Cabeza de lista de UPyD para las Elecciones Europeas (1ª Parte)

Entrevista a Francisco Sosa Wagner

¿Qué Estado estamos construyendo? Un Estado débil, fragmentado, esqueletizado y por cierto ineficiente.

0
0 votos
30-01-2009
Publicidad
           Francisco Sosa Wagner
Francisco Sosa Wagner
¿Cree que la crisis ha de traer necesariamente cambios en las estructuras políticas y económicas?
 
Si, claro. Esta crisis, que empezó siendo financiera y que ha pasado a ser claramente de carácter económico, terminará siendo una crisis que afectará a las instituciones políticas y administrativas de igual manera que ocurrió con la crisis de 1929 a 1930.
 
 Lo que estamos viendo es que el Estado está atrapado por los intereses privados. Los gobiernos europeos están dando dinero a los banqueros, a la industria automovilística, a los distintos sectores que levantan el dedo y lo piden. A mi no me parece mal que den dinero a unos y a otros, pero es evidente que cuando se da dinero a unos se esta perjudicando a otros. Por eso, esto tiene que ser explicado por los gobernantes, tiene que ser explicado en el marco de un programa de actuación, de un diseño que se haga ver con claridad a la ciudadanía.
 
No puede ser que cada uno acuda al gobernante de turno, levante el dedo… no estoy hablando solo de España… lo hemos visto con el Gobierno alemán dando dinero a la industria automovilística. Estamos hablando de la BMW, Mercedes o la Volkswagen, no estamos hablando de unos “pobrecillos”.
 
Todo eso está muy bien pero si ese dinero se da porque estamos en presencia de un sector estratégico, sectores estratégicos hay muchos en la economía. Para eso está el Estado cuando hay crisis, para responder a las necesidades colectivas… pero tiene que responder a un plan y el gobernante esta obligado a explicar a la ciudadanía porque se da a éste y no se da a otro.
 
¿Y en España en particular?
 
Pues cada Comunidad Autónoma, su presidente respectivo, se permite el lujo de ir al Palacio de la Moncloa a pedir dinero en el marco de la financiación, cuando todo eso habrá que hacerlo de una manera multilateral, oyéndonos unos a otros. Se entiende que todos tienen problemas y el dinero que reciben, no es que se lo meten ellos en el bolsillo, es un dinero que va a parar a los ciudadanos. Ahora bien, el Presidente del Gobierno debe tener armas para preguntar al Presidente de la Comunidad Autónoma ¿por qué tiene usted problemas? ¿Cómo está usted gestionando ese dinero en sectores clave como la educación, la sanidad…? Ahora no tiene ninguna posibilidad.
 
Esto hace que el Estado se esqueletice, se fragmente, y que esté, por un lado al servicio de los intereses económicos sectoriales, y por otro de los intereses territoriales. El proceso autonómico o de financiación autonómica tiene que ser dirigido por el Gobierno y así ha ocurrido tradicionalmente, tanto con los gobiernos de Felipe González como los de Aznar. El actual no lo hace. A lo más que aspira es a coordinar la actividad de las Comunidades Autónomas. Eso es hacer dejación de sus responsabilidades.
 
Es muy buena ocasión para que todos nos pongamos a pensar en el tipo de Estado que estamos construyendo; un Estado débil, fragmentado, esqueletizado y por cierto ineficiente.
 
¿Avanzamos entonces en ese delirio austro-húngaro del que habla en su libro “El Estado fragmentado”?
 
Si claro. Esta cantinela que nos cuentan los partidos nacionalistas de que España es una nación de naciones… España no ha sido una nación de naciones nunca jamás. Pero si lo fuera, lo mejor sería no contárselo a nadie, callarlo. Porque las naciones de naciones han acabado todas como el rosario de la aurora. Ahí está el ejemplo del Imperio Austro-húngaro que yo he estudiado, pero está el ejemplo de la antigua Yugoslavia o la URSS, despedazada en mil trozos. De manera que estar reivindicando como un hallazgo histórico que somos una nación de naciones me parece una frivolidad extraordinaria.
 
¿No cree que en época de crisis son fundamentales las medidas contra el despilfarro?
 
Claro, pero el despilfarro del Estado y de las Comunidades Autónomas. Yo no sé si existe ese despilfarro o no, y no me cabe la menor duda de que tanto el Estado como las Comunidades Autónomas gestionan bien unas cosas y mal otras como ocurre en todo.
 
 Hoy en El Mundo sale un artículo mío sobre el sistema de financiación en Alemania. Y para hacer exactamente lo mismo que estamos haciendo nosotros se ha constituido una comisión que está compuesta por todos los partidos, por todas las instituciones federales y generales, la oposición incluida, y están reflexionando sobre el asunto desde febrero o marzo del 2007. Llevan ya dos años y quieren acabar el diseño este año.
 
A parte del tratamiento multilateral que tiene, cualquiera que sepa alemán se puede meter en Internet y ver todos los documentos que se están presentando en esa comisión. Todo el mundo puede saber de qué se está hablando ahí. ¿De qué se está hablando en las reuniones del Presidente del Gobierno con los presidentes de las Comunidades Autónomas?… no lo sabemos.
 
ATENCIÓN: Próximamente se publicará la segunda entrega de la entrevista. Francisco Sosa Wagner nos habla de su posición ante Europa: las Elecciones, el papel de España, las relaciónes con EEUU, Gaza...    
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad