Ciencia

La primavera y las auroras polares

El hermoso espectáculo que supone contemplar una aurora polar (boreal si es en el Polo Norte, austral si es en el Polo Sur) es también un efecto extremadamente perjudicial para las telecomunicaciones. Pero, ¿por qué se producen en primavera y

0
0 votos
30-01-2009
Publicidad
La NASA ha lanzado una flota de cinco satélites llamados THEMIS para dar respuesta a esta pregunta, con Vassilis Angelopoulos, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) al frente de la investigación. Estos satélites han detectado unas "cuerdas" magnéticas que conectan la atmósfera superior de la Tierra directamente con el Sol, las cuales son las causantes de estas auroras polares. La NASA ha lanzado una flota de cinco satélites llamados THEMIS para dar respuesta a esta pregunta, con Vassilis Angelopoulos, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) al frente de la investigación. Estos satélites han detectado unas "cuerdas" magnéticas que conectan la atmósfera superior de la Tierra directamente con el Sol, las cuales son las causantes de estas auroras polares.
       El campo magnético terrestre desarrolla una serie de líneas de fuerza, desde el Polo Norte hasta el Polo Sur, que pueden llegar hasta varias veces el diámetro de la Tierra: es la magnetosfera, principal protectora de los rayos cósmicos y el viento solar. Este viento solar únicamente puede aproximarse a la Tierra a través de los polos magnéticos, que coinciden con los polos geográficos, y es en estos lugares donde se producen las auroras polares.
 
        La razón de que se produzcan en primavera y otoño se debe a que en estas estaciones la conexión entre el Sol y la Tierra a través de estas “cuerdas” magnéticas son buenas. En el movimiento de rotación terrestre, también está involucrada la inclinación del eje de giro, dando la impresión de “bamboleo” de dicho eje de giro. En la época de los equinoccios de primavera y otoño, el campo magnético de la Tierra tiene la mejor orientación para “conectarse” con el Sol, abriendo la puerta para la entrada del viento solar y dar lugar a las auroras polares.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad