del círculo íntimo del líder supremo de la revolución iraní, Ali Jamenei, cuyo poder de decisión es omnímodo, aprovechó para criticar también que Obama haya dejado abiertas todas las opciones, desde la diplomacia al conflicto armado. Refiriéndose directamente a Obama, dijo: "No puede ser que digas que todas las opciones, incluida la militar, están sobre la mesa, que digas que Irán debe renunciar a su programa nuclear si no quiere quedar aislado".

"Debes tener una posición clara. Tenemos esperanza debido a las esperanzas creadas por ti mismo en la campaña electoral", apostilló Rasfanyani en el sermón, retransmitido por la radio nacional.

Hace dos días, en la cumbre mundial de Davos, el ministro de Relaciones  Exteriores de Irán,  Manouchehr Mottaki, hizo  también declaraciones en este sentido: "Creemos que si la nueva administración de Estados Unidos, como lo  dijo el presidente Obama, cambia sus políticas, no en palabras, sino  en acciones, entonces definitivamente habrá en la región una  reacción creativa y de cooperación, incluyendo a Irán".

La posición de Teherán –aunque preñada de cautela y recelo- es cada vez más proclive al diálogo con Washington. Al fin y al cabo, tiene mucho más que ganar que EEUU en esa apertura de relaciones. El bloqueo norteamericano no ha conseguido contener el ascenso del poder de Teherán en Oriente Medio. La influencia de Irán está firmemente asentada en Siria, Líbano y Gaza, y se extiende en importantes sectores del mundo islámico, que ven en el régimen iraní un firme opositor a las potencias occidentales, frente a la posición conciliante de la mayoría de los gobiernos árabes.

Sin embargo, el tema nuclear puede representar un escollo insalvable. Washington ha dejado claro que de ninguna manera está dispuesto a que Irán se haga con un arma atómica. Si –como todo indica que va a pasar- se abren las vías diplomáticas, la “diplomacia inteligente” de Hillary Clinton tendrá que tirar de toda su capacidad para conducir al régimen de Teherán a la posición que le interesa a EEUU.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad