El INE certifica la caí­da de las hipotecas:

Cementerio de ladrillos

Las hipotecas sobre las viviendas se han desplomado a la mitad, y siguen en caí­da libre.

0
0 votos
29-01-2009
Publicidad
Los datos del Instituto Nacional de Estadí­stica (INE) han confirmado lo que es visible en todas las ciudades de España: las hipotecas sobre las viviendas se han desplomado a la mitad, y siguen en caí­da libre. El pasado mes de noviembre el número de hipotecas fue un 45,8% inferior al de 2007, pero medido en dinero la cifra se coloca en un 51,3% menos ya que el importe medio de las hipotecas concedidas en ese mes bajó un 10,1%. Los bancos han cerrado drásticamente el grifo de las hipotecas pese a los miles de millones recibidos del gobierno. Los datos del Instituto Nacional de Estadí­stica (INE) han confirmado lo que es visible en todas las ciudades de España: las hipotecas sobre las viviendas se han desplomado a la mitad, y siguen en caí­da libre. El pasado mes de noviembre el número de hipotecas fue un 45,8% inferior al de 2007, pero medido en dinero la cifra se coloca en un 51,3% menos ya que el importe medio de las hipotecas concedidas en ese mes bajó un 10,1%. Los bancos han cerrado drásticamente el grifo de las hipotecas pese a los miles de millones recibidos del gobierno.
Las inmobiliarias han cerrado el 2008 con un stock de 1,05 millones de pisos de obra nueva sin vender, y de seguir con el ritmo actual de descenso, tardarán más de tres años en deshacerse de él. Un auténtico cementerio de ladrillos que repartido desigualmente por la geografía española.
Mientras que en Madrid las obras han ido descendiendo y la región tardará 2,2 años en colocar los pisos almacenados, en Cataluña –que sigue aumentando el número de nuevas viviendas acabadas y las ventas caen más acusadamente- serán necesarios más de cinco años.
 
Estos datos proporcionados por un informe de José García-Montalvo, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, pese a ser de por sí alarmantes, no recogen el stock de viviendas compradas por inversores que buscaban hacer negocio con la compra-venta inmobiliaria. Se calcula que los inversores concentran de un 30% a un 40% del mercado, lo cual supone aumentar a 1 millón  650.000 las viviendas acumuladas por el boom del ladrillo en los últimos años.
 
Sin embargo las leyes de la oferta y la demanda no actúan sobre el precio de las viviendas que siguen por las nubes. Las familias españolas dedican en la actualidad los ingresos de 7 años enteros a pagar la hipoteca casi el doble de la media de 4 años hacia la que se encamina, por ejemplo, EEUU. Los especialistas aseguran que los precios deben caer entre un 40% y 50%, pero, una vez más, ¡con la Banca hemos topado!
 
Buena parte de los activos y acciones de las constructoras con graves dificultades han ido a parar a los bancos y cajas de Ahorros que por el momento, y para no reflejar pérdidas están forzando el mercado inmobiliario impidiendo la necesaria caída de los precios.
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad