Granada. Justicia

Indicios de criminalidad suficientes

Tres años después, una juez imputa a Fomento y las constructoras por el accidente del viaducto de Almuñécar

0
0 votos
29-01-2009
Publicidad
Eran las 15.38 horas de un lunes de noviembre, en 2005. Almuñécar, Granada. Obras de la construcción del sexto viaducto de la A-7, de los ocho que estaba previsto construir para conectar las dos laderas del valle por donde pasa el rí­o Verde, a unos tres kilómetros de Almuñécar (Granada). De repente, tres de los seis pilares cayeron desde una altura de unos 80 metros y se desplomó la autocimba, una plataforma metálica que se coloca en un viaducto para cimentar sobre ella. La estructura, de 60 metros de largo y 12 de ancho, cayó sobre los obreros y aplastó la vida de cinco trabajadores portugueses y uno español. Eran las 15.38 horas de un lunes de noviembre, en 2005. Almuñécar, Granada. Obras de la construcción del sexto viaducto de la A-7, de los ocho que estaba previsto construir para conectar las dos laderas del valle por donde pasa el rí­o Verde, a unos tres kilómetros de Almuñécar (Granada). De repente, tres de los seis pilares cayeron desde una altura de unos 80 metros y se desplomó la autocimba, una plataforma metálica que se coloca en un viaducto para cimentar sobre ella. La estructura, de 60 metros de largo y 12 de ancho, cayó sobre los obreros y aplastó la vida de cinco trabajadores portugueses y uno español.
         Entonces se dijo que la obra había pasado todos los controles e inspecciones. Cuatro años después, la juez sustituta del Juzgado de Instrucción 2 de Almuñécar, en Granada, imputa a doce trabajadores del Ministerio de Fomento y de las constructoras por delitos contra la seguridad de los trabajadores, homicidio imprudente y otro de lesiones imprudentes
          Aquel accidente puso de manifiesto la realidad que se escondía bajo el auge del sector de la construcción. La más más absoluta precariedad de los trabajadores subsubcontratados.  La Unión Temporal de Empresas (UTE) La Herradura --formada por Azvi, Proder y Obras Subterráneas-- subcontrató a la empresa gallega 'Estructuras y Montajes Prefabricados' para la obra, y ésta a su vez subcontrató a la portuguesa Douro Montemuro. Los cinco obreros portugueses trabajaban para Douro mientras que el trabajador español pertenecía a la primera.
                    La inversión en seguridad no es que fuera un gasto del cual podían prescindir para aumentar sus beneficios, sino que ni tan siquiera estaba prevista la revisión de las estructuras de la obra. Según los distintos informes técnicos, el accidente se produjo por un mantenimiento insuficiente. Ni Fomento, que era el promotor de la obra, ni las empresas tenían prevista la revisión de la autocimbra que provocó el desplome del viaducto, ni tampoco hay constancia de que se hiciera ninguna revisión. La imputación por parte de la juez no hace más que confirmar lo que la sabiduría popular expresaba entonces en las encuestas.
Una conclusión que coincide con la encuesta que hizo ABC en aquel entonces:
¿Quién es el responsable de los accidentes laborales?
La imprudencia de los trabajadores:            10% - 294 votos
Las empresas, que contratan en precario  35% - 1021 votos
Las autoridades que no inspeccionan         48%  - 1385 votos
Nadie: los accidentes son inevitables            6% -  184 votos
                                                                       Total:        2884 votos
(ABC, noviembre 2005)
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad