Las eléctricas inflan hasta un 30% las tarifas

Extorsión monopolista en el recibo de la luz

Las tres primeras eléctricas han cosechado más de 28.000 millones de euros en los últimos seis años. Pero quieren más.

0
0 votos
29-01-2009
Publicidad
En plena crisis, las grandes eléctricas están utilizando el cambio del sistema de facturación de la luz y el gas para imponernos, a través de los métodos de extorsión monopolistas, un auténtico atraco. La Unión de Consumidores y la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) denuncian una "avalanca" de denuncias de usuarios que se han encontrado con un recibo de la luz, y también del gas, escandalosamente altos.
 (EFE)
(EFE)
En plena crisis, las grandes eléctricas están utilizando el cambio del sistema de facturación de la luz y el gas para imponernos, a través de los métodos de extorsión monopolistas, un auténtico atraco. La Unión de Consumidores y la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) denuncian una "avalanca" de denuncias de usuarios que se han encontrado con un recibo de la luz, y también del gas, escandalosamente altos.
El secretario general de la Unión de Consumidores, Juan Moreno, cifra en hasta un 30% el “inexplicable” exceso en la facturación que reciben los usuarios.
Para inflar nuestro recibo, las eléctricas utilizan numerosas triquiñuelas.
Primero facturando el mes de diciembre una factura “estimada”, muy inferior a la real, que luego es ajustada en enero. Esta maniobra irregular –las compañías están obligadas a contabilizar el consumo mensualmente y siempre según el consumo real- supone unos ingresos extras para las eléctricas, que nos cobran el consumo de diciembre en enero, cuando ya se ha aplicado la una subida de tarifas.
De este modo, según denuncia la FACUA, “a una facturación mensual de 20 euros en diciembre le ha seguido otra de 500 euros en enero”.
Otra de las irregularidades practicadas por las eléctricas es la «confusión» a la hora de aplicar la tarifa de discriminación horaria, que sustituye a la desaparecida tarifa nocturna. Se ha cobrado a usuarios la energía consumida en horas valle (cuando la tarifa es más barata) como si lo hubieran hecho en horas punta (más caras).
La tarifa nocturna, que afectaba a 1.100.000 familias, fue cancelada de forma unilateral por las eléctricas, obligando a estos usuarios a realizar inversiones en sus instalaciones y aplicándoles una subida de la luz que duplica la media.
A esto se unen las irregularidades en la lectura de contadores y diferentes criterios entre las compañías.
Primero, el Ministerio de Industria impuso una subida de la luz del 3,4%, tres veces superior al incremento del IPC, incumpliendo así la promesa dada en las elecciones. Las asociaciones de consumidores advierten de que se preparan nuevas subidas durante el año, hasta alcanzar un incremento del 9%.
Después, el gobierno de Zapatero “regaló” a las eléctricas 3,3 billones en concepto de “compensación por el déficit tarifario”.
Pero las grandes eléctricas –las tres primeras han cosechado más de 28.000 millones de euros en los últimos seis años- quieren más. Y están practicando a través del recibo de la luz una gigantesca estafa contra la población.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad