Sectores en lucha: Limpiadores Sevilla

Limpiadores en huelga.

Después de aprobar obras millonarias en colegios y cementerios, no hay dinero para limpiadores que los mantengan.

0
0 votos
28-01-2009
Publicidad
El martes 27 iban a la huelga los limpiadores y porteros de los colegios de Sevilla. Las reivindicaciones son más empleos públicos en el sector, una bolsa de suscripciones para cubrir las bajas y vacantes que actualmente no se cubren y mejoras laborales.
 
También están convocados para secundar esta huelga hoy, los trabajadores de parques y jardines, cementerios e imprenta municipal.
 
Ante estás reclamaciones el alcalde de Sevilla pide sentido común ante la circunstancia de crisis declarando que todos tendremos que hacer sacrificios. No se entiende a qué “todos” se refiere, ni a qué “circunstancias actuales” después del proyecto del plan anticrisis que no escatima en gastos para reformas de, colegios, cementerios, parques, aceras y un sin fin de obras urbanas. ¿Quién los limpiará?
 
¿De qué sirve tanta reforma y tanta puesta de largo si no hay personal suficiente para mantenerlo? Son 327 millones de euros destinados a los municipios sevillanos, en los que el grueso de destinará a obras públicas, sin embargo no hay presupuesto para tener un servicio de limpieza que asegure el mantenimiento y aseo del lugar donde estudian niños y jóvenes. Si bien es una cuestión básica la higiene y limpieza de los centros, también significan puestos de trabajo que perduran en el tiempo y que por otra parte son muy necesarios.
 
Solo se puede entender esta poca vergüenza, desde una apuesta clara de mantener el sector de la construcción de manera artificiosa mediante los fondos del plan anticrisis, destinados en su mayor parte a obras urbanas. Una apuesta que genera puestos de trabajo limitados y que mueren una vez terminadas las obras, obras que no generan medios de vida una vez concluidas.
 
Monteserrín tiene la desvergüenza  de decir que no hay dinero para asegurar la limpieza de los colegios, parques y cementerios, después de aprobar un plan que invierte cientos de millones en obras destinadas a los mismos. Un gran lavado de cara urbano destinado a llenarse de lamparones.
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad