Dos encuestas electorales hacen oí­r la rotunda opinión de los españoles

Varapalo a Zapatero y Rajoy... y espectacular ascenso de Rosa Dí­ez

0
0 votos
30-01-2009
Publicidad
Hace unos dí­as, el debate con Zapatero nos transmitió la indignación de los ciudadanos ante las consecuencias de la crisis. Hoy, dos encuestas electorales publicadas ponen sobre la mesa cuál es la opinión de la sociedad española. En un lado de la balanza Zapatero y Rajoy sufren un importante varapalo y las principales fuerzas que apoyan la disgregación pierden votos. En el otro, UpyD y Rosa Dí­ez, por su firme defensa de la unidad y sus propuestas de regeneración democrática, certifica su espectacular ascenso, quintuplicando el apoyo recibido hace un año. E incluso IU, tras haber rectificado y dado un giro a la lí­nea que representaba Llamazares, incrementa sus porcentajes. Castigo a los dos partidos que rescatan a la banca con multimillonarias subvenciones mientras desamparan a trabajadores y pymes. Incremento del apoyo a las fuerzas que pueden representar una alternativa para una salida a la crisis en beneficio de los intereses del paí­s y los trabajadores.
 Sondeo flash de Metroscopia:
Intención de voto en %.
Elecciones 2008 (claro)
Enero 2009 (oscuro)
(Gráfico EL PAIS)
Sondeo flash de Metroscopia: Intención de voto en %. Elecciones 2008 (claro) Enero 2009 (oscuro) (Gráfico EL PAIS)
Hace unos dí­as, el debate con Zapatero nos transmitió la indignación de los ciudadanos ante las consecuencias de la crisis. Hoy, dos encuestas electorales publicadas ponen sobre la mesa cuál es la opinión de la sociedad española. En un lado de la balanza Zapatero y Rajoy sufren un importante varapalo y las principales fuerzas que apoyan la disgregación pierden votos. En el otro, UpyD y Rosa Dí­ez, por su firme defensa de la unidad y sus propuestas de regeneración democrática, certifica su espectacular ascenso, quintuplicando el apoyo recibido hace un año. E incluso IU, tras haber rectificado y dado un giro a la lí­nea que representaba Llamazares, incrementa sus porcentajes. Castigo a los dos partidos que rescatan a la banca con multimillonarias subvenciones mientras desamparan a trabajadores y pymes. Incremento del apoyo a las fuerzas que pueden representar una alternativa para una salida a la crisis en beneficio de los intereses del paí­s y los trabajadores.
Zapatero y Rajoy, PSOE y PP, las dos principales fuerzas que sostienen una política que, en plena crisis, entrega multimillonarios planes de rescate a la banca, mientras ésta sigue presentando enormes beneficios, son castigados con dureza en las dos encuestas.
La encuesta que publica El País otorga al PP una pérdida de 6,4 puntos (pasando del 29,3% de los votos al 22,9%). Pero el PSOE se deja también 1,7 puntos (hoy obtendría el 30,5% y en las generales de marzo consiguió el 32,2%).
En la encuesta publicada por Público, la tendencia es la misma: desde las pasadas elecciones, PSOE y PP pierden 3,4 puntos.
Sólo el 69% de quienes les votaron confirma hoy que lo volvería a hacer. Es decir, casi un tercio de los votantes de PSOE y PP les han retirado su apoyo en este último año.
La imposibilidad del PP para presentar una alternativa (¿va a oponerse Rajoy al rescate de la banca, o a defender a los trabajadores?), y las luchas internas cada vez más virulentas, impiden a la oposición rentabilizar el rechazo a la política “anticrisis” del gobierno.
Pero la oposición a un Zapatero al que cada vez es más difícil distinguir de la banca, aumenta día a día, al ritmo que se hacen más evidentes las negras consecuencias de la crisis para el pueblo.
Frente al “optimismo” y la “confianza” que predica el presidente del gobierno, el 73% cree que lo peor de la crisis está por venir. De ahí el suspenso a Zapatero, un 4,8, y el hecho de que sea el político que más ha incrementado la antipatía hacia él.
El otro gran perdedor de los datos de estas encuestas son las fuerzas que apoyan la disgregación, que en plena crisis han afilado las garras de la insolidaridad en la negociación de la financiación autonómica . El fuerte viento en defensa de la unidad, que en las generales de marzo les hizo menguar en casi un millón de votos, sigue actuando. CiU ha quedado reducida al 2,70% -obtuvo en marzo el 3,05%- y eso que ya había perdido casi un tercio de sus votantes. El peso de ERC se queda en un insignificante 1% del censo. También PNV y BNG –con un retroceso de dos y tres décimas- pierden terreno.
¿Quién gana entonces?
En primer lugar, UpyD. Incrementa en un 2,5% sus expectativas de voto desde la última encuesta, y cuadruplicaría –desde un 0,9% del censo al 3,6%- los sufragios recibidos.
Un apoyo que se traduce en la valoración de líderes. Rosa Díez es el único político que los ciudadanos aprueban.
Un espectacular avance que le llevaría, sólo un año después de haberse constituido, a convertirse en la tercera fuerza política española.
El fabuloso avance de UpyD refleja la imperiosa búsqueda de alternativas en la sociedad española. El partido de Rosa Díez y Savater, no sólo garantiza una línea de firmeza ante el nacionalismo étnico y una defensa de la unidad, la igualdad y la solidaridad, tan necesarias en tiempos de crisis pero hoy permanentemente amenazadas. Es también una formación independiente. Y la mejor prueba es que los bancos –los mismos que condonan las deudas a PSOE y PP- les negaron los créditos. UpyD respondió apoyándose en la gente, vendiendo bonos de apoyo cuyo importe ha sido devuelto. Lo mismo están haciendo para sufragar la campaña de las autonómicas vascas y gallegas.
Pero es también extraordinariamente significativo que IU haya incrementado en un 50% sus expectativas de voto. El nuevo coordinador general, Cayo Lara, denunciase la política económica de Zapatero y llamase a la movilización, y también que exigiera que la nueva financiación autonómica no debilitara la cohesión nacional para
Ha bastado que se rectificara mínimamente la línea que representaba Llamazares (conciliación con el nacionalismo étnico y subordinación plena a un Zapatero cada vez más cerca de Botín) para que una parte de sus tradicionales votantes les devolvieran la confianza.
Las conclusiones de la encuesta no pueden ser más claras: castigo rotundo a quienes encabezan una política cuyo único objetivo es salvar a la banca y cargar la factura de la crisis contra los trabajadores; y considerable incremento de las fuerzas que los ciudadanos consideran posibles alternativas para impulsar una salida a la crisis favorable a los intereses del país y del conjunto del pueblo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad