El primer tren que llegó a Mauthausen transportaba republicanos españoles.

Las victimas españolas del holocausto nazi

Auschwiz ha sido el escenario de los homenajes, que se ha extendido por todo el mundo.

0
0 votos
28-01-2009
Publicidad
Entre 1938 e el 1945, en los campos de exterminios que erigieron los nazis, como monumento al desprecio a la vida humana, murieron más de seis millones de judí­os, pero también homosexuales, opositores al régimen nazi y gitanos, entre otros colectivos de un total de 30 nacionalidades, entre ellas la española. Entre 1938 e el 1945, en los campos de exterminios que erigieron los nazis, como monumento al desprecio a la vida humana, murieron más de seis millones de judí­os, pero también homosexuales, opositores al régimen nazi y gitanos, entre otros colectivos de un total de 30 nacionalidades, entre ellas la española.
En el primer tren de civiles enviado a los campos nazis. Todos los pasajeros eran republicanos españoles, no judíos. Ellos inauguraron, el 20 de agosto de 1940, los trenes de la muerte con destino a un campo de concentración nazi, en el trayecto que iba desde la ciudad francesa de Angoulême hasta el campo de concentración de Mauthausen. El convoy con 927 españoles. Eran familias enteras, civiles refugiados en Francia que habían huido de Franco. Casi automáticamente asociamos esos trenes al holocausto judío. Pero en Europa occidental, los republicanos españoles tienen el triste honor de haber sido los primeros viajeros.
.
 7.000 españoles fueron recluidos en Mauthausen, de los que más de 5.000 murieron allí de agotamiento y hambre. Sólo sobrevivieron alrededor de 2.000 españoles, y algunos de ellos murieron tras la liberación, debido a los males que habían acumulado durante su encierro. Ni un solo monumento honra su memoria en España, forma parte de la memoria histórica anulada por el franquismo
 
El único español que declaró contra importantes miembros del gobierno nazi en el Proceso de Nurember es Francisco Boix, que al exiliarse tras la Guerra Civil Española, acabó en el campo de concentración de Mauthausen. Fue destinado en el laboratorio fotográfico del campo, del que consiguió sacar los negativos de unas 2.000 fotos que posteriormente servirían de prueba acusatoria en el famoso Juicio.
 
En el 2008 La Fiscalía de la Audiencia Nacional admitió a trámite la querella contra cuatro miembros de las SS interpuesta por un prisionero de los campos de concentración del Tercer Reich en Mauthausen, el español David Moyano y cuatro familiares de personas que también estuvieron retenidas y fueron asesinadas.  Los denunciados pertenecen al llamado 'Batallón de la calavera' o SS Totenkopf, unidades que se encargaban de las labores de vigilancia en los campos de concentración.  
Es necesario recuperar este tenebroso episodio de la historia de nuestro país, al fin y al cabo el pueblo español fue el primero que sintió en carne propia las fauces del fascismo en toda su crudeza. 
   
 
¿Qué te ha parecido el artículo?
Publicidad