Irak eleciones regionales

EE UU intenta apuntalar un gobierno afí­n en Irak

Estos comicios ven el retorno de los sunitas que habí­an boicoteado las anteriores elecciones provinciales

0
0 votos
31-01-2009
Publicidad
En Faluya la amenaza de la violencia pende una vez más sobre esta central ciudad iraquí­, donde lí­deres de las milicias sunitas Consejos del Despertar se presentarán para las elecciones provinciales de este sábado. En Faluya la amenaza de la violencia pende una vez más sobre esta central ciudad iraquí­, donde lí­deres de las milicias sunitas Consejos del Despertar se presentarán para las elecciones provinciales de este sábado.
Los colegios electorales de 14 de las 18 provincias iraquí­es han abierto esta mañana a las 07.00 hora local (04.00 GMT) en medio de estrictas medidas de seguridad para que los iraquí­es puedan elegir representantes en los Consejos Provinciales.

La circulación de vehí­culos está prohibida en todas las ciudades del paí­s hasta las 05.00 hora local del domingo para prevenir posibles atentados y sólo se permite la circulación a aquellos coches que cuentan con autorización de las fuerzas de seguridad.

Las tres provincias kurdas del norte y la convulsa Kirkuk no votarán. Esta última tiene una población multiétnica conformada por kurdos, árabes y turcos que se han estado enfrentando por el control de la provincia, rica en petróleo. El gobierno central de Irak decidió posponer las elecciones en estas cuatro provincias para más adelante.

Estos comicios ven el retorno de los sunitas que habí­an boicoteado las anteriores elecciones provinciales, contribuyendo a dejar la ví­a libre a los chií­tas y a los kurdos en los consejos provinciales. Solo tres dí­as antes, tres candidatos sunitas fueron asesinados en distintos lugares de Irak.

En Faluya la amenaza de la violencia pende una vez más sobre esta central ciudad iraquí­, donde lí­deres de las milicias sunitas Consejos del Despertar se presentarán para las elecciones provinciales de este sábado.

Los Consejos fueron creados con el respaldo de Estados Unidos para contener la creciente violencia sectaria. Según militares estadounidenses, la mayorí­a de sus miembros fueron antes combatientes de la resistencia a la ocupación. En los últimos años, crecieron a un número de más de 100.000 hombres, a los que se les paga a cada uno 300 dólares por mes.

La provincia ha visto la peor violencia de la ocupación. Dos asedios estadounidenses en 2004 destruyeron la mayor parte de Faluya, y los combates han continuado plagando la capital provincial, Ramadi.

El primer ministro iraquí­ Nuri Al Malikí­ convierte las municipales en un tipo de referéndum para continuar su propio poder. Si sus propios candidatos tienen éxito en las elecciones, la situación significará la formación de una nueva fuerza para Maliki

Con gran parte de la insurgencia sunní­ desmontada con la estrategia de los consejos, formando coaliciones polí­ticas. La mayorí­a chií­ta englobada en la coalición de Al Malikí­, que se estima sea el ganador de los comicios, EE UU hace encajar las piezas, para garantizar una gobierno estable y afin a sus intereses.

La retirada de las tropas nunca será completa los EE UU dejaran tras de si varias bases militares estratégicas según Washington "para garantizar la estabilidad".

¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad